20 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Torreón

No es un día feliz para todos

TORREÓN ES EL MUNICIPIO EN QUE SE REGISTRAN MÁS INFANTES ABANDONADOS, SEGÚN PRONNIF

EDITH GONZÁLEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, lunes 30 de abril 2018, actualizada 8:41 am

Enlace copiado

No para todos los niños y las niñas, este día es feliz. En las casas hogar, los dulces, juguetes y fiestas, les ayudan a sobrellevar la tristeza que les causa el abandono de sus padres.

Un ejemplo es la Casa Hogar Abrázame, que alberga a 22 niñas y niños de los cuales sólo siete reciben visitas de sus familiares.

Torreón es el municipio donde se tienen más registros de infantes abandonados, según la Procuraduría de los Niños, Niñas y Familias (Pronnif).

La procuradora Yezka Garza, expuso que si bien la Pronnif traslada a las y los menores a casas hogar cuando existen denuncias por violencia, omisión de cuidados, los padres y las madres tienen la posibilidad de recuperarlos, pero no vuelven, por lo que es en estos lugares de acogida donde permanecen hasta los 18 años, si nadie los adopta.

En albergues como Abrázame, el personal hace lo posible para que los niños y las niñas tengan lo necesario para su correcto desarrollo y sanen sus heridas emocionales después de llevar a su corta edad una vida llena de violencia de todo tipo, desde la física y psicológica, hasta la sexual.

"Llegan en condiciones lamentables. Quemados con un cuchillo, golpeados a cintarazos, sangrados. El niño ingresa aquí y es un resguardo temporal en el que les damos lo necesario para su sano desarrollo: escuela, salud, recreación, viajes, se les lleva al dentista, oculista, etc., No se sabe cuánto permanecerán aquí, puede ser un mes, hasta más detres años" dice Rosa Isela Enríquez, coordinadora operativa de Abrázame.

Explica que en el caso de Abrázame, los niños y las niñas son canalizados a través de la Pronnif únicamente y que los gastos los sufragan con donativos de empresas, asociaciones y demás apoyo de personas altruistas.

La organización se ubica a una cuadra del Bosque Venustiano Carranza, en la avenida Ocampo, número 1220 Oriente, y se mudaron a estas instalaciones luego de estar un breve tiempo en Matamoros donde comenzaron con esta labor de manera empírica.

"Se dio la necesidad de cuidar a unos niños en Matamoros, Coahuila, por la situación vulnerable en la que se encontraban, les dieron cobijo a esos niños en este momento y se vio la necesidad de apoyar a más niños en situaciones similares", cuenta.

Eso sucedió hace poco más de 11 años y en este tiempo han atendido a 188 casos, además de consolidar un modelo de atención integral para las y los menores.

El proceso de adopción únicamente lo lleva la Pronnif, con quien tienen contacto directo, y en este tiempo, pese a lo tortuoso y largo que puede ser el proceso de adopción, han logrado colocar a hermanos en una misma familia.

"Tenemos el caso de un matrimonio que se llevó a tres hermanos, eran de 14, 10 y 8 años y no los separaron; en diciembre se fueron en adopción dos hermanitos de 6 y 8 años juntos".

Rosa Isela Enriquez dice que la adopción debe ser un proceso largo debido a que la autoridad debe cerciorarse es la familia indicada, pues han tenido casos en donde los padres adoptivos después de un breve período, los regresan.

"Hubo un matrimonio que regresó a una de las niñas, nos dijo que no se adaptaban, que fue a mover mucho a la familia, eso no se hace. No creo que la adaptación fallida sea de los niños porque ellos traen mucho abandono, daño y necesitan afecto".

Abrázame cuenta únicamente con personal femenino. Los niños y las niñas les dicen tías. Son ellas quienes trabajan la parte afectiva materna, pues desarrollan "labores" parecidas a las de una madre.

"Que se cayó, '¿te pegaste?, te abrazo, no pasa nada, pórtate bien', hacemos mucho por sanarlos algunos se empiezan a resignar que no van a regresar con su familia, incluso algunos no quieren irse por la situación que vivieron, pero añoran otra familia".

La asociación atiende a niños de 3 a 12 años, sin embargo, cuando llegan con sus hermanos que rebasan el rango, hacen la excepción. Van a escuelas públicas por la mañana y llevan talleres por la tarde, con el fin de brindarles herramientas para enfrentar la vida después de los 18 años que es cuando tienen que abandonar el que fue su hogar.

Si usted quiere hacer algún donativo puede contactarlas a través de sus redes sociales: @abrazameac, Casa Hogar Abrázame AC en Facebook y abrazameac en Instagram.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...