14 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Internacional

Crece la brecha entre Trump y socios del G7

Estalla tensión entre el mandatario de EU y Trudeau luego de finalizar la cumbre

EFE
LA MALBAIE, CANADÁ, domingo 10 de junio 2018, actualizada 8:35 am

Enlace copiado

La cumbre del G7 finalizó en llamas ayer en La Malbaie, Canadá. El grupo de países más industrializados anunció que había consensuado un comunicado conjunto para tratar de evitar una escalada proteccionista, tras dos días de reuniones muy difíciles por el giro aislacionista de EU. La tensión estalló poco después.

Según el diario El País, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, criticó la política de Trump en su rueda de prensa de clausura y el presidente se revolvió vía Twitter poco después. Fiel a su estilo incendiario, imprevisible, anunció que había ordenado a sus representantes que no suscribieran el texto conjunto.

"Sobre la base de las falsas declaraciones de Justin en su rueda de prensa, y el hecho de que Canadá está gravando con aranceles masivos a nuestros ganaderos, trabajadores y empresas, he instruido a nuestros representantes para que no apoyen el comunicado mientras miramos los aranceles sobre los automóviles que entran en el mercado estadounidense", escribió Trump en su cuenta de la red social.

La cumbre fracasó estrepitosamente en el objetivo de rebajar las tensiones, empezando como empezó ya crispada, con reproches públicos de Trump a la Unión Europea y a Trudeau, y la réplica de Macron, que advirtió al neoyorquino que nadie es eterno y que el mercado de los seis países restantes superaba al EU.

Aun así, contra pronóstico, ayer EU, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón habían sido teóricamente capaces de consensuar un comunicado en el que acuerdan reducir aranceles y subsidios, de forma genérica, y se comprometían a modernizar la Organización Mundial del Comercio (OMC), organismo que Estados Unidos ayudó a crear en 1995 pero que el nuevo orden de Washington critica con dureza.

Tanto Macron como Trudeau afirmaron que el consenso incluía a la Administración de Trump. El texto recoge alguna demanda estadounidense, como el calificativo de "recíproco" para el libre comercio, además de "equitativo".

Pero en la rueda de prensa de clausura, Trudeau expresó su enfado con el presidente estadounidense y el magnate neoyorquino estalló. "Los canadienses somos amables y razonables, pero no nos van a avasallar", había enfatizado Trudeau. De nuevo, el primer ministro canadiense calificó de "insultante" que Washington haya usado el argumento de la seguridad nacional para subir los aranceles a sus productos, teniendo en cuenta, resaltó, que soldados de ambos países "han luchado hombro con hombro en tierras lejanas en conflicto desde la Primera Guerra Mundial".

Trump acusó al primer ministro canadiense de haberse comportado de forma "dócil" y "suave" en las reuniones, para luego "dar una una rueda de prensa después de que me haya ido diciendo que 'los aranceles de EU son algo insultante' y que no se dejará 'avasallar'. Muy deshonesto y débil. ¡Nuestros aranceles son una respuesta a sus tasas del 270% sobre los lácteos!", exclamó.

El paso de Trump por Quebec fue turbulento. Llegó tarde, se fue pronto, y durante su estancia combinó los elogios con amenazas de ruptura y frases gruesas, marca de la casa.

La incapacidad de convencer a Trump sobre la imposición de aranceles aduaneros a sus socios y principales aliados también quedó clara ayer cuando el presidente estadounidense ofreció una rueda de prensa minutos antes de abandonar de forma prematura la cumbre.

Un desafiante Trump amenazó a sus socios, y el resto de países del mundo, al afirmar que Estados Unidos dejará de comerciar con aquellos países que impongan aranceles a los productos estadounidenses.

Trump repitió su discurso que el resto de países se ha aprovechado desde hace décadas de Estados Unidos, que el comercio internacional es "injusto" para los estadounidenses y que "somos como la hucha que todos están robando", por lo que va a poner fin a esa situación.

El presidente estadounidense añadió que hará "lo que sea necesario" para que el comercio internacional sea justo con Estados Unidos.

En su comunicado final, el G7 se comprometió a "modernizar" la Organización Mundial del Comercio (OMC) para hacerla "más justa lo antes posible" y expresó su voluntad de reducir barreras comerciales, tanto arancelarias como no arancelarias, y subsidios.

El comunicado conjunto también condena a Rusia por el ataque químico en la localidad británica de Salisbury y la anexión de Crimea a la vez que el G7 se mostró listo a "tomar más medidas restrictivas" contra Moscú para "aumentar los costes" sobre el país.

"Exigimos a Rusia que cese su comportamiento desestabilizador, el debilitamiento de los sistemas democráticos y su apoyo al régimen sirio", añadió el comunicado.

En este sentido, Trump insistió ayer en que el G7 debería aceptar de nuevo a Rusia en su seno a pesar de que la propuesta fue rechazada por los otros seis socios en las discusiones mantenidas durante la cumbre.

'Rusia no pide volver al G7'

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró que Rusia "nunca" ha pedido ser readmitida en el G7, después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planteara esa posibilidad y los demás miembros del club la rechazaran.

"Nunca hemos pedido a nadie ser readmitidos", dijo Lavrov en una conexión con el Canal Uno de la televisión rusa.

El jefe de la diplomacia rusa recordó que cuando los países occidentales integrados en el entonces G8 decidieron expulsar a Rusia del club por la anexión de la península ucraniana de Crimea en 2014, Moscú se lo tomó como "su decisión".

"Trabajamos muy bien en otros formatos, como la OCS, el grupo BRICS y sobre todo el G20, donde comparten nuestras posturas. Y en el marco del G20 los ultimátum no bastan, hay que llegar a acuerdos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...