15 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

Sismo atrae más turistas a los pueblos devastados

TRAS EL SISMO DEL 19 DE SEPTIEMBRE, NUMEROSOS INMUEBLES HISTÓRICOS QUEDARON EN LAS RUINAS

AGENCIAS
ATLIXCO, PUEBLA, martes 23 de enero 2018, actualizada 1:32 pm

Enlace copiado

A primera vista, el panorama es desolador. Desde la calle Libertad esquina con 6 Oriente y luego donde hace esquina con 3 Norte, se puede ver un territorio devastado en su patrimonio histórico, religioso y civil. El Conjunto Conventual de Santa Clara tiene enormes daños, lo mismo que el templo de Nuestra Señora de la Merced cuya cúpula se vino abajo, tal como le ocurrió a la mitad del hotel artesanal Olinalá y a tres casas habitación que en la parte de abajo tenían rentadas bodegas y cafeterías.

A pesar de la devastación que se contabiliza en por lo menos 40 inmuebles históricos, registrados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) -alrededor de 15 son de arquitectura civil- los habitantes de este Pueblo Mágico que colinda con varios municipios, entre ellos Santa Isabel Cholula, Ocoyucan, Huaquechula, Tepeojuma, Tochimilco y la ciudad de Puebla, lucha por seguir con su vida cotidiana y recibir al turismo nacional e internacional.

Los paseantes siguen llegando. Gente de turismo del ayuntamiento de Atlixco afirma que el número de visitantes se duplicó en buena parte porque durante diciembre se realizaron dos celebraciones tradicionales: la Fiesta del Huey Atlixcáyotl, que se pasó del 29 de septiembre al 10 de diciembre, y la Villa Iluminada, que se realizó desde la última semana de noviembre hasta el 6 de enero, y aunque no hay cifras recientes, aseguran que fue superior a los 700 mil visitantes de 2016.

Rutilo Rodríguez reconoce que la Villa Iluminada es una de las fiestas que más turismo atrae a Atlixco, pero ahora se duplicó "muchos dicen que los turistas vinieron por morbo para ver cómo había quedado el pueblo por el sismo, otros dicen que el turismo vino por solidaridad, quién sabe, pero la Villa del año pasado sí tuvo muchos más visitantes".

Sea por morbo o por solidaridad, sea por salir adelante o por la necesidad de reconstruir la vida cotidiana y recibir el turismo, Atlixco ha recomenzado a normalizar su vida aunque las labores que se requieren en 40 inmuebles históricos serán intensas. Lograrlo no será fácil; otros templos muy afectados son la Parroquia de Nuestra Señora de la Natividad, en el mero Zócalo; el conjunto conventual de El Carmen, que era centro cultural y de convenciones; la Capilla de San Miguel, que se localiza en la punta del Cerro de Atlixco, y el Templo de San Francisco, en las faldas del mismo.

Tras el sismo del 19 de septiembre, los pequeños empresarios y habitantes de este pueblo poblano que se caracteriza por ser un lugar de visita de fin de semana de paseantes que llegan a hacer turismo en balnearios, aeródromos y centros de descanso de los alrededores, salieron de sus casas para recoger los escombros y recuperar el turismo. Lo han logrado.

"Sí, vemos el ejemplo de cómo están trabajando todas las instancias de gobierno y la ciudadanía; en el caso de Atlixco fue la famosa Villa Iluminada que se pudo realizar con todo el esfuerzo y estuvimos al pendiente. Es parte de la reactivación de la vida cotidiana y económica", señala el arquitecto Rafael Barquero Díaz Barriga, del Centro INAH -Puebla.

Algo muy importante fue la reactivación de las circulaciones vehiculares y la apertura de edificios sin grandes daños porque las autoridades saben que el turismo es dinero que entra fresco y las poblaciones reactivan su economía. "De manera informal me hicieron un comentario los ciudadanos de que les había sorprendido que hubiera mucha más gente que en ninguna otra de las Villas Iluminadas anteriores, lo cual quiere decir que hubo un aumento de la visita turística en esta edición", señala Barquero.

