21 de abril de 2019 notifications
menu
Siglo Nuevo

Villa del Carbón

Las joyas escondidas de un pueblo mágico

Redacción Siglo Nuevo
miércoles 09 de enero 2019, actualizada 5:17 pm

Tras ser nombrado Pueblo Mágico en 2015, el lugar resguarda zonas increíbles como las presas Del Llano y Taxhimay, que ofrecen múltiples actividades ecoturísticas a sus visitantes, además de bellas postales. Un destino propio para recorrer en vacaciones de fin de año.

Este Pueblo Mágico, ubicado al sur del Estado de México, está enmarcado por estrechas calles empedradas que limitan plazas como la de Hidalgo e iglesias como la de San Francisco de Asís, que se encuentra junto a la Plaza Independencia.

También sobresalen sus casas antiguas con techos de teja, muchas de ellas habilitadas como tiendas que ofrecen desde artesanías, chamarras, calzado y cinturones de piel. Del mismo modo tapetes y sarapes de lana, no solo en invierno, sino en cualquier época del año.

Villa del Carbón se esconde en la Sierra de Monte Alto, una región de parajes boscosos de encino, pino y oyamel. Aquí es donde se encuentra escondido entre las copas de los árboles, el parque Presa del Llano, que ha adquirido fama tanto en el Estado de México como en la capital del país, por ofrecer en un mismo sitio ecoturismo, turismo familiar y deportes extremos.

/media/top5/VilladelCarbon01.jpg

Presa del Llano. Foto: Notimex

El municipio presenta tres características de relieve: la primera corresponde a las zonas accidentadas y abarca el 57% de la superficie, la segunda está integrada por zonas semiplanas y comprende el 34% y la tercera corresponde a zonas planas que aglomera el 9% de la superficie.

El clima es templado la mayor parte del tiempo, aunque en invierno es frío. Las heladas fuertes son en febrero, marzo, agosto y septiembre. La temperatura media es de 20ºC con humedad constante.

Familias completas o grupos de amigos acuden a esta presa, ubicada a 25 minutos del centro de Villa del Carbón y pueden, incluso, pasar la noche en alguna de sus 26 cabañas ecológicas, habilitadas con calentadores solares. Además de disfrutar de la tirolesa, paseos a caballo, lancha de remos, zona de campismo y restaurantes que ofrecen comida típica, como quesadillas de masa azul, tacos y las clásicas gorditas de chicharrón.

La presa, que toma un color verde jade que contrasta con un cielo completamente azúl, también funciona como abastecedor de agua alrededor de los pueblos vecinos.

/media/top5/VilladelCarbon02.jpg

Ruinas de San Luis de las Peras en la presa Taxhimay. Foto: Notimex

Los alimentos típicos del municipio son la barbacoa de carnero, carnitas de cerdo y sus derivados como el chicharrón y la longaniza. Entre los guisos especiales que se ofrecen en solemnidades y fiestas populares figuran los buñuelos, mole rojo y verde, tamales para acompañar la comida en lugar de tortillas, guajolote en mole verde o pepita y pollo con mole.

PRESA TAXHIMAY

Villa del Carbón también resguarda la presa San Luis Taxhimay, cuyas aguas esconden las ruinas del antiguo pueblo de San Luis de las Peras, inundado en los años 30 para dar paso a la construcción de la presa. Se trata de un sitio ideal para practicar esquí, velerismo y pesca deportiva. Además de que se puede acampar.

Así, Villa del Carbón es un Pueblo Mágico que conserva a la fecha el esplendor de la época colonial, cuando su principal actividad económica era la explotación del carbón, ahora el turismo es su principal fuente de ingresos, y sus bosques y presas su mayor tesoro.

PARA VISITAR

Durante el recorrido también se puede visitar la Iglesia de la Virgen de la Peña de Francia, una construcción del Siglo XVIII de estilo romántico, con dos imponentes torres de piedra, traída por los españoles de Salamanca y cuya fiesta, el 8 de diciembre pone al pueblo de color.

/media/top5/VilladelCarbon03.jpg

Iglesia de San Francisco de Asís. Foto: EFE /Felipe Guerra

La Casa del Recuerdo de Ofe es un lugar de peregrinación, un museo comunitario en el que la señora Ofelia Reyes, se ha dedicado a conseguir, rescatar y reunir una completa colección de reliquias del pueblo, que narran tanto las raíces como la identidad de sus habitantes.

Villa del Carbón es considerada la capital mundial del botín charro, su elaboración, es una tradición artesanal con más de cien años. Los más de cincuenta talleres que se encuentran en la zona industrial, mantienen sus puertas abiertas como un atractivo más para los turistas nacionales y extranjeros.

Con el paso de los años, la oferta gastronómica ha logrado convertirse, al igual que la tradición hotelera de pequeñas cosas coloniales, en uno de las mayores razones para disfrutar de un fin de semana en familia o en pareja.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...