Tootsie

Mis días de cineDiana Miriam Alcántara Meléndez

Tootsie

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 16 de julio de 2015
Cine, Tootsie
Tootsie

Dicen que a veces no se puede ver claramente la perspectiva de otra persona hasta que uno se pone en sus zapatos. El personaje principal en esta historia vive, literalmente, esta experiencia, cuando, obligado por condiciones económicas asfixiantes, se ve obligado a crear un personaje alterno a su propia personalidad, en donde no sólo asume un carácter distinto, sino que adquiere una imagen femenina, con todo lo que ello representa en cuanto formas de lenguaje verbal y corporal, vestimenta, gustos, alimentación, etc.

Tootsie (EUA, 1982) es la historia de un actor, Michael Dorsey, interpretado por Dustin Hoffman; un histriónico en busca de mejores oportunidades viviendo bajo presión por la competitividad de su profesión. Aunque dedicado y comprometido con lo que hace, su sobre análisis de todo y de todos le ha creado fama de que es difícil trabajar con él. Decidido a poner en marcha una obra teatral, escrita por su amigo Jeff (Bill Murray), que lo reivindique como actor, Michael se disfraza de mujer (creando un alter ego, Dorothy Michaels) para obtener un papel en una telenovela, oportunidad que no sólo le permitirá ganar dinero, sino que demostrará su capacidad actoral a cualquiera que llegue a cuestionarla. Los enredos no se hacen esperar, en especial cuando se enamora de su coestrella Julie (Jessica Lange).

Una historia que habla de buscar oportunidades y, en el proceso, aprender a entender al prójimo. La oportunidad que Michael encuentra en la experiencia toma diferentes rumbos una vez que su plan se pone en marcha. Él, en su versión femenina disfrazado como Dorothy, poco a poco se va dando cuenta del trato diferente que se le da por ser una “mujer”. La perspectiva es una mirada interesante que la película ofrece, el ver, a la par que el propio protagonista vive, la discriminación y menosprecio que se le hace al sexo femenino en ámbitos tan sencillos como la toma de decisiones o la expresión de opiniones en un ambiente en donde hombres y mujeres conviven diariamente.

La telenovela en la que Michel es contratado, “Hospital General” [en su idioma original el programa se titula “Southwest General”, en referencia directa a “General Hospital”, telenovela de Estados Unidos que se emite desde 1963], se desarrolla en el mundo de la televisión y los prejuicios que en el contexto se suscitan son tales como que Dorothy sea juzgada por su simple apariencia, tono de voz, vestimenta u opinión (de las escenas o los diálogos que se filman, por ejemplo). La película, hay que notar, toma una postura satírica respecto al formato, telenovelas como productos de entretenimiento, a veces absurdos y a veces sin sentido, pero que son divertidos precisamente porque no se toman a sí mismos muy en serio; aspecto que el guión, en su desarrollo, retoma a su favor.

El ambiente es una exageración que se alimenta de la relación amorosa entre Julie y el director de los novela, Ron Carlie (Dabney Coleman), relación de la que Michael se siente celoso dado su interés por su compañera de elenco; pero el escenario ofrece la oportunidad de mirar y valorar cómo la postura de un hombre sexista (el director), experto en despreciar a los demás, ya sea la gente con la que trabaja o su propia novia, --a quien sin remordimientos engaña cada que puede-- afectan las relaciones profesionales y personales de quienes con él conviven.

El desarrollo de la película permite no sólo adentrarse en este tipo de situaciones, sino ver cómo Michael las vive; para él su pesar puede terminar cuando se quita el disfraz, pero en la realidad las personas no tienen esta misma libertad, están involucradas directa e indisolublemente, sus decisiones delinean su ambiente y, a su vez, su medio ambiente social condiciona su carácter y, por tanto, las decisiones que adoptan. Es entonces cuestión de carácter decidirse a hacer algo al respecto, tal como aconseja el protagonista, en su papel de  Dorothy, a Julie, su interés amoroso. Consejos que por lo demás se extienden a uno que otro televidente seguidor de “Hospital General”, evidenciando la popularidad que el personaje de la telenovela gana entre el público.