Pero la reconstrucción lleva tiempo y procesos. Ser pueblo Mágico implica responsabilidades y ser patrimonio histórico también. Eso no es fácil de comprender para la población. Una pequeña empresaria de pan integral de la calle 6 Oriente, lamenta estar en medio de la destrucción, su casa sufrió daños cuando el vecino tiró la construcción sin autorización del INAH y aunque le suspendieron la obra, el daño está hecho. También dice que no hay ventas, su panadería está frente a otra obra destruida y suspendida por el INAH. Ya nadie cruza la calle.

"El INAH te impide hacer cualquier cosa; yo lo que hice fue fortalecer mi casa, me hubieran dicho que no, pero qué puedo hacer, durante la Villa Iluminada es cuando se llena, ahorita ya vienen temporadas bajas y será hasta Semana Santa que se reactive", dice el dueño de un estacionamiento en la calle Libertad.

El turismo no se detiene, dos chicos mochileros fueron a Atlixco por solidaridad y se hospedaron en las habitaciones en pie del hotel artesanal Olinalá. Los trabajadores que rellanarán las grietas en la bóveda, cúpula y paredes del Conjunto Conventual de Santa Clara, dicen que ahorita el trabajo es mucho. Es patrimonio histórico religioso, pero también arquitectura civil dañada que debe esperar la autorización del INAH.

"Estamos coordinados con el ayuntamiento, en algunos casos con el gobierno estatal para cuestión de inmuebles con calidad histórica y con servicios turísticos, y estamos dando a los habitantes toda la normatividad, se están iniciando reuniones con la ciudadanía para poder atender los casos, y haciendo recorridos de los más urgentes hasta los medios y entre unos y otros los que nos encontramos en camino también se atienden porque lo importante es que resolvamos el problema, no es de un día, pero estamos intentando resolver estos casos", afirma Barquero Díaz Barriga.

40 INMUEBLES históricos devastados contabiliza el INAH en Puebla.

En Malinalco ofician misa entre los escombros

Si fue un milagro que el interior del Santuario de Nuestra Señora de los Remedios quedara intacto con el sismo del 19 de septiembre, es otro milagro que en poco más de dos meses pudieran reconstruir las dos torres del templo enclavado en el Pueblo Mágico de Cholula y que desde el 15 de diciembre reabriera sus puertas al turismo.

Joaquín López Cuacuas, uno de los integrantes de la familia Cuacuas Pérez, que tiene la mayordomía del santuario, asegura que ha sido un esfuerzo de toda la familia por el cariño que se le tiene a la virgen, con el apoyo del INAH, en su mayor parte. "Hasta ahorita no hemos recibido ayuda de parte del municipio, aunque se prometió, el esfuerzo es del INAH y también de los devotos que con sus donativos llegan al Santuario".

Aunque el INAH ha intervenido en todas las iglesias dañadas en Cholula, el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios es un ejemplo de lo que se puede hacer y en poco tiempo para recuperar el patrimonio y el turismo de la localidad. "Las torres se terminaron en un aproximado de dos meses y medio, fue un trabajo algo rápido. Se están arreglando la fachada, se le está poniendo pintura, se arreglaron algunas puertas, revocados que se cayeron, pero en el interior gracias a Dios no pasó nada, fue más el exterior, por eso las imágenes peregrinas y la principal de la Virgen de Los Remedios ya están en su lugar y el templo está abierto desde el día 15 de diciembre, en un horario de 4:30 a 7:30 de la tarde, para febrero va a estar listo al 100%", asegura López.

Por primera vez en medio siglo, los más de cinco mil parachicos que danzan frenéticamente de la mañana al anochecer por las calles de Chiapa de Corzo, no realizaron la ceremonia de entrega de la imagen de San Sebastián, en Santo Domingo, por los daños que sufrió por el terremoto del 7 de septiembre y tampoco ingresaron a la iglesia de El Calvario; sólo ascendieron unos escalones del montículo para brincar y zapatear al ritmo de los chincines (sonajas), porque la estructura tiene daños en 90%.

