13 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Torreón

Torreón, en informe de violencia sexual por fuerzas de seguridad

EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, martes 28 de junio 2016, actualizada 11:32 am

Enlace copiado

La violencia sexual se ha convertido en una práctica rutinaria de las fuerzas de seguridad en México en las detenciones a mujeres para obtener confesiones, con el fin de elevar las cifras y hacer ver que están combatiendo una delincuencia organizada desenfrenada, reveló un estudio de Amnistía Internacional.

La organización publicó este martes un estudio producto de ocho meses de investigación en el que entrevistaron a 100 mujeres recluidas en prisiones federales, que sufrieron acoso sexual o maltrato psicológico durante su detención o en las horas posteriores a ésta.

En el estudio publicado hoy en su sitio web, destaca un caso registrado en febrero de 2013 en la ciudad de Torreón, en el que Mónica, madre de cuatro hijos, fue violada por seis agentes de Seguridad Pública Municipal frente a su hermano y esposo, además de ser torturada con descargas eléctricas en los genitales, asfixiada con una bolsa de plástico, y su cabeza fue hundida en una cubeta con agua.

Todo esto con la finalidad de que confesara que formaba parte de una organización criminal.

Mónica viajaba en automóvil con su esposo y su hermano el día 12 del mes y año antes mencionados, cuando agentes policiales les marcaron el alto y sin mostrar orden de aprehensión alguna se los llevaron a un galpón detrás de las oficinas de la Dirección de Seguridad Pública de Torreón.

La mujer al principio se quedó fuera, en una camioneta de la Policía, cuando un oficial llegó y la vio allí, se puso furioso con la agente que la había llevado. Le dijo: “¡Eres una pen...! ¿Por qué la tienes detenida ahí?”. Después regresó y la metió al lugar amenazándola con cortarla en pedacitos.

“Bienvenida a la fiesta” le dijo un elemento al entrar al lugar, donde vio a su hermano y su esposo sentados, desnudos y ensangrentados.

Los policías la agarraron y empezaron a simular que la ahogaban sumergiéndole repetidamente la cabeza en una cubeta, para después asfixiarla con bolsas de plástico, la golpearon en los glúteos con un tablón de madera y la arrastraron por el suelo agarrándola del pelo.

En el transcurso de los hechos de tortura, no dejaron de hacerle preguntas de las que no tenía respuesta, mientras veía cómo golpeaban a su marido con látigos que tenían espuelas de metal y cómo le desprendían la piel de la pierna con un cuchillo.

Tras aplicarle descargas eléctricas en los genitales y las piernas, un representante de Seguridad Pública de Torreón comenzó a besarla bruscamente y a morderla en la cara y el cuello, para después violarla delante de su esposo y su hermano. Enseguida seis agentes abusaron de ella uno por uno, se masturbaron en su cara y la obligaron a practicarles sexo oral.

Es importante destacar que durante todos estos actos, elementos del Ejército estuvieron presentes mirando lo ocurrido.

Después de la tortura, llevaron a los tres detenidos a las oficinas de la PGR en Torreón y en el trayecto, el esposo de Mónica falleció en sus brazos en consecuencia de las lesiones que le causaron.

La mujer fue trasladada en avión a las instalaciones de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) en la Ciudad de México, donde la obligaron a firmar una “confesión” en la que decía que formaba parte del cártel de Los Zetas.

Un año más tarde, expertos forenses de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) confirmaron que Mónica había sido violada y que su esposo había sido ejecutado arbitrariamente a consecuencia de la tortura.

Actualmente, ella se encuentra presa a la espera de su juicio por cargos de participación en delincuencia organizada.

Amnistía Internacional señala que las autoridades deben adoptar medidas urgentes para abordar el problema de la violencia sexual y la tortura de mujeres y prevenirlo.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...