14 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Venezuela abandonará la OEA

EL PRESIDENTE NICOLáS MADURO, DIJO QUE DIO UN 'PASO GIGANTE PARA ROMPER CON EL INTERVENCIONISMO IMPERIAL'

EFE
CARACAS, VENEZUELA, jueves 27 de abril 2017, actualizada 7:58 am

Enlace copiado

La ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunció ayer que su país iniciará hoy un procedimiento para abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA), luego de que este mecanismo convocase una reunión de cancilleres sin el aval de Venezuela.

"El día de mañana, tal como ha indicado el presidente, Nicolás Maduro, presentaremos la carta de denuncia a la Organización de Estados Americanos e iniciaremos un procedimiento que tarda 24 meses", dijo Rodríguez desde el Palacio presidencial de Miraflores en una declaración transmitida por el canal estatal VTV.

Remarcó que Venezuela no participará en lo sucesivo "de ninguna actividad, de ningún evento donde se pretenda posicionar el intervencionismo y el injerencismo de este grupo de países que sólo buscan perturbar la estabilidad y la paz" en su país.

La canciller venezolana criticó la iniciativa para convocar la reunión que tomaron hoy las misiones permanentes ante la OEA de 16 países miembros, en concreto Argentina, Barbados, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Jamaica, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay.

"Son acciones dirigidas por un grupo de países mercenarios de la política para coartar el derecho al futuro del pueblo de Venezuela, para coartar y afectar el derecho a la patria, el derecho a vivir tranquilamente", afirmó.

Rodríguez dijo también que el retiro de la nación petrolera de esta organización "no es coyuntural" y, por el contrario, "tiene que ver con la dignidad de nuestro pueblo, con la doctrina bolivariana que promueve el no intervencionismo, que defiende la igualdad soberana de los estados, el multilateralismo en igualdad jurídica".

La jefa de la diplomacia venezolana consideró que las "pretensiones de aislar a Venezuela tienen cantado el fracaso en el futuro más inmediato" y denunció que está en ejecución un "guión preestablecido" como ocurrió con Cuba en 1962 y que acabó con la salida de esta nación del organismo continental.

Asimismo, acusó a este "cónclave de gobiernos mercenarios" de haber estimulado la ola de violencia que ha registrado Venezuela en el último mes, período en el que se han registrado decenas de protestas antigubernamentales, que se han saldado con al menos 29 muertos, cerca de 500 heridos y más de 1,000 detenidos.

Según Rodríguez, la oposición venezolana "ve en este grupo de países el apoyo y la luz verde para hacer y deshacer" por lo que prevé que mañana "los violentos volverán a salir a las calles de Venezuela porque se sienten apoyados, porque creen que cuentan con el apoyo de la comunidad internacional".

"La historia se encargará de juzgar de forma implacable y condenará con fuerza a aquellos cipayos genuflexos que hoy sirven a los intereses de los Estados Unidos de Norteamérica contra los pueblos de nuestra patria grande", aseveró.

La OEA aprobó ayer la convocatoria de una reunión de cancilleres para abordar la crisis política de Venezuela con 19 votos a favor, 10 en contra, 4 abstenciones y una ausencia.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que dio un "paso gigante para romper con el intervencionismo imperial", tras ordenar el inmediato retiro de su país de la OEA.

"26 de abril 2017 día de Dignidad de Independencia, he dado un paso Gigante para romper con el intervencionismo Imperial #PorDignidadNosVamosDeOEA", escribió en Twitter.

¿Cómo puede Venezuela dejar la OEA?

Venezuela anunció ayer que hoy jueves iniciará el procedimiento para abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA), un paso que no ha dado ningún otro Estado antes y que requiere dos años de espera hasta hacerse efectivo.

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunció ayer que hoy su Gobierno presentará “la carta de denuncia” a la OEA porque el organismo aprobó ayer la convocatoria de una reunión de cancilleres sobre la crisis política del país pese a la oposición frontal del Ejecutivo a esa sesión. El proceso para pedir la salida de la OEA, algo sobre lo que no hay precedentes, comienza con que el Gobierno del país en cuestión presente una comunicación escrita a la Secretaría General en la que se anuncie la decisión de denunciar la Carta de la OEA, su documento fundacional de 1948.

“Esta Carta regirá indefinidamente, pero podrá ser denunciada por cualquiera de los Estados miembros, mediante comunicación escrita a la Secretaría General, la cual comunicará en cada caso a los demás las notificaciones de denuncia que reciba”, indica el artículo 143 de la Carta de la OEA.

“Transcurridos dos años a partir de la fecha en que la Secretaría General reciba una notificación de denuncia,la presente Carta cesará en sus efectos respecto del Estado denunciante, y éste quedará desligado de la Organización después de haber cumplido con las obligaciones emanadas de la presente Carta”, agrega.