Cuatro meses se cumplieron desde el terremoto de 8.2 grados, que dañó 278 templos en el estado de Chiapas, entre estos edificios de los siglos XVI y XVII, que se ubican en San Cristóbal de las Casas y Chiapa de Corzo, dos de los cuatro Pueblos mágicos en esta entidad.

El lunes, cuando los parachicos pasaron frente a Santo Domingo, vieron un templo amurallado por los trabajos que realiza el INAH desde hace tres meses y medio. El 20 de enero, cuando el prioste acostumbra hacer entrega de la imagen de San Sebastián, la ceremonia no se realizó en la nave principal del templo, sino en un anexo. El 15 de enero, cuando los parachicos salieron a honrar al Señor de Esquipulas, sólo saltaron y zapatearon en casas particulares, ermitas y templos de Acapatahua, Santo Tomás, Corpus Cristi, Santa Elena, Santa Cruz y Cruz Obispo.

Tuvieron vedado el ingreso a Santo Domingo, San Jacinto, El Calvario y San Gregorio, que están dañados como consecuencia del terremoto y donde un equipo de restauradores, ingenieros, arquitectos, albañiles y carpinteros trabaja desde finales de septiembre.

Este año, la Fiesta Grande de Chiapa de Corzo, que inició el 15 de enero, dedicada a San Sebastián y Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, declara por la UNESCO, estuvo dedicada a las 16 personas que perdieron la vida en el terremoto del 7 de septiembre y durante la mañana de ese día, el patrón (guía) Rubisel Gómez Nigenda hizo un llamado al INAH a agilizar los trabajos de restauración de los templos, para honrar a sus santos.

El cierre de los templos no disminuyó el número de parachicos que salieron a danzar, mucho menos la afluencia de visitantes a los eventos de la festividad que finalizó con la misa el día 23 de enero para los parachicos, y que se llevó a cabo en un terreno que fue un cementerio y, ahora, cancha de futbol.

En San Cristóbal de las Casas, otro Pueblo Mágico de Chiapas y con la categoría de Ciudad creativa de la UNESCO, el terremoto trajo una caída del turismo entre septiembre a mediados de noviembre, pero luego "tuvo un repunte" hasta el fin de año, dijo el empresario Aldo Quintero Sánchez. Agregó que el turismo nacional y extranjero llega a San Cristóbal atraído por el patrimonio inmaterial y a visitar templos en los barrios, pero "al ver los templos con tapiales", entonces la oferta turística se ve lanzada hacia otros espacios como parques turísticos u otras latitudes.

El regidor de la comisión del Turismo, Takeshi López, explicó que en San Cristóbal de las Casas, 22 edificios históricos resultaron dañados por el sismo, pero el INAH ha conseguido protegerlos con estructura de madera, en un ciento por ciento, para evitar que "se dañen más", con las réplicas y nuevos sismos. Dijo que los trabajos de restauración en 21 iglesias llevan un avance de 40 %, pero que el ayuntamiento no quiere que los trabajos "sean los más rápidos, sino los mejores".

El otro edificio averiado por el sismo, es la antigua alcaldía, donde ahora se ubica el Museo de San Cristóbal (Musac), pero éste es intervenido en su restauración por el gobierno estatal.

De a poco se recupera el turismo en Malinalco, uno de los nueve pueblos mágicos del Estado de México; sin embargo, la Parroquia del Divino Salvador y el Convento Agustino, uno de los principales atractivos, sigue en ruinas, al igual que 80% de lo dañado por el sismo del 19 de septiembre en esta región.

