07 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Prepara NASA viaje al 'infinito y más allá'

EL SIGLO DE TORREÓN-EL PAÍS
sábado 06 de enero 2018, actualizada 9:15 am

Enlace copiado

El hombre está ligado indiscutiblemente al Universo, al punto que generación tras generación la idea de explorarlo cada vez crece gracias a los adelantos científicos y tecnológicos, pero también al espíritu por conocer lo totalmente desconocido.

Si bien ya se ha llegado a la Luna, se ha enviado sondas exploradoras para conocer a otros planetas de nuestro sistema solar y se piensa explorar Marte en un futuro no muy lejano, científicos de la NASA quieren ir más allá no sólo como reto, sino como un legado que sea aprovechado y estudiado por las futuras generaciones que aún están por venir.

Anthony Freeman, cientifíco encargado de la generación de innovación en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, (JPL, por sus siglas en inglés), se ha lanzado a buscar la posibilidad de realizar un viaje interestelar y que sea investigado por personas que aún no han nacido.

Según el diario español El País, Freeman junto a Leon Alkalai, jefe de la oficina de planificación estratégica, acaba de presentar el primer concepto para una misión interestelar que se lanzaría en 2069, cuando se cumplan 100 años de la llegada del hombre a la Luna.

"La NASA comenzó a contemplar misiones interestelares hace 30 años", explica Freeman en entrevista al diario español. "Entonces el foco de atención era cómo hacer posible la comunicación entre la nave y la Tierra. Después hemos revisado estas ideas más o menos cada década", explica.

La misión, aún sin nombre, pero gracias a los distintos proyectos que se han generado, tanto por organizaciones científicas como la NASA y por otras organizaciones privadas, se darían los primeros pasos para que se autorice su financiamiento. De hecho el congreso de EU ya aprobó un documento en el que el republicano John Culberson que pide a la NASA que comience a financiar este proyecto.

EL OBJETIVO

El destino de la futura misión sería Próxima Centauri, donde se ha descubierto un planeta habitable del tamaño de la Tierra.

La propuesta de Freeman contempla una nave capaz de viajar al 10% de la velocidad de la luz, con lo que alcanzaría Próxima en 40 años.

Las primeras imágenes tomadas desde allí llegarían a la Tierra unos cuatro años más tarde, en 2113, casi dentro de un siglo.

Esto supone que los ingenieros y científicos que analizasen esas imágenes ni siquiera habrían nacido cuando se lanzó la nave, y probablemente la mayoría de sus diseñadores originales estarían muertos para entonces.

Ninguna misión espacial se ha enfrentado a este tipo de horizontes temporales y este es uno de sus mayores retos, admite Freeman.

"Ahora las misiones espaciales se hacen con un enfoque muy conservador. Si realmente queremos enviar una misión a otra estrella no podemos hacer eso, tenemos que ser un poco más locos", reconoce.

Cuando la nave llegue a su destino, la tecnología del momento la habrá sobrepasado por completo. El concepto de Freeman explora una sonda capaz de actualizarse, reprogramarse y transformarse sin necesidad de enviarle todas las instrucciones desde tierra, por ejemplo, usando impresoras 3D y sistemas de inteligencia artificial capaces de crear nuevos programas de software.

El enfoque a largo plazo permitiría desarrollar las complejas tecnologías necesarias de forma gradual y probarlas con objetivos más cercanos y asequibles, como la nube de Oort o el Planeta X, asegura Freeman, que presentó su concepto hace unas semanas durante el Congreso de la Unión de Geofísica de EU.

Problemas a resolver

Por ahora no hay nuevas formas de propulsión para un viaje interestelar.

⇒ Ni el combustible químico de los cohetes, ni los paneles solares, ni la energía nuclear sirven para cubrir las distancias de más de 40 billones de kilómetros que hay hasta los astros más cercanos en un tiempo asequible.

⇒ Algunas ideas alternativas son la fusión nuclear o las explosiones de materia y antimateria, que no se han desarrollado aún.

⇒ Otra opción es la "energía dirigida" que propone Phillip Lubin, físico de la Universidad de California en Santa Bárbara.

⇒ El sistema se basa en naves con velas solares alimentadas por luz láser emitida desde la Tierra o el espacio.

⇒ Aunque otros expertos que trabajan en misiones actuales y futuras dudan de que estos proyectos sean viables.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...