16 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Siglo Nuevo

Balkrishna Doshi

Espiritualidad en las formas y espacios

Daniela Ramírez Cervantes
martes 08 de enero 2019, actualizada 5:17 pm

Enlace copiado

La obra de Doshi se caracteriza por su preocupación por integrar la arquitectura en la vida cotidiana de su país, respetando la Cultura India, a la vez que responde a las necesidades urbanas mediante el uso de la tecnología moderna.

De apariencia sencilla y mentalidad sin límites, Balkrishana Doshi es un arquitecto reconocido a nivel internacional y un hombre anclado a las costumbres que se destejen de la cultura de la India, tierra que lo “engendró” y le enraizó el amor por las tradiciones.

Compromiso social, unido al respeto por las herencias culturales de su país, es la esencia de este profesional de la arquitectura que este año recibió el Premio Pritzker 2018, el reconocimiento más prestigioso de cuantos se conceden a la trayectoria de un arquitecto.

A sus 91 años de vida, ha sido fiel a la naturaleza de la profesión: mejorar la calidad de vida de las personas. Esto dejando fuera cualquier tendencia o moda, para él eso no tiene trascendencia. Su trabajo va más allá de formas y espacios, sus obras están impregnadas de conocimiento, aceptación y del cultivo de la esencia inmaterial de sí mismo.

La obra de Doshi se caracteriza por la preocupación de integrar a la arquitectura en la vida cotidiana de su país, respetando la Cultura India, a la vez que responde a las necesidades urbanas mediante el uso de la tecnología moderna.

Es bien sabido que la India se destaca por todas las manifestaciones culturales, como lo son las artes, las danzas, la cerámica, la escultura, la pintura, la música, la gastronomía, y por su puesto, la arquitectura. Muchas de sus costumbres y tradiciones se han dado a conocer en otros países debido a sus grandes resultados. El trabajo de Balkrishana Doshi es también responsable de que el mundo vuelque la mirada hacia ese país, en donde descansan sus sólidas creaciones.

/media/top5/Doshi01.jpg

Amdavad ni Gufa es una galería de arte subterránea en Ahmedabad, India. Foto: VSF

ARQUITECTURA COMPROMETIDA CON LA SOSTENIBILIDAD

Su preocupación por la sostenibilidad y el siempre tratar de llevar a cabo una arquitectura seria, fueron características que lo proyectaron para ser elegido como el ganador del premio antes mencionado, el cual concede la Fundación Hyatt.

“Doshi es muy consciente del contexto en el que se encuentran sus edificios. Sus soluciones tienen en cuenta las dimensiones sociales, ambientales y económicas, y por lo tanto su arquitectura está totalmente comprometida con la sostenibilidad, además siempre ha creado una arquitectura seria, nunca llamativa o seguidora de tendencias y con un profundo sentido de responsabilidad y un deseo de contribuir a su país y su gente a través de una arquitectura auténtica de alta calidad”, resaltó el fallo del jurado de tan prestigiado reconocimieto.

En un texto publicado por The New York Times Style Magazine titulado Un rebelde con causa se describen que Doshi es el primer arquitecto indio distinguido con este galardón, y también el de mayor edad. “Los Pritzker rompen de esta manera la tendencia de los últimos años de condecorar a profesionales más jóvenes, para los cuales el premio supone un impulso de popularidad importante para su carrera, y opta por dotar de reconocimiento y prestigio a un arquitecto de 90 años que siempre se ha mantenido lejos del star-system mediático”.

/media/top5/Doshi02.jpg

Sangath, estudio del Arquitecto Balkrishna Doshi. Foto: VSF

Lo que también le gusta a Doshi, es dialogar con las nuevas generaciones, y en su afán de socializar el conocimiento, se le atribuye el ser el fundador de una de las instituciones educativas más importantes de la India dedicada a la enseñanza de la arquitectura: el Centre for Environmental Planning and Technology en Ahmedabab, así como de la Fundación Vastushilpa, que el propio arquitecto dirige en su taller-estudio, llamado Sangath, un término que en sánscrito (lengua clásica de la India) significa “avanzar juntos” y que el profesional define como “un santuario de cultura, arte y sostenibilidad donde uno aprende, desaprende y vuelve a aprender”, se puede leer en el escrito Un rebelde con causa.

VIDA Y OBRA

Doshi nació el 26 de agosto de 1927. Comenzó sus estudios de arquitectura en 1947, el año en que India declaraba su indepedencia, ese dato es importante para su carrera que siempre ha querido reflejar en sus obras a la nueva nación, la que respeta las tradiciones, pero mira al futuro y acepta los cambios.

Estudió su profesión en Bombay, aunque después viajó a Europa para trabajar en el estudio de Le Corbusier, a principios de los años 50, y con el arquitecto Jean-Louis Véret en la Sarabahai Haouse, de acuerdo a la revista Architectural Review.

Influenciado en un primer momento por Le Corbusier, Doshi regresó a su país para abrir en 1956 su estudio Vastushilpa, en Ahmedabad, donde ha concretado la mayor parte de su trabajo. Desde ahí empezó a diseñar edificios con reminiscencias del pasado histórico de la India y de su infancia, con un estilo tan funcional como poético.

Para él la arquitectura es una extensión del cuerpo que se relaciona con el clima, el paisaje y el urbanismo, un principio que ha aplicado a diseños de viviendas privadas, instituciones culturales o edificios públicos.

Entre sus obras destacan el Aranya Low Cost Housing en Indore (1983- 1986), un ambicioso proyecto que proporcionó alojamiento a 60 mil personas con un sistema de casas, patios y pasillos laberínticos que replicaba los modelos tradicionales de las ciudades indias.

/media/top5/Doshi03.jpg

Vivienda perteneciente al proyecto Aranya. Foto: VSF

Otra de sus obras, es el complejo de casas construido en 1973 para la Life Insurance Corporation, de una extrema simplicidad. Así mismo el Instituto Indio de Management en Bangalore, inspirado por las ciudades y templos tradicionales de la India. También el campus para la Universidad CEPT, en Ahmedabad, donde el racionalismo de algunos de los edificios se mezcla con otros de estilo casi lunar, pero siempre con una máxima integración con la naturaleza.

Estas experiencias lo han llevado a crear un arquitectura y un urbanismo que mezclan el modernismo internacional con una lectura de las tradiciones de la India.

En la actualidad sigue educando a jóvenes estudiantes. Los inmuebles educativos retoman la época estudiantil del arquitecto, pues él tomaba algunas clases debajo de un árbol y pretende que los jóvenes conecten con su entorno cultural.

SU SELLO

“La vida celebra cuando el estilo de vida y la arquitectura se funden”, es el lema que ha dirigido su trayectoria, como arquitecto y como profesor.

“Yo defino la arquitectura como un organismo vivo. Es un lugar donde vives y celebras la vida. Creo que la arquitectura evoluciona, es muy simar a la evolución de la vida. Cuando tú habitas con vida estás constantemente cambiando y modificando según la situación”.

Balkrishana Doshi más que practicar la arquitectura, está constantemente aprendiendo sobre la vida, el comportamiento de los lugares y las personas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...