Michael es un actor comprometido, en ocasiones comprometido en exceso, pero el trabajo que se le presenta es parte de un reto que se autoimpone, en donde lo más importante es lograr darle una chispa de vida al personaje inventado (Dorothy); jugar el papel explotando los estereotipos que tiene a la mano.

Extrañamente, es ese otro alter ego el que ofrece al actor mayor libertad, creativa, interpretativa y relacional. Sin embargo, el caos llega porque Michael (y/o el resto de los personajes) no puede vivir del estereotipo y en el estereotipo. Él crea a Dorothy a partir de un molde acartonado, prestablecido, pero esta mujer (y en realidad el actor que la interpreta), son personas humanas con sentimientos, opiniones, perspectivas e ideales propios. La situación inevitablemente tendrá que explotar y la historia, apelando a su estilo y tono cómicos, lo hace a partir de momentos divertidos que convergen en un mismo escenario caótico, como cuando Michael, vestido como Dorothy, intenta besar a Julie, o el hecho que el padre de ella, además de otro actor de la telenovela, se sientan atraídos por Dorothy.

La realidad que desata todos estos líos está relacionada con la falta de oportunidades de trabajo en el ambiente laboral de la actuación (extensivo a cualquier ámbito, pues la historia habla de las dificultades para encontrar oportunidades en una rama de trabajo en la que la competitividad va de la mano con la opinión popular que desprestigia la profesión). El protagonista apela por un tipo de carrera, la actuación, basada en sentir el papel, creérselo, apropiárselo, identificarse para tener pasión por lo que se hace. El riesgo, por el contrario, es perder la pasión con lo que se hace, dar paso al desinterés o al aburrimiento porque se deja de sentir placer, se ve morir el deseo; de ello no se escapa Dorothy, o mejor dicho Michael, quien dice que cuando hizo la audición por el papel no tenía planeado tener que seguir interpretándolo por años, que es lo que se le plantea cuando la productora de la telenovela le propone extender su contrato; él deja de sentir pasión por el personaje porque deja de darle satisfacción interpretarlo, porque compara beneficios económicos frente a estabilidad emocional y perspectivas relacionales; profesional y emocionalmente esto puede parecer justificado, hasta inspirador, pero en realidad responde a una actitud egocéntrica: el protagonista quiere dejar de interpretar el papel porque ya no le trae los suficientes beneficios. Es como si Michael utilizara a los otros incluso sin darse cuenta, y cuando lo hace, su caída de vuelta a la cotidianidad es más dolorosa de lo que esperaba. Fingir, simular y mentir, son parte del carácter social dominante en la sociedad, que reflejan parte de nuestras formas de existencia, pero recurrir a ellas, más temprano que tarde, tienen su costo, por más que la película deje abierta la posibilidad de un final feliz.

Dirigida por Sydney Pollack, quien además realiza el papel secundario como agente de Michael, la historia está escrita por Larry Gelbart y Murray Schisgal. La película estuvo nominada a diez premios Oscar, incluyendo mejor película, mejor director, mejor guión y mejor actor; obteniendo Jessica Lange el de mejor actriz de reparto. 

Ficha técnica: Tootsie

Cine, Tootsie, 3,904 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD

rollosrotos
imagen Manglar Rollos Rotos
rockrdz
imagen El regreso de Anonymous De cosas varias
guardagujas
Partirse el alma Guardagujas
ToRo
imagen Impuestos Tecnología y foto
familia
imagen El lechero Valores

Diana Miriam Alcántara Meléndez Blog de Diana Miriam Alcántara Meléndez

Más escritos

PUBLICIDAD

ver más escritos de Diana Miriam Alcántara Meléndez

PUBLICIDAD

Noticias populares ahora