“No fui capaz de levantar la cara y hacerme valer… NUNCA PUSE UN ALTO!!!”

ValoresGerman de la Cruz Carrizales

“No fui capaz de levantar la cara y hacerme valer… NUNCA PUSE UN ALTO!!!”

PUBLICIDAD

Escrito por German de la Cruz Carrizales 15 de octubre de 2011

Como consejero matrimonial, llegó a mi oficina una pareja, que estaba a punto de divorciarse después de veinticinco años de matrimonio. Frente a mí, y después de muchas quejas, insultos y resentimientos. Cerrados y con la firme decisión de la separación,  les dije: “Porque no hablan en un lenguaje civilizado, sin gritar, sin insultarse. Señora dígale a su esposo lo que usted siente. Señor dígale a su esposa lo que le dicte su corazón”.

De manera tranquila, relajada, cuando ella se desahogo y le dijo a él lo que sentía, me dejó impresionado, helado, lo que ahí escuché. Cuando salieron escribí lo que ella le había dicho a su marido: “Muchas personas creen que el maltrato en el hogar se da solo en estratos socioeconómicos bajos, y no es cierto.

Yo soy esposa de un profesionista, de un hombre con prestigio social y puedo testificar que la dignidad del ser humano se agrede en todos los niveles. Quiero decirte esposo mío, compañero con el que llevo más de veinte años casada, que fuiste tú quien me hizo menos, pero que yo lo permití.

Cuando éramos novios por ejemplo, no decías majaderías, pero cuando nos casamos comenzaste a maldecir, un día me insultaste y yo me encerré a llorar pero no te dije nada, poco a poco yo me fui acostumbrando a tus groserías, ya no era necesario que estuvieras enojado para que me ofendieras, se hizo algo normal. Cuando me equivocaba te enfurecías y me echabas en cara lo estúpida que era.

Cada vez, eran peores tus arranques de violencia, yo creo que me estabas probando para ver hasta donde aguantaba, y aguanté  mucho. Nuestras relaciones intimas se volvieron también rápidas y frías, ya no te interesaba que yo disfrutara, a veces me sentía violada, usada por ti.

 Hoy me preguntas por que nunca te lo dije, porque lo permití, la verdad, yo no quería perder a mi familia, ni que los niños vieran peleas. Por eso cuando estallabas aventando cosas y gritando, en silencio aguardaba que el huracán pasara.

En una ocasión en la que querías irte de la casa, traté de abrazarte para que no te fueras, suplicándote. Al sentirte atrapado por mí, te enfureciste cada vez más, vociferando que te dejará en paz, que te permitiera respirar. Pero yo insistía en que te calmaras. Me empujaste,  rompiste un vidrio  y de todos modos te fuiste.

Hoy nuestros hijos han crecido, lejos de agradecerme el sacrificio que hice por ellos, me han dicho que se avergüenzan de mi, que les transmití mi miedo, mi sentido de culpabilidad, mi falta de autoestima, que no entienden porque no fui capaz de levantar la cara y hacerme valer, porque nunca puse un alto. Porque si Dios me ama y me perdona. Yo no soy capaz de amarme, perdonarme, y decirles a los demás cual era el límite, cual era la línea de mi dignidad...”

 

Yo creo firmemente que la familia es el lugar más hermoso en el cual uno puede crecer y desarrollarse, siempre y cuando haya en la familia “AMOR, RESPETO Y DIGNIDAD” y se  promueva esto.

Hoy en día hay una obsesión irresponsable, por tener dinero sin trabajar, por tener amor sin compromiso, por tener sexo sin responsabilidad, por tener un hogar sin sacrificarse por él y eso duele.

 

¿Y usted qué opina?

 

Participe en el programa de Lala, “Héroes que inspiran vidas”, proponiendo a esos héroes anónimos en la dirección electrónica  vidasqueinspiran@gmail.com

 

 (Le comparto este tema: “Adele - Don't you remember " Haga clic en la dirección de abajo:

 

http://www.youtube.com/watch?v=_If00nv9xFA

 

Si aun no ha leído el artículo “Y si yo no fuera FIEL?!?!” se lo recomiendo en: 

 

http://blogsiglo.com/archivo/339.html

 

 

"Despertar...es" 
Un encuentro contigo mismo
Un libro que una vez
que inicias, no podrás dejar de leer.
Disponible ya en CD
     

 

 

“QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR”

Germán de la Cruz Carrizales

  Torreón, Coahuila. México

                 MMXI

6,583 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD