25 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas Social

las palabras tienen la palabra

EL DESASTRE ES QUEDARSE SIN ASTROS
NOSOTROS, sábado 16 de febrero 2019, actualizada 4:31 am


El desastre es quedarse sin astrosEl desastre es quedarse sin astros

Seguramente, usted ya sabe - yo se lo he mencionado muchas veces en este espacio -que las etimologías nos ayudan mucho para encontrar las relaciones que hay entre diferentes palabras, algunas de éstas - las relaciones - son francamente sorprendentes, y si lo pensamos bien, frecuentemente tienen una gran dosis de lógica.

Le voy a dar un ejemplo: Diversas calamidades, guerras, pestes o terremotos, eran atribuidas a la influencia de los astros y aún piensa de esa manera una gran parte de la humanidad. Incluso, hoy en día, vemos en muchas publicaciones los horóscopos que tanto gustan a la gente, porque les da la impresión de saber lo que les depara el futuro.

La palabra desastre es como un mal astro; sí, hay una relación entre los astros y los des-astros o des-astres, que se suponía eran causados por astros malos que tenían la mala leche de andar perjudicando a la gente inocente. ¡Ah, qué gachos, los astros!

Los lunáticos se decía que estaban así - o sea, un poco torpes y buenos sólo para casi nada - por influencia de la luna, de ahí su nombre adjetivo de lunáticos.

Una fibra y una hebra en realidad son la misma cosa. La palabra original de hebra, en latín, era fibra, pero con el tiempo - como sucede normalmente con las palabras - la letra efe se convirtió en hache y luego ¡se quedó muda! El hecho es que ahora fibra y hebra ya no tienen el mismo significado.

Algo parecido sucedió con la fragua y la fábrica. Fragua viene de fávrega y ésta del latín fábrica. La raíz de fábrica es faber, que significa "artífice", o sea, "el que hace". En la fábrica se hacen cosas, se fabrican productos… y en la fragua también, sólo que ésta ya quedó sólo para referirse a cierto tipo de fábrica donde se trabaja el hierro a punta de calor.

A muchas mujeres y hombres les encantan los cosméticos. ¿Y la palabra no le suena a "cosmos"? "Pues no mucho", dirá usted; ahí sí parecen cosas demasiado disímbolas como para establecer una relación, pero sí lo hay. Permítame comentarle.

El cosmos es el universo. En el universo, hay muchísimos elementos, estrellas, planetas, astros, en fin millones de cuerpos que están ahí en el cosmos, pero todo está en su lugar. Si no fuera así, chocaríamos unos con otros y todo sería el caos.

¿Por qué no chocamos? ¿Por qué no hay un caos universal? Porque hay un orden, un arreglo para que cada elemento esté ahí y si se está desplazando, pues que siga una trayectoria determinada. Pues los cosméticos son también para poner orden, para darle a la cara un arreglo determinado, una armonía de colores o una eliminación de elementos desagradables.

Entonces, la palabra cosmético implica "arreglo u orden", como el que hay en el cosmos. Aunque yo tengo algunas amigas que se ponen el maquillaje en plan totalmente caótico y así circulan tan tranquilas por el mundo.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: donjuanrecaredo@gmail.com. Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

¿Es oxinomoro u oxímoron? Le pido si puede dar la definición. Julieta Morales.

LE RESPONDO:

La palabra correcta, según el Diccionario de la Lengua Española, es oxímoron (con acento en la i), y se refiere a la combinación de dos palabras con significado opuesto que originan un nuevo sentido. Por ejemplo: el ruidoso silencio.

LAS PALABRAS TIENE LA PALABRA:

El secreto de ser feliz no está en tener todo lo que quieres, sino en querer todo lo que tienes.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...