Así, hasta que transcurran esos dos años, el país es “miembro pleno con todos sus derechos y obligaciones”, explicó ayer el secretario de Asuntos Jurídicos de la OEA, Jean Michel Arrighi.Entre esas obligaciones está pagar la deuda pendiente de su cuota como miembro de la OEA, que hasta diciembre de 2016 ascendió a 8,764,449 millones, mientras que este año aún no ha pagado los 1,829,700 millones que le corresponden en función de criterios socioeconómicos.

Esa deuda que acumula Venezuela es anterior a cuando inicio el mandato de Luis Almagro como secretario general en mayo de 2015, con quien el Gobierno venezolano está enfrentado frontalmente por haber sido una de las voces internacionales más críticas con su gestión.

El Gobierno de Venezuela no se refirió ayer a esta deuda pendiente, por lo que está por ver si aceptará pagar el monto que debe. Pero las obligaciones de la Carta de la OEA no son solo económicas, ya que estipula que los países miembros deben respetar la democracia representativa, los derechos humanos, la separación de poderes y la libertad de expresión, precisamente los elementos que Almagro y un grupo de entre 14 y 20 países (en función de qué cuestión se aborda)piden al Gobierno venezolano que respete.

Sin embargo, la canciller venezolana dijo que su Gobierno no participará en lo sucesivo “de ninguna actividad, de ningún evento donde se pretenda posicionar el intervencionismo y el injerencismo de este grupo de países que solo buscan perturbar la estabilidad y la paz” en su país.

Ni siquiera Cuba, a la que se suspendió de la OEA en 1962 y se le levantó la suspensión en 2009, ha denunciado nunca la Carta de la OEA, por lo que sigue siendo un Estado miembro, aunque no participa y dice que no tiene ningún interés en volver a hacerlo.

Chavismo y oposición vuelven a marchar, muertes aumentan

La oposición y el chavismo volvieron a marchar ayer en Caracas, los primeros contra el Gobierno y el Supremo y los segundos contra los actos de “terrorismo” que, aseguran, impulsan sus oponentes, al tiempo que se registraron tres nuevas muertes en el país, una de ellas en la capital.

Miles de chavistas, muchos de ellos estudiantes adolescentes y universitarios, marcharon por el centro de la capital y responsabilizaron a los opositores de la violencia y el vandalismo registrado durante las últimas semanas, que han dejado ya 29 muertes y, según la Fiscalía, 437 lesionados y 1.289 arrestos.

La movilización denominada “Marcha de la juventud por la paz y contra el terrorismo” culminó en el palacio presidencial de Miraflores, en el centro de Caracas, con el anuncio del presidente venezolano, Nicolás Maduro, de aprobar un plan para desmovilizar bandas violentas.

El jefe de Estado explicó que el viceministro de Deporte, Alexander Vargas, le presentó este proyecto “de paz” para combatir la inseguridad ciudadana en el país caribeño, que registró una tasa de homicidios en 2016 de 70.1 por cada 100,000 habitantes, según la Fiscalía.

Al mismo tiempo que se celebraba la marcha chavista, miles de opositores intentaron nuevamente desde diferentes puntos de la capital dirigirse a la Defensoría del Pueblo, en el centro de la ciudad, para pedirle que respalde la actuación del Parlamento contra los magistrados del Supremo.

Las fuerzas de seguridad impidieron, sin embargo, su acceso al centro y dispersaron nuevamente algunas de las marchas cuando llegaron a la autopista Francisco Fajardo, la principal arteria vial de la ciudad.

Desde hace casi cuatro semanas los opositores han llamado a protestas para pedirle al jefe de esta institución y del Poder Moral, Tarek William Saab, que califique como “falta grave” la actuación de siete magistrados del Supremo al publicar dos sentencias.

Saab ha señalado, sin embargo, que su despacho ya dio respuesta a esta petición y ha asegurado que el Consejo Moral -integrado por el defensor del pueblo, el contralor general, Manuel Galindo, y la fiscal general, Luisa Ortega- ya descartó la posibilidad de que se declare la “falta grave” de los jueces, tal como fija la Constitución para que el Parlamento pueda iniciar su destitución.

En ese sentido, Saab dijo a través de Twitter que luego de un mes de “asedio, acoso, guerra sucia contra” la Defensoría queda al descubierto que “el propósito” de los llamados de la oposición “no era manifestar”, sino “atacar al Poder Ciudadano para ejecutar un golpe institucional contra la democracia”.

/media/top5/otras18298111jpg.jpg

Crisis. Un vehículo de la Policía Nacional de Venezuela fue alcanzado por los protestantes que están en contra de Maduro.

/media/top5/otras18298110jpg.jpg

Confrontación. Cientos de personas lanzaron piedras y bombas hechas en casa, dirigidas a la polícia.

/media/top5/otras18298109jpg.jpg

Respuesta. Las fuerzas de seguridad de Venezuela respondieron con gases lacrímogenos y disparos hacia los manifestantes.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...