10 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Doctor en Casa

Ante el implacable sol

Las claves para prevenir un golpe de calor

SALMA MARTÍNEZ
Torreón, Coahuila, miércoles 15 de agosto 2018, actualizada 1:10 pm

Enlace copiado

La canícula es un fenómeno climático, que también es conocido como sequía de medio verano, y es el período en el que se registran las temperaturas más altas del año. Este fenómeno dura 40 días en los que se espera un calor extremo, las temperaturas llegan a subir hasta los 45° C.

El nombre de canícula se le dio antiguamente porque coincide con la visibilidad en el cielo de la constelación del Can Mayor con su gran estrella Sirio, la cual debido a su intenso brillo, incrementa el calor.

Este fenómeno se da en México entre los meses de julio y agosto, pocas veces llega a iniciar desde el mes de junio o extenderse hasta septiembre en la zona centro-sur del país. En las costas la temperatura llega a subir hasta los 50° C.

¿Cómo el golpe de calor afecta a nuestro organismo?

Como bien sabemos cuando nuestro cuerpo se expone a las altas temperaturas tiene ciertos efectos, como en el rendimiento de nuestro día a día, enfermedades en la piel, quemaduras, etc. Pero alguna vez te has preguntado ¿cómo afecta el calor a nuestro cuerpo y a nuestro cerebro?

El cuerpo humano tiene la capacidad de controlar su propia temperatura variada entre los 35° a 37° C. Este rango de temperatura es ideal para nuestro cerebro trabaje y pueda realizar acciones metabólicas de manera correcta, sin embargo, si nuestro cuerpo llega a rebasar estas temperaturas, puede colapsarse y sufrir graves daños.

¿Cuáles son los efectos que provoca el calor en el cerebro?

-El calor puede provocar confusión: el exceso de calor produce que el impulso nervioso se propague con mayor dificultad, lo que puede explicar que algunas personas sufran de confusión con las altas temperaturas.

-La fatiga y el insomnio también son efectos del calor en nuestro organismo: cuando estamos expuestos a un calor excesivo el cuerpo sufre cansancio constante e insomnio. El hipotálamo (encargado de controlar el sistema nervioso) regula los ciclos del sueño. Se guía por estímulos como la luz y la temperatura, que son indicadores para el cerebro de cuándo se debe inducir el sueño.

- El golpe de calor se produce cuando existe una falla en el ajuste de la temperatura del cuerpo: sus síntomas más comunes son la dificultad para respirar, se detiene la sudoración, insuficiencia renal, edema pulmonar, arritmias cardíacas. En los casos más severos se puede llegar a tener un shock, acompañado de delirios e incluso la pérdida de la conciencia, el golpe de calor afecta con más fuerza a los niños y ancianos, por lo cual en caso de sufrir uno, deben ser hospitalizados de inmediato.

-Daño muscular y circulatorio: cuando la temperatura rebasa los 40° C, el sistema termorregulador se pone en marcha para sacar todo aquel calor sobrante del cuerpo, esto provoca una disfunción en el sistema nervioso central y se llega a manifestar en forma de calambres debido a la falta de agua y sales. También se pude presentar como agotamiento, colapso circulatorio, daños musculares e incluso la pérdida de la conciencia.

-Cambios en el estado de ánimo: el calor moderado suele ser sano y estimulante, sin embargo a partir de ciertos niveles su impacto, es muy negativo para el cuerpo y la mente, y crea un estado negativo en general. El calor extremo pone a la persona en una situación estresante que le produce aturdimiento, irritabilidad, confusión, y esto es lo que llega a generar cambios bruscos de humor.

¡Protégete!

El ser humano dispone de mecanismos naturales para manejar las temperaturas del cuerpo y regular el calor corporal, pero cuando las temperaturas aumentan de una manera exagerada las consecuencias pueden llegar a ser muy peligrosas y en muchos de los casos el calor puede agravar los síntomas de algunas enfermedades.

Por lo tanto ante las temperaturas extremas que están atacando al país, se recomienda tomar las siguientes medidas necesarias para evitar los efectos mencionados anteriormente:

1. Bebe agua o líquidos con frecuencia, aunque no sientas sed, en especial cuando estés realizando alguna actividad física. Nuestro cuerpo debe estar siempre bien hidratado.

2. Modera las bebidas que contienen cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que te pueden hacer perder más líquidos corporales.

3. Presta especial atención a niños y adultos mayores, pues aunque todos estamos expuestos a los efectos del calor, los niños y ancianos pueden estar un poco más vulnerables a estos. Cuida de sus enfermedades, pues con el calor y la deshidratación pueden agravarse.

4. Debes permanecer el mayor tiempo que te sea posible en lugares frescos, bajo la sombra o climatizados.

5. Evita realizar actividades físicas o deportivas al aire libre en las horas más calurosas del día, entre las 12:00 del medio día y las 5:00 de la tarde.

6. Se recomienda usar ropa, ligera y holgada para que te permita transpirar con formalidad.

7. Jamas dejes a una persona encerrada dentro de un coche estacionado, en especial a niños y ancianos.

8. En caso de sentir algunos de los síntomas relacionados con las altas temperaturas por más de una hora sin mejora, debes acudir de manera inmediata con el médico.

9. Mantén tus medicamentos en un lugar fresco, pues el calor y las altas temperaturas pueden llegar a afectar su composición y su efectos.

10. Las comidas ligeras como ensaladas, frutas, verduras y zumos te pueden ayudar a recuperar las sales perdidas con el sudor.

Evidentemente las altas temperaturas son una factor de riesgo para las seres vivos, tanto los humanos como los animales se ven afectados con estos fenómenos naturales inevitables, pero siempre podemos estar alerta tomando las precauciones necesarias.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...