Pega sargazo a playas mexicanas

Nacional / INT AGENCIAS

El gobierno del estado se encuentra en espera de las vallas ecológicas para controlar la invasión atípica de sargazo. Las sargaceras se instalarán mar adentro para evitar la llegada de algas a costas de los principales destinos de playa de Quintana Roo.

La alfombra de algas pardas, color café y dorado, abarca, por ejemplo, al menos seis kilómetros de playas, del sur del faro que distingue a Puerto Morelos y al norte, rompiendo con la belleza del paisaje y sepultando las ganas de los turistas para entrar al lugar.

La presencia del sargazo afecta además a los prestadores de servicios turísticos que atienden a los vacacionistas; a los pescadores y a los particulares que poseen yates o veleros, puesto que sus embarcaciones quedan en algunos puntos, estancadas entre el sargazo, se les dificulta zarpar o retornar al puerto.

Lo que se observa en Puerto Morelos —y se repite en Cancún, Playa del Carmen y Tulum— es que las algas se encuentran concentradas en la orilla de las playas, en una franja de dos a tres metros de ancho, que varía dependiendo del tramo de costa y se distingue al imprimir un tono de ocre más intenso u oscuro al litoral.

Este fenómeno atípico estudiado por científicos del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, Unidad Puerto Morelos, se encuentra a tan sólo 500 metros en promedio de la porción quintanarroense del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), el segundo arrecife más grande del mundo, después de la Gran Barrera Australiana, y podría convertirse en un "desastre ecológico" y económico, de acuerdo con la doctora Brigitta van Tussenbroek.

La faena parece inacabable y queda claro que las manos humanas son insuficientes para mantener limpia el área. Las miles de toneladas que se extienden a lo largo de la costa tiñen de ocre la orilla de mar, contrastando con el tono azul turquesa que caracterizan las aguas del caribe.
 La primera barrera para contener y desviar el sargazo dentro del mar y evitar que recale en las playas será colocada en Cancún, a la altura de Punta Nizuc, y posteriormente en Tulum, Playa del Carmen y Puerto Morelos, informó la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) de Quintana Roo.
El arribo masivo de sargazo -una alga cuya proliferación en los últimos años obedece a motivos todavía poco claros- a las playas mexicanas supondrá un desastre ecológico si no se establece un organismo central que actúe, advirtieron hoy las especialistas Marta García y Brigitta Ine Van Tussenbroek.Los trabajadores recogen toneladas de las algas y las colocan en carretillas o las depositan en camiones, pero así como lo retiran, llega hasta la orilla o se mantiene suspendido sobre el agua a la espera de tocar la costa.

Las cuadrillas dedicadas a la recolección del sargazo acumulan de las orillas de las playas 124 mil 030 metros cúbicos de algas.

De acuerdo con Van Tussenbroek, la solución es frenar la llegada del alga a las playas desde sus lugares de origen, "el mar de sargazo original", situado cerca de las islas Bermudas, y un nuevo mar de sargazo originado recientemente al norte de Ecuador.

Hasta ahora se han realizado muy pocos estudios sobre el impacto de este nuevo fenómeno en la costa, su origen y detención, así como sus consecuencias económicas.

No obstante, las expertas atribuyeron de forma preliminar el origen a los cambios en las corrientes derivados del cambio climático y a la cantidad de contaminación que se vierte cada día al mar, la cual hace que haya más nutrientes, los cuales son usados por el sargazo para crecer con más rapidez.

Más allá de la perturbación del paisaje que supone, el sargazo acaba con el oxígeno presente en el mar y provoca cambios en el ecosistema que, de no detener pronto las llegadas, pueden ser irreversibles según la experta, quien especificó que "seguirá habiendo ecosistema, pero no será igual".

Pega sargazo a playas mexicanas

14 fotos, El gobierno del estado se encuentra en espera de las vallas ecológicas para controlar la invasión atípica de sargazo. Las sargaceras se instalarán mar adentro para evitar la llegada de algas a costas de los principales destinos de playa de Quintana Roo. »


sargazo

La alfombra de algas pardas, color café y dorado, abarca, por ejemplo, al menos seis kilómetros de playas, del sur del faro que distingue a Puerto Morelos y al norte, rompiendo con la belleza del paisaje y sepultando las ganas de los turistas para entrar al lugar.

La presencia del sargazo afecta además a los prestadores de servicios turísticos que atienden a los vacacionistas; a los pescadores y a los particulares que poseen yates o veleros, puesto que sus embarcaciones quedan en algunos puntos, estancadas entre el sargazo, se les dificulta zarpar o retornar al puerto.

Lo que se observa en Puerto Morelos —y se repite en Cancún, Playa del Carmen y Tulum— es que las algas se encuentran concentradas en la orilla de las playas, en una franja de dos a tres metros de ancho, que varía dependiendo del tramo de costa y se distingue al imprimir un tono de ocre más intenso u oscuro al litoral.

Este fenómeno atípico estudiado por científicos del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, Unidad Puerto Morelos, se encuentra a tan sólo 500 metros en promedio de la porción quintanarroense del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), el segundo arrecife más grande del mundo, después de la Gran Barrera Australiana, y podría convertirse en un "desastre ecológico" y económico, de acuerdo con la doctora Brigitta van Tussenbroek.

La faena parece inacabable y queda claro que las manos humanas son insuficientes para mantener limpia el área.

Las miles de toneladas que se extienden a lo largo de la costa tiñen de ocre la orilla de mar, contrastando con el tono azul turquesa que caracterizan las aguas del caribe.

La primera barrera para contener y desviar el sargazo dentro del mar y evitar que recale en las playas será colocada en Cancún, a la altura de Punta Nizuc, y posteriormente en Tulum, Playa del Carmen y Puerto Morelos, informó la Secretaría de Ecología y Medio Ambiente (SEMA) de Quintana Roo.

El arribo masivo de sargazo -una alga cuya proliferación en los últimos años obedece a motivos todavía poco claros- a las playas mexicanas supondrá un desastre ecológico si no se establece un organismo central que actúe, advirtieron hoy las especialistas Marta García y Brigitta Ine Van Tussenbroek.

Los trabajadores recogen toneladas de las algas y las colocan en carretillas o las depositan en camiones, pero así como lo retiran, llega hasta la orilla o se mantiene suspendido sobre el agua a la espera de tocar la costa.

Las cuadrillas dedicadas a la recolección del sargazo acumulan de las orillas de las playas 124 mil 030 metros cúbicos de algas.

De acuerdo con Van Tussenbroek, la solución es frenar la llegada del alga a las playas desde sus lugares de origen, "el mar de sargazo original", situado cerca de las islas Bermudas, y un nuevo mar de sargazo originado recientemente al norte de Ecuador.

Hasta ahora se han realizado muy pocos estudios sobre el impacto de este nuevo fenómeno en la costa, su origen y detención, así como sus consecuencias económicas.

No obstante, las expertas atribuyeron de forma preliminar el origen a los cambios en las corrientes derivados del cambio climático y a la cantidad de contaminación que se vierte cada día al mar, la cual hace que haya más nutrientes, los cuales son usados por el sargazo para crecer con más rapidez.

Más allá de la perturbación del paisaje que supone, el sargazo acaba con el oxígeno presente en el mar y provoca cambios en el ecosistema que, de no detener pronto las llegadas, pueden ser irreversibles según la experta, quien especificó que "seguirá habiendo ecosistema, pero no será igual".

Comentarios

Fotos más vistas