22 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Cultura Archivo

2012: Muere Dietrich Fischer-Dieskau, uno de los máximos barítonos del Siglo XX

UN DÍA COMO HOY...

NOTIMEX
CIUDAD DE MÉXICO, jueves 18 de mayo 2017, actualizada 12:59 pm


Enlace copiado

Poseedor de una de las mejores voces de la escena alemana del siglo XX y el mejor lieder de quien se tengan grabaciones, el barítono y director de orquesta Dietrich Fischer-Dieskau, quien murió hace un lustro, el 18 de mayo de 2012, es recordado por sus interpretaciones de Franz Schubert y Gustav Mahler.

Dietrich Fischer-Dieskau nació el 28 de mayo de 1925 en Berlín (Alemania) y cuando tenía 20 años de edad fue prisionero de guerra en Gran Bretaña, pero eso no lo impidió iniciar su carrera como cantantes de ópera en 1948, señala www.buscabiografias.com.

Sus primeros pasos como cantante tuvieron como inhabitual escenario el campo de prisioneros italiano en el que se hallaba recluido al fin de la Segunda Guerra Mundial. Su debut oficial tuvo lugar un año más tarde con una interpretación del Réquiem alemán de Brahms, realizada en Badenweiler.

A su portentosa voz y extraordinaria técnica, Fischer-Dieskau une un innegable talento dramático que ha hecho de él uno de los cantantes más versátiles de su generación, de acuerdo con el portal www.biografíasyvidas.com.

Su repertorio incluye desde las óperas de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791), hasta obras del siglo XX, haciéndose con la admiración del público y de la crítica por su capacidad dramática y su control del color y los matices.

Considerado uno de los grandes cantantes líricos del siglo XX y el mejor intérprete masculino de lied (canciones para voz y piano). Las grabaciones de su vasto repertorio de lieder (de extensión poco habitual), en especial las de Franz Schubert y Robert Schumann, están consideradas entre las más valiosas del género.

Además hay registros en disco de lieder de Johannes Brahms, Felix Mendelssohn, Gustav Mahler, Hugo Wolf, Johann Strauss,Antonín Dvorák incluso de las canciones del filósofo Friedrich Nietzsche.

Una de las cimas de su carrera fue su participación en el estreno del War Requiem, obra principal del británico Benjamin Britten, que fue presentada durante la inauguración de la nueva catedral de Coventry, en 1962.

De acuerdo con la crítica especializada, Dietrich Fischer-Dieska fue uno de los barítonos más sobresalientes; el mejor intérprete de lieder del que hay grabaciones. En este género dominaba un enorme repertorio de más de tres mil piezas, que obviamente incluía lo más granado de Schubert, Brahms o Schumann, además de otras decenas de compositores.

Queda constancia de su talento en una amplia colección de discos. Uno de sus ambiciosos proyectos fue la grabación, con el pianista Gerald Moore, de buena parte de la ingente producción lírica de Schubert. De este proyecto destacan nueve grabaciones del Winterreise (Viaje de Invierno).

Joachim Kaiser, el más influyente crítico musical alemán, escribió en el Süddeutsche Zeitung hace 50 años que “con Fischer-Dieskau, el crítico más crítico obtiene lo que anhela, casi siempre en vano y en secreto: se desarma”. Por fin, decía Kaiser, “se puede admirar sin reservas”. En aquellos años, el barítono berlinés triunfaba en todo el mundo y aún no había cumplido 40 años.

En un artículo publicado por elpais.com se recuerda que la figura de Fischer-Dieskau en el escenario era imponente, con sus casi 1.90 metros de altura y al menos 100 kilos de peso le daba una presencia rotunda en el escenario. Decía que cantar un ciclo de lieder es tan agotador como una ópera de varias horas.

Cuando cantaba en directo, la audiencia podía renunciar al libreto gracias a su entonación precisa y su articulación de las palabras. Y eso no solo alemán, italiano, francés, o inglés, sino también en ruso, hebreo o húngaro, lenguas todas en las que grabó.

Fue uno de los grandes intérpretes de Rochard Wagner, son memorables sus representaciones en Bayreuth, la meca wagneriana, también cantó en casi todos los palacios de ópera más célebres y cotizados de mundo: Viena, Salzburgo, Nueva York. En la ópera de la capital austríaca fue la estrella del famoso Falstaff dirigido por Luchino Visconti.

Se recuerda entre sus papeles operísticos el estreno del Rey Lear, de Aribert Reimann, en 1978. También escribió varios libros y dio clases en la Universidad de Las Artes de Berlín, entonces llamada HDK. Su última gran interpretación como barítono fue en una gala de la Ópera Bávara en 1992.

Al final de su vida adoptó una postura crítica con las nuevas puestas en escena de algunas óperas y con el desarrollo del canto. Ya retirado en su casa de Starnberg, a orillas del lago del mismo nombre, se dedicó a la pintura.

Dietrich Fischer-Dieskau falleció el 18 de mayo de 2012, a pocos días de cumplir 87 años de edad, en su casa de Starnberg (Baviera), confirmaron fuentes familiares. La noticia de su muerte desató una ola de condolencias tanto del mundo musical como del espectro político, encabezadas por el alcalde gobernador de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, y el líder de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), el conservador Horst Seehofer.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...