22 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

El Chapo ¿trofeo de aparador?

Guzmán es un logro en el plan de descabezar las estructuras de poder de las organizaciones narcotraficantes, el flujo de droga en EUA no se ha frenado

AGENCIAS
NUEVA YORK, EUA, domingo 17 de febrero 2019, actualizada 10:55 am

Enlace copiado

El espectáculo del juicio contra el narcotraficante mexicano Joaquín El Chapo