23 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Internacional

Insiste en renegociar el acuerdo del Brexit

La primera ministra Theresa May no promoverá la convocatoria de un nuevo referéndum

EFE
LONDRES, REINO UNIDO, martes 22 de enero 2019, actualizada 8:11 am

Enlace copiado

La primera ministra británica, la conservadora Theresa May, descartó ayer explorar vías alternativas a su plan del Brexit, como un segundo referéndum, e insistió en renegociar la cláusula sobre Irlanda del Norte, el aspecto más controvertido del acuerdo que tumbó el Parlamento la semana pasada.

La jefa de Gobierno espera presentar ante la Unión Europea nuevas propuestas sobre el mecanismo diseñado para evitar una frontera entre las dos Irlandas, a pesar de que Bruselas ha rechazado hasta ahora reabrir el pacto que se selló a finales de noviembre.

En los próximos días, May se reunirá con algunos de los diputados conservadores más euroescépticos y sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) -cuyo veto evitó que se aprobara el texto- para buscar fórmulas que puedan mitigar sus críticas.

"Después llevaré las conclusiones de ese diálogo de vuelta a la Unión Europea", detalló la mandataria conservadora.

May compareció en la Cámara de los Comunes, obligada por la oposición, para exponer su "plan B", después del amplio rechazo que sufrió su acuerdo, que fue descartado por un margen de 230 votos.

La oposición laborista la urgió a descartar cuanto antes la posibilidad de que el Reino Unido se vea abocado a una salida no negociada de la UE el próximo 29 de marzo, pero la jefa de Gobierno se negó.

La única opción para excluir por completo esa variante, argumentó, sería revocar la activación del artículo 50 del Tratado de Lisboa y cancelar el Brexit, algo a lo que no está dispuesta, dado que iría en contra del resultado del referéndum de 2016, en el que el 51,9 % de los votantes optó por abandonar la UE.

Aunque admitió que es posible pedir una extensión del plazo para salir del bloque, alertó de que el resto de países comunitarios podrían negarse.

"Es muy improbable que la Unión Europea acepte extender el artículo 50 sin un plan sobre cómo pensamos aprobar un acuerdo", esgrimió.

Tampoco promoverá la convocatoria de un nuevo plebiscito, indicó, al considerar que pondría en riesgo la "cohesión social" y minaría la "fe en la democracia" de los británicos.

Ante la falta de otras alternativas por parte del Gobierno, diputados de diversas formaciones amenazan con intentar aumentar su control sobre el proceso del Brexit.

El próximo día 29, el Parlamento tiene previsto someter a votación una moción "neutra", que en principio se limitará a constatar que los parlamentarios han tenido la oportunidad de debatir los planes de la primera ministra.

Los diputados podrán, sin embargo, presentar enmiendas a esa cláusula, con lo que pueden tratar de forzar al Gobierno a modificar su hoja de ruta. La diputada laborista Yvette Cooper ha avanzado que planea presentar una enmienda que obligaría a May a solicitar una extensión del plazo de salida de la UE si no ha logrado aprobar un acuerdo a finales de febrero.

Otra posible enmienda, desarrollada por el conservador Dominic Grieve, aspira a alterar el procedimiento parlamentario habitual para facilitar que diputados ajenos al Gobierno marquen la agenda de la cámara, lo que allanaría el camino para que se votaran planes alternativos a los de May.

La opción de celebrar un segundo referéndum podría también aparecer en una enmienda, si bien será el presidente de los Comunes, John Bercow, quien decidirá qué cláusulas se someten finalmente a votación. Si la primera ministra decide volver a presentar el pacto de salida ante los diputados, quizás con alguna modificación, esa votación no se espera al menos hasta febrero.

Bruselas guarda silencio ante el plan de May

La Comisión Europea y el Consejo Europeo optaron ayer por mantenerse en silencio ante la comparecencia de la primera ministra británica, Theresa May, en la Cámara de los Comunes para exponer sus planes de cara al “brexit”, donde ha expresado su intención de volver a Bruselas para tratar la frontera irlandesa.

“Si tenemos algo que decir, lo diremos mañana (hoy)”, dijo un portavoz del Ejecutivo comunitario, en referencia a la rueda de prensa diaria que organiza esta institución.

Una portavoz del Consejo señaló, por su parte, que “no hay comentarios en este punto”, rehusando así pronunciarse sobre la propuesta de May, que rechazó hoy convocar un segundo referéndum sobre el “brexit”, pese a que el acuerdo de salida acordado con la UE no ha logrado superar el trámite de la ratificación en el Parlamento británico.

May explicó a los diputados su intención de volver a Bruselas para abordar la polémica salvaguarda para evitar una frontera en la isla de Irlanda, un asunto que las instituciones consideran cerrado por formar parte del acuerdo de salida al que el Gobierno británico dio su apoyo.

El ministro de Asuntos Exteriores de la República de Irlanda, Simon Coveney, dejó hoy claro que su país rechaza cualquier límite temporal a la solución para evitar que haya una frontera física entre su país y la provincia británica de Irlanda del Norte, un asunto en el que el resto de socios europeos han cerrado filas en apoyo a la República de Irlanda desde el principio de las negociaciones.

Coveney realizó estas declaraciones ante la posibilidad evocada por Polonia, a través de su ministro de Exteriores, de poner un límite de cinco años al plan de salvaguarda irlandés.

Elimina tasa

Mientras continúa la incertidumbre:

=> Sobre los términos de la futura salida británica de la UE.

=> May anunció que eliminará la tasa de 65 libras que tienen que pagar los comunitarios para pedir el 'estatus de asentado' que les otorgará el derecho a seguir en el país.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...