Las misas contratadas antes del temblor no fueron canceladas, todos en Malinalco procuran seguir con su vida aún entre piedras y escombros, e incluso maderas que sirven para apuntalar la cúpula y el segundo piso del convento. "El campanario, la bóveda, la cúpula, están en malas condiciones, algunas de las habitaciones y pasillos del convento son intransitables por las maderas, pero en cuatro meses no ha vuelto nadie", dijo el padre Secundino Peña Mery.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia acudió para elaborar el diagnóstico sobre los daños, "ahí se detectó todo el peligro que corre la bóveda, pero nadie está trabajando", dijo Peña Nery, quien junto con los frailes Abraham Vázquez Martínez y Carlos Martínez López, dijo que avanzan con la "buena voluntad" de la gente que lleva a cabo kermés, rifas, colectas, aunado a los donativos de organizaciones civiles.

Dijo que en un primer instante les recomendaron irse a vivir a otro sitio, él preguntó "¿A dónde?" Ya serían cuatro meses pidiendo posada con algún feligrés, dado que las 14 capillas de los 29 pueblos de Malinalco están dañadas, y en peores condiciones las de San Martín y el Barrio de San Juan.

"No quiero decir más para no lastimar a nuestro gobierno, pero este apuntalamiento sólo lo hizo la arquitecta Sandra Hurtado, todo mundo viene a prometer, el mismo gobernador tuvo temor de entrar porque sería peligroso", reclamó y dijo que entre los daños al patrimonio cultural y religioso está el Santuario del Señor de Chalma.

Los prestadores de servicios coinciden en que a la fecha recuperaron la vida de esta localidad turística en 70% de su actividad, pues en el centro histórico los daños a viviendas y hoteles no fueron graves, pero hay pocos visitantes. "Disminuyó la actividad, sobre todo en el primer semestre, entendemos que el ánimo de la gente no estaba preparado para viajar", dijo una prestadora de servicios.

Hay 678 casas dañadas, en 35 casos no localizaron a los dueños. Con pérdida total son 234 y parcial 409; son familias a las que les ha costado mucho trabajo levantarse porque algunos son comerciantes de hojas de té.

En Malinalco ya cumplieron con la entrega de los apoyos del FONDEN a los damnificados, según informó el ayuntamiento de Toluca, fue uno de los 12 municipios declarados en desastre, especialmente en las comunidades de San Simón el Alto y San Martín, los sitios con mayor índice de pobreza. Aun así cambió la vida en este pueblo, "ya no suenan las campanas".

Desde quienes venden tacos en la plaza hasta los neveros piden volver a su vida cotidiana porque hay poco trabajo y con ello poco flujo de dinero. Hay carteles espectaculares en distintos puntos del estado para reforzar la imagen de Pueblo Mágico; sin embargo, los habitantes piden auxilio a las autoridades para concluir la reconstrucción necesaria o la remodelación de espacios históricos y a la gente que pase aquí su fin de semana, porque les urge retomar la vida que perdieron con el sismo.

Reabren en Cholula el Santuario de los Remedios

Si fue un milagro que el interior del Santuario de Nuestra Señora de los Remedios quedara intacto con el sismo del 19 de septiembre, es otro milagro que en poco más de dos meses pudieran reconstruir las dos torres del templo enclavado en el Pueblo Mágico de Cholula y que desde el 15 de diciembre reabriera sus puertas al turismo.

Joaquín López Cuacuas, uno de los integrantes de la familia Cuacuas Pérez, que tiene la mayordomía del santuario, asegura que ha sido un esfuerzo de toda la familia por el cariño que se le tiene a la virgen, con el apoyo del INAH, en su mayor parte. “Hasta ahorita no hemos recibido ayuda de parte del municipio, aunque se prometió, el esfuerzo

es del INAH y también de los devotos que con sus donativos llegan al Santuario”.

Aunque el INAH ha intervenido en todas las iglesias dañadas en Cholula, el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios es un ejemplo de lo que se puede hacer y en poco tiempo para recuperar el patrimonio y el turismo de la localidad. “Las torres se terminaron en un aproximado de dos meses y medio, fue un trabajo algo rápido. Se están

arreglando la fachada, se le está poniendo pintura, se arreglaron algunas puertas, revocados que se cayeron, pero en el interior gracias a Dios no pasó nada, fue más el exterior, por eso las imágenes peregrinas y la principal de la Virgen de Los Remedios ya están en su lugar y el templo está abierto desde el día 15 de diciembre, en un horario de 4:30 a 7:30 de la tarde, para febrero va a estar listo al 100%”, asegura López.

