07 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Ciencia

Contaminados, cetáceos que viven en aguas europeas

EFE
BARCELONA, ESPAÑA, domingo 17 de enero 2016, actualizada 10:58 am

Enlace copiado

Los cetáceos que viven en aguas europeas presentan una elevada concentración de bifenilos policlorados (PCB), un contaminante químico industrial organoclorado, según un estudio de la Sociedad Zoológica de Londres con investigadores de la Universidad de Barcelona (UB).

La investigación, que publica la revista Science Reports, está basada en estudios del tejido de 1,081 cetáceos -ballenas, delfines y marsopas-, y establece que en Europa, las orcas (Orcinus orca), los delfines mulares (Tursiops truncatus) y los delfines listados (Stenella coeruleoalba) son las especies que tienen concentraciones más altas de PCB del planeta.

Uno de los responsable del estudio, Álex Aguilar, de la UB, explicó que han obtenido una imagen global de la tendencia de los últimos 25 años y han visto que los niveles de PCB, más de 30 años después de su prohibición, son excesivamente elevados en aguas europeas en el tejido de los cetáceos, tanto en el Atlántico como en el Mediterráneo, donde la concentración es aún mayor.

Las concentraciones de estos productos químicos tienden a permanecer más altas cerca de las zonas industriales y centros urbanos densamente poblados, por lo que las aguas europeas son especialmente vulnerables.

Los investigadores han determinado que las áreas centrales y del oeste del Mediterráneo, del suroeste de la Península Ibérica, el golfo de Cádiz y el estrecho de Gibraltar son puntos críticos para estos mamíferos, ya que se han encontrado concentraciones por encima de los 40 miligramos por kilo.

Para llevar a cabo el trabajo, los científicos han puesto en común los resultados de una veintena de centros de investigación europeos (Inglaterra, Escocia, España, Irlanda, Suecia, Portugal y Eslovenia) especializados en este tipo de estudios con el fin de conseguir esta imagen global de tendencias entre 1990 y 2015.

"Aunque las concentraciones de PCB son ahora menores que las de los años 1980 y 1990, aún se encuentran por encima del umbral que se considera peligroso para los predadores marinos, principalmente los delfines y las orcas, por lo que hay que seguir controlando la evolución que siguen estos contaminantes en las próximas décadas", señaló la investigadora de la UB Assumpció Borrell.

Los PCB, aunque inicialmente se redujeron en las dos primeras décadas después de haber sido prohibidos en 1977, han mantenido los niveles estables en épocas recientes y aún se encuentran en concentraciones elevadas en el medio ambiente.

Por efecto de la lluvia, los PCB se mueven poco a poco de la tierra a los océanos, donde se acumulan.

Además estos químicos no pueden ser excretados por los organismos vivos, por lo que se fijan en los tejidos de las especies marinas y se acumulan progresivamente a lo largo de las cadenas alimentarias, hasta llegar a concentraciones muy elevadas en los animales predadores terminales, como los grandes cetáceos o mamíferos.

En concentraciones elevadas, los PCB tienen efectos negativos en las especies marinas: son inmunosupresores potentes, interfieren en la reproducción y el crecimiento de los animales y provocan problemas hepáticos y hormonales.

Según los científicos, en el Mediterráneo, las concentraciones elevadas de PCB estuvieron detrás de las mortandades de delfines listados que hubo en los años 1990 y 1991, cuando miles de ejemplares de esta especie murieron a causa de estos contaminantes.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...