¿Vender Zapatos por Internet y ser Exitoso? ¡No me la Creo!

mottivareGerardo de la Garza Ortega

¿Vender Zapatos por Internet y ser Exitoso? ¡No me la Creo!

PUBLICIDAD

Escrito por Gerardo de la Garza Ortega 28 de noviembre de 2016
personajes extraordinarios, empresario, emprendedor, entusiasmo, tenacidad, convicción personal, duro trabajo, persistencia, constancia

¿VENDER ZAPATOS POR INTERNET Y SER EXITOSO?  ¡NO ME LA CREO!

Por Gerardo de la Garza Ortega

Conferencista, Motivador y Director de MOTTIVARE

¡Hola!  Mi amigo y distinguido lector, ¡qué gusto saludarte!  Espero que tengas un día extraordinario y maravilloso.  El día de hoy te quiero narrar la historia de un ser humano que superó toda expectativa.  Su objetivo, ser escritor.  Su resultado, fracaso total.  Su destino final, ser un empresario con un éxito tal, que derribó una cantidad de tabúes que había…  Uno de ellos era el que no se podía vender zapatos por internet.

¿Qué crees que hizo?  Ya te enterarás, si sigues leyendo, porque te vas a sumergir en una fascinante historia de un hombre triunfador, de un ser humano exitoso, ¡de todo un líder en su campo! 

Una vez concluida la Segunda Guerra Mundial, Werner Otto, nuestro personaje protagonista de esta fascinante historia, se estableció con toda su familia en Hamburgo, Alemania.  Ahí fue donde se inició como aprendiz de empresario, porque trató de formar una fábrica de zapatos.

Pronto tuvo 150 empleados, pero no pudo competir con los grandes fabricantes, al verse limitado por las zonas impuestas por los aliados después de la guerra, cayendo en una amarga derrota.  Pero de esta estrepitosa caída, surgió la idea que lo encumbraría como un real y verdadero empresario.

Fíjate, amigo lector, cómo en ocasiones, tenemos que sufrir dolorosas derrotas, pero que sirven de aprendizaje y de punto de partida para desarrollar una nueva idea que surge, precisamente ahí, en la caída, en la derrota, al precipitarse uno hacia un inexorable abismo… 

Nunca dejes de seguir luchando, porque de las derrotas es de dónde surgen las grandes empresas.  Pero déjame continuar con la fascinante historia de Werner Otto.

¿Que qué fue lo qué hizo?  Se condujo por aquel viejo refrán que a la letra dice, “si no puedes con tu enemigo, únete a él”, y eso fue lo que implementó, que le permitió forjar un gran emporio de tamaño bastante considerable.

Se puso a distribuir zapatos de la competencia por medio de un catálogo, a precios accesibles.

Observa bien, amigo lector.  Aprovechó el potencial de otros, para su propio beneficio.  O sea, usando los productos logrados por su competencia, los distribuyó por su cuenta, mediante catálogos diseñados por él, consolidando así, un negocio próspero y de utilidades interesantes.  Pero no te olvides, amigo lector, el punto importante es que aprovechó el trabajo de otros…

Así nació GRUPO OTTO, empresa de venta por catálogos.  ¿Cómo se inició?  Los primeros 300 folletos fueron elaborados en el garage de su casa.  Eran 16 páginas delgadas que ostentaban un muestrario de 28 pares de zapatos, además de 2 abrigos y 4 pantalones, siendo unidas todas las páginas por medio de un cordón, colocado de un modo manual.  Ésta vendría siendo en su época, la “Colección Otoño-Invierno/1950-51”.

Este catálogo fue muy bien recibido por sus compatriotas alemanes.

El éxito inicial de esta incipiente empresa se debió a una estrategia muy bien elaborada e inteligentemente pensada a fondo.

En primer lugar, no buscó ofrecer bajo precio en sus productos, sino óptima calidad.  Esto cambió la expectativa que se tenía en su época, después de lo devastada que estaba Alemania, después de la guerra.

Su segundo punto eficiente en su empresa de reciente creación fue ofrecer la posibilidad de pagar cuando recibieran la factura, en vez de cobrar contra entrega de la mercancía, siendo esta estratagema, una astuta novedad para su tiempo.

No fue un gran cambio, pero sí provocó un ajuste en la mente de los usuarios, porque ellos le empezaron a tener una gran confianza, ya que les permitía que le pagaran, hasta que no llegaba la factura a sus manos.  Acertada decisión con óptimos resultados.  ¿No crees, amigo lector?

Años más tarde, Otto le inyectó capital a su negocio, multiplicando la cantidad de productos a ofrecer en sus catálogos, provocando que su crecimiento fuera muchísimo mayor que sus competidores, logrando afianzarse así, como el líder en su ramo.

¿Fue fácil?  ¡Claro que no!  Fue todo un camino, lleno de pruebas y errores, pero que, llegando a la estrategia acertada, se convirtió en un magnate, vendiendo productos por medio de catálogos.  ¿Lo puedes creer?  Se batalla para entender esto, ¿verdad?  Pero esto fue lo que pasó, y es la verdad.

Actualmente, es la mayor empresa del mundo dedicada a la venta por catálogo, contando con la friolera de 63,000 empleados distribuidos en 60 países.

Además, se ha convertido en la segunda empresa más exitosa de ventas por internet… ¡vendiendo zapatos!, quedando a poca distancia de Amazon, la número 1.

Werner Otto, todo un empresario, que ha logrado lo que se podría considerar como algo imposible, gracias a su tenacidad, su astucia para los negocios, su creatividad, y su ímpetu para transformar un negocio de garaje, en un emporio que superó sus propias expectativas.

Nuestro reconocimiento y admiración por Werner Otto.  ¡Todo un ejemplo para nuestras vidas!

Cierro como siempre…, y a seguir pataleando…, ¡porque no hay de otra!

Si quieres hacerme algún comentario en referencia a este artículo, puedes hacerlo mandándome tu escrito a mi correo: mottivare@gmail.com, o si gustas, puedes visitar mi sitio de internet: www.mottivare.com, en donde vienen descritos todos los cursos que he desarrollado en más de 25 empresas, y en el formato de contacto, puedes hacerme los comentarios que desees.  Además, me gustaría que me digas qué te parece la imagen principal del sitio, ¡porque está espectacular!  Espero tu apreciación y tus comentarios.

personajes extraordinarios, empresario, emprendedor, entusiasmo, tenacidad, convicción personal, duro trabajo, persistencia, constancia, 6,152 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD