24 de abril de 2019 notifications
menu
Personaje. Cultura

Amparo Ochoa, la voz que acompañó la lucha social

AGENCIAS-EL SIGLO DE TORREÓN
CIUDAD DE MÉXICO, sábado 09 de febrero 2019, actualizada 12:03 pm

Considerada un pilar de la música popular mexicana del siglo XX, la cantautora Amparo Ochoa, quien recientemente cumplió 25 años de fallecida, es el personaje de la semana de quien se comparten algunos datos biográficos.

Nacida en Culiacán, Sinaloa, el 29 de septiembre de 1945, María Amparo Ochoa Castaños, alternó a lo largo de su carrera artística con los grandes folcloristas como la argentina Mercedes Sosa, y llegó a ofrecer conciertos en ex Alemania Oriental, Cuba, Argentina, Perú y Chile.

Entre las canciones que le dieron mayor popularidad se encuentran Yo pienso mi pueblo, La chilindrina, El barzón, Tierra húmeda, Canciones de la revolución mexicana y Para un despertar un negrito, del poeta cubano Nicolás Guillén.

Desde su infancia, mostró su talento vocal cuando cantaba en casa junto a su padre Don Chano y en los actos escolares; en 1965, participó y ganó un concurso en Culiacán con la canción llamada Hermosísimo lucero.

Desde entonces, “Vida”, como la llamaban sus familiares, empleó la música para defender temas sociales, tanto mexicanos como del resto de Latinoamérica.

En su ciudad natal, se dedicó a la docencia en La Palma, Villa Ángel Flores y Tierra Blanca, en Sinaloa, sin dejar de lado el canto, incluso algunas clases las impartía cantando.

Impulsada por su hermana para que se enfocara por completo a la música, Amparo Ochoa llega a la Ciudad de México en 1969, año en el que ganó el primer lugar en un concurso de aficionados organizado por la emisora XEW, posteriormente se inscribió en la Escuela Nacional de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Su interés por cantar de manera profesional surgió tras los acontecimientos de 1968 en México, después conoció a Oscar Chávez, a Salvador Ojeda y a los Folkloristas, con quienes cantó en la UNAM.

Amparo cantaba en la Universidad, en la Casa del Lago, en los bares, en las cafeterías, y en las primeras peñas de la época con canciones de temáticas sobre la vida, por las causas sociales, por los obreros, por los estudiantes y por acabar con las diferencias sociales.

Con el éxito en sus manos, la artista llevó su mensaje a escenarios de todo México y Latinoamérica, Estados Unidos, Europa y El Caribe, que la convirtieron en “La voz de México”.

En 1971, grabó su primer LP De la mano del viento y tres años después sacó otro material discográfico en solidaridad con el pueblo chileno después del golpe de estado en el que fue derrocado Salvador Allende.

Durante sus 25 años de carrera, grabó 21 discos en los que destacaron canciones como La maldición de la Malinche, de Gabino Palomares, Por medio de la lectura y Jacinto Cenobio.

Amparo Ochoa es considerada como un pilar de la música popular mexicana del siglo XX, que además de cantó en las lenguas indígenas náhuatl, chontal y mayo.

El 8 de febrero de 1994 falleció en su ciudad natal, víctima de cáncer de estómago.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...