APRENDER a PERDONAR, AYUDA a NUESTRA SALUD Segunda Parte de tres

mottivareGerardo de la Garza Ortega

APRENDER a PERDONAR, AYUDA a NUESTRA SALUD Segunda Parte de tres

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 27 de junio de 2016
aprendizaje, perdonar, sentimientos, enojo, rabia, corazón, tristeza, rencor, sistema inmune
APRENDER a PERDONAR, AYUDA a NUESTRA SALUD Segunda Parte de tres

APRENDER a PERDONAR, AYUDA a NUESTRA SALUD  Segunda Parte de tres

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador y Director de MOTTIVARE

¡ Hola !  ¿ Cómo te va, mi amigo y distinguido lector ?  Espero que todo vaya muy bien en tu vida.  En el artículo anterior, estuvimos hablando de los grandes beneficios que aporta a nuestra salud, el saber perdonar al que te hirió, al que te ofendió.

Ahora, vamos a continuar con este tema tan interesante. 

Perdonar borra el sentimiento de enojo o rabia:  De hecho, y según los estudios del hospital Johns Hopkins, el estar enojado constantemente puede tener efectos sobre la presión arterial y la frecuencia cardiaca.

Cuando realmente perdonas al otro (de corazón, y no solo de palabra), se produce una disminución del estrés, lo que puede ayudar a eliminar la ira: “Hay una enorme carga física en el hecho de ser herido o decepcionado, que debe ser liberada de alguna forma”, afirma Karen Swartz, directora del Centro de trastornos del estado de ánimo para adultos del Hospital Hopkins

Además, no perdonar se asocia al hecho de acumular más ira, agitación, tristeza y sentimientos de no tener el control, de acuerdo con un estudio publicado el año 2001 por la revista Psychological Science.

Así mismo, un estudio de Hope College demuestra que el rencor prolongado genera una mayor actividad fisiológica: tensión en los músculos faciales, aumento de la frecuencia cardíaca, de la presión arterial y de la sudoración.

Perdonar te ayuda a estar más saludable y a dormir mejor:  Un estudio del año 2005 publicado en el Journal of Behavioral Medicine mostró que el perdón está asociado con toda una serie de medidas de salud, incluyendo los medicamentos que toma la persona, la calidad del sueño y la fatiga.

Los beneficios del perdón se deben, en gran medida, a su capacidad para reducir los afectos negativos, como los sentimientos de tensión, la ira, la depresión y la fatiga.

A través del perdón, “la víctima renuncia a las ideas de venganza, y se siente menos hostil, enojado o molesto por las experiencias”, escribieron los investigadores de la Universidad de Tennessee: “Hay una gran relación entre el perdón y la salud. Por lo tanto, las consecuencias para la salud de la falta de perdón, se pueden medir por el aumento de los niveles de emociones negativas. La reducción de ese tipo de sentimientos explica cómo el perdón opera en el cuerpo humano”.

Hacer las paces con alguien implica también perdonarte a ti mismo: Algunos investigadores de la Universidad de Baylor descubrieron que cuando tú eres la persona que necesita el perdón, hacer las paces con el otro te ayudará a perdonarte a ti mismo.

Otro estudio publicado en el Journal of Positive Psychology concuerda en eso: la gente que pide perdón por haber cometido errores, resulta más propensa a sentir que está bien perdonarse a sí mismos.

La investigación también mostró que en una situación hipotética, hacer las paces con un amigo con el que te equivocaste, aumenta la probabilidad de que ese amigo se perdone a sí mismo antiguos errores.

Y es que el cargo de conciencia es la primera barrera a la que nos enfrentamos: “La gente suele creer que merecen sentirse mal.  Nuestro estudio descubrió que hacer enmiendas, saber que el otro nos perdona, nos permite dejar ir el pasado y seguir adelante”.

Tu corazón te lo agradecerá:  Las investigaciones han demostrado que el perdón tiene efectos positivos sobre la reducción de la presión arterial.  El perdón también es bueno para el corazón.  Un estudio sugiere que las personas que guardan rencor tienden a tener ritmos cardiacos más altos, mientras que aquellos que son más empáticos y capaces de perdonar tienden a tener ritmos más bajos.

Un estudio en parejas casadas publicado en el Journal of Social and Personal Relationships demostró que cuando la víctima de la situación perdonaba a la otra persona, ambos experimentaban una disminución del estrés y una regularización de la presión.

Los investigadores establecieron que “este estudio proporciona la primera evidencia que sugiere que ser perdonados también predice un funcionamiento fisiológico positivo: las personas que recibieron un comportamiento más conciliador tenían una presión arterial más baja que las personas que recibieron un comportamiento menos conveniente”.

Lo mismo comprobó otro estudio del Journal of Behavioral Medicine.  Como una de las conclusiones, los científicos afirmaron: “el perdón puede producir efectos benéficos directamente mediante la reducción de la carga alostática, asociada con la traición y el conflicto, e indirectamente a través de la reducción del estrés”.

Perdonar puede ser beneficioso para tu sistema inmune:  La investigación presentada el 2011 por la Sociedad de Medicina del Comportamiento, mostró que personas con VIH que perdonaban genuinamente a alguien que los había herido, tenían porcentajes de células CD4 más altos, lo cual se considera positivo para su estado inmune.

El director del Centro Médico de la Universidad de Duke afirmó algo, bastante parecido: “Existe una relación entre los factores psicosociales y el sistema inmune de las personas que tienen VIH, y los resultados indican que el perdón de otra persona puede ser beneficioso para su salud”. 

Pues estamos tratando un tema bastante interesante, porque por medio de estudios científicos, estamos demostrando que el perdón influye de un modo positivo en nuestra salud.

Vale la pena perdonar, porque es más lo que ganas, que lo que intentas ganar (que en verdad, pierdes), al estar masticando y rumiando, un rencor que no te deja vivir en paz.  ¡ Ya !, suéltalo, ¡ vive feliz !  ¿ Por qué no dejas que la felicidad llegue a tu vida ?

Cierro como siempre, mis intervenciones en radio y los editoriales en diversos periódicos, …y a seguir pataleando…, ¡ porque no hay de otra !

Bibliografía consultada:

www.wikipedia.com (acerca del perdón)

http://www.teinteresasaber.com/2015/06/aprender-perdonar-ayuda-nuestra-salud.html

http://pijamasurf.com/2013/12/cinco-beneficios-para-la-salud-de-perdonar/

http://www.upsocl.com/comunidad/8-datos-que-demuestran-que-perdonar-es-bueno-para-tu-salud/

Si quieres hacerme un comentario en referencia a este artículo, puedes hacerlo a mi correo: mottivare@gmail.com, o visitando mi página en internet: www.mottivare.com, y en el formato de contacto puedes hacerme los comentarios que gustes.  Puedes aprovechar para visitar el sitio y te des cuenta con qué empresas hemos trabajado, y los testimonios que han hecho por los servicios recibidos.

aprendizaje, perdonar, sentimientos, enojo, rabia, corazón, tristeza, rencor, sistema inmune, 2,567 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD