20 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Deportes

Murray se realiza otra operación de cadera

Es probable que el escocés ya no vuelva a jugar tenis

AGENCIAS / PARÍS, FRANCIA.-
PARÍS, FRANCIA, miércoles 30 de enero 2019, actualizada 9:34 am

Enlace copiado

Andy Murray se operó nuevamente la cadera, recibiendo un implante de metal un año después de la primera operación.

El tenista británico, ganador de tres títulos de Grand Slam, escribió ayer un mensaje en Instagram en el que dijo que se operó en Londres.

"Me siento un poco maltrecho y magullado en estos momentos", dijo Murray, "pero con suerte será el fin de mis dolores en la cadera".

Lo que no se sabe es lo que vaya a significar esto para el futuro de Murray, de 31 años, en el tenis. Antes del Abierto de Australia, donde quedó eliminado en la primera ronda el 14 de enero, Murray dijo que contemplaba retirarse en algún momento en el 2019 _ y que era posible que ese torneo fuese el último de su carrera.

El mensaje en Instagram incluía dos fotos: una de Muray en una cama de hospital y otra de una radiografía.

"Ahora tengo una cadera de metal, como ven", escribió Murray. También confirmó que su sentido del humor sigue intacto, diciendo: "y al parecer un poco de barriga".

La noche que perdió contra Roberto Bautista Agut en Australia, Murray dijo que decidiría pronto si se volvía a operar.

"Tengo la opción de operarme de nuevo, que es un poco más severo que lo que me hicieron antes ...lo que me permitirá tener una mejor calidad de vida y estar sin dolor. Es algo que estoy ponderando seriamente ahora ", dijo entonces. "Algunos deportistas se han hecho eso y han regresado a las competencias. Pero obviamente no hay garantías. La razón para operarme no es para regresar al deporte profesional, es solamente por una mejor calidad de vida".

TRAVESÍA DOLOROSA

Todo comenzó después de Roland Garros de 2017.

Murray, aún número uno del mundo, perdió en semifinales de ese torneo ante Stan Wawrinka y la cadera comenzó a torturarle.

El escocés, que había completado un fantástico 2016, llevaba un 2017 gris endulzado únicamente con el título en Dubai.

Las alarmas sobre su estado se despertaron cuando cayó ante Jordan Thompson en la primera ronda de Queen's, pero esto no se supo hasta tiempo después. El escocés no acudió a los Masters 1.000 de Cincinnati y Canadá, en el que cedió el número uno ante Rafael Nadal, y poco antes del comienzo del US Open anunció su baja.

Empezó entonces a hablar abiertamente del dolor en la cadera.

Acabada la campaña, Murray pone el punto de mira en el torneo de Brisbane, pero una vez más decide no competir. Esta vez ya no habría vuelta atrás y transcurridos escasos días de enero anunció que se había sometido a una cirugía en la cadera y que estaría varios meses fuera de las canchas.

La vuelta se complicó y, pese a que la federación de tenis del Reino Unido creó varios Challengers para su retorno en mayo sobre pista dura, la superficie más amable para sus desplazamientos, el escocés atrasó el regreso hasta la temporada de pasto.

Fue en Queen's, cuando un aclamadísimo Andy Murray saltó a la pista, 342 días después, para enfrentarse contra su amigo Nick Kyrgios en la primera ronda del torneo londinense.

Una pareja batalla a tres sets marcó su primera derrota del año, pero dio esperanzas sobre una recuperación completa. Por aquel entonces, su ránking se alejaba ya del 150 del mundo.

Varios partidos después y tras tener que renunciar a Wimbledon y a los cuartos de final de Washington, vuelve a ganar en Grand Slam, ante el australiano James Duckworth, pero el español Fernando Verdasco le apea en segunda ronda del US Open y en cuartos de final del ATP 250 de Shenzhen, poniendo punto y final al 2018.

Con el objetivo de preparar mejor la temporada 2019, el escocés toma semanas y semanas de entrenamiento que terminan con una dramática rueda de prensa en la previa del Abierto de Australia, en la que anunció su retirada este mismo año, soñando con una despedida en Wimbledon.

La operación de cadera en Londres y la prótesis de metal en ella, quizás no le permitan, a sus 31 años, volver al máximo nivel, pero puede que sí le deje vivir en paz y sin dolor; algo que Murray se merece.

31

AÑOS de edad tiene Andy Murray, quien tiene tres títulos de Grand Slam en su carrera.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...