Señorita Bala

Mis días de cineDiana Miriam Alcántara Meléndez

Señorita Bala

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 20 de octubre de 2011

Las producciones cinematográficas mexicanas han intentado encontrar un rumbo que marque el camino a seguir para los artistas del país. Sin embargo, la permanente experimentación sin una constante de unidad e integración, más la repetida explotación de cine sensacionalista, dan como resultado una muestra dispar y no siempre propositiva en lo que se produce anualmente.

Dentro de la ola actual de cine mexicano llega Miss Bala (México, 2011), película que cuenta la historia de Laura, una joven sin grandes aspiraciones que entra a un certamen de belleza, pero que, por circunstancias de encontrarse en el lugar equivocado en el momento equivocado, se ve inmersa en la política y el modo de operación de la delincuencia organizada.

El principal problema de esta película recae en que la protagonista es siempre pasiva dentro de la historia, su falta de lógica y sentido común, igual que la de muchos otros personajes, trae consigo un largometraje sin argumento. La realidad social se refleja, las situaciones que allí presentan se pueden vivir sin duda día a día en el país,  la crudeza con que se lidia la delincuencia y el régimen son entendibles, pero la falta de un propósito real al final del relato deja al espectador preguntándose el propósito de la película. El vacío que se ve en pantalla, más allá del tipo de cine que se vuelve lento por escenas transitivas extensas, presenta una película que asume que el retrato de la realidad es suficiente para involucrase con un largometraje y con sus personajes.

Si bien la lección de vida que se propone puede enseñar que el país no puede continuar en el movimiento por inercia, es la falta de contrapeso lo que crea un verdadero problema con el transcurso de la historia. El contrapeso faltante es el conflicto, un contraste opuesto a lo vivido por Laura y, por tanto, una objetividad que muestre ambas caras de la moneda.

Sin ser por completo un cine de denuncia y sin ser totalmente un relato de ficción, la película se pierde en el intermedio de querer mostrar hechos reales, que terminan cayendo de manera superficial, para mostrar la dramatización del escenario actual en el que viven las personas, los jóvenes y los soñadores de este país.

Una película que entra dentro del cine contemporáneo mexicano pero que no deja de caer en un cine contemplativo y vacío. Con temáticas que pudieron ser una verdadera crítica social a muchos de los procesos presentes en la sociedad: desde concursos de belleza, políticas públicas y  responsabilidades del gobierno, hasta la delincuencia como tal, la corrupción en diferentes niveles, las relaciones entre países, la educación e ignorancia de la juventud. Es tiempo de que el cine mexicano deje de limitarse a reflejar en sus películas la realidad social del país y comience a reflexionar sobre ella.

Con actuaciones bien realizadas pero por momentos llevadas al extremo de lo monótono, con personajes que no encantan ni intrigan, por lo menos para audiencias de este país que siguen las noticias y los hechos que acontecen a su alrededor; con demasiados lugares comunes y un guión y diálogos usualmente pobres, la película se queda corta en su intento por un cine realmente novedoso y con ganas de decir algo a través de su propuesta.

Mientras tanto Miss Bala ha sido elegida por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas para representar a México en la entrega de los premios Oscar y Goya del próximo año. Esta decisión lleva a muchos a preguntarse si estamos ante una apertura hacia el cine nacional, si los intereses políticos, económicos y sociales tienen que ver con las decisiones tomadas, o si el supuesto cine de contenido, denuncia y propuesta es en realidad la  repetición constante de la fórmula de la que el país ya se ha hartado.

A manera de una nota a pie de página las preguntas ¿Cuál es la razón de no subtitular los diálogos hablados en inglés? Y ¿Por qué dos de las notas que se muestran en el periódico que la protagonista toma en sus manos y lee están relacionadas con cierta televisora? ¿Tiene ello alguna razón en particular o algún mensaje? Usted opine.

4,897 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD

cine
imagen Seven
familia
imagen La niña y la muerte Valores
rockrdz
imagen Toreando al COVID De cosas varias
ToRo
imagen Impuestos Tecnología y foto
momentos
imagen El Morelia Para Empezar
ToRo
imagen La tiranía de Google Tecnología y foto
guardagujas
El mundo que habitas Guardagujas

Diana Miriam Alcántara Meléndez Blog de Diana Miriam Alcántara Meléndez

Más escritos

PUBLICIDAD

ver más escritos de Diana Miriam Alcántara Meléndez

PUBLICIDAD

Noticias populares ahora