Fiestas tradicionales continúan en Chiapas

Por primera vez en medio siglo, los más de cinco mil parachicos que danzan frenéticamente de la mañana al anochecer por las calles de Chiapa de Corzo, no realizaron la ceremonia de entrega de la imagen de San Sebastián, en Santo Domingo, por los daños que sufrió por el terremoto del 7 de septiembre y tampoco ingresaron a la iglesia de El

Calvario; sólo ascendieron unos escalones del montículo para brincar y zapatear al ritmo de los chincines (sonajas), porque la estructura tiene daños en 90%.

Cuatro meses se cumplieron desde el terremoto de 8.2 grados, que dañó 278 templos en el estado de Chiapas, entre estos edificios de los siglos XVI y XVII, que se ubican en San Cristóbal de las Casas y Chiapa de Corzo, dos de los cuatro Pueblos mágicos en esta entidad.

El lunes, cuando los parachicos pasaron frente a Santo Domingo, vieron un templo amurallado por los trabajos que realiza el INAH desde hace tres meses y medio. El 20 de enero, cuando el prioste acostumbra hacer entrega de la imagen de San Sebastián, la ceremonia no se realizó en la nave principal del templo, sino en un anexo. El 15 de enero,

cuando los parachicos salieron a honrar al Señor de Esquipulas, sólo saltaron y zapatearon en casas particulares, ermitas y templos de Acapatahua, Santo Tomás, Corpus Cristi, Santa Elena, Santa Cruz y Cruz Obispo.

Tuvieron vedado el ingreso a Santo Domingo, San Jacinto, El Calvario y San Gregorio, que están dañados como consecuencia del terremoto y donde un equipo de restauradores, ingenieros, arquitectos, albañiles y carpinteros trabaja desde finales de septiembre.

Este año, la Fiesta Grande de Chiapa de Corzo, que inició el 15 de enero, dedicada a San Sebastián y Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, declara por la UNESCO, estuvo dedicada a las 16 personas que perdieron la vida en el terremoto del 7 de septiembre y durante la mañana de ese día, el patrón (guía) Rubisel Gómez Nigenda hizo

un llamado al INAH a agilizar los trabajos de restauración de los templos, para honrar a sus santos.

El cierre de los templos no disminuyó el número de parachicos que salieron a danzar, mucho menos la afluencia de visitantes a los eventos de la festividad que finalizó con la misa el día 23 de enero para los parachicos, y que se llevó a cabo en un terreno que fue un cementerio y, ahora, cancha de futbol.

En San Cristóbal de las Casas, otro Pueblo Mágico de Chiapas y con la categoría de Ciudad creativa de la UNESCO, el terremoto trajo una

caída del turismo entre septiembre a mediados de noviembre, pero luego “tuvo un repunte” hasta el fin de año, dijo el empresario Aldo Quintero Sánchez. Agregó que el turismo nacional y extranjero llega a San Cristóbal atraído por el patrimonio inmaterial y a visitar templos en los barrios, pero “al ver los templos con tapiales”, entonces la oferta turística se ve lanzada hacia otros espacios como parques turísticos u otras latitudes.

El regidor de la comisión del Turismo, Takeshi López, explicó que en San Cristóbal de las Casas, 22 edificios históricos resultaron dañados por el sismo, pero el INAH ha conseguido protegerlos con estructura de madera, en un ciento por ciento, para evitar que “se dañen más”, con las réplicas y nuevos sismos. Dijo que los trabajos de restauración en 21 iglesias llevan un avance de 40 %, pero que el ayuntamiento no quiere que los trabajos “sean los más rápidos, sino los mejores”. El otro edificio averiado por el sismo, es la antigua alcaldía, donde ahora se ubica el Museo de San Cristóbal (Musac), pero éste es intervenido en su restauración por el gobierno estatal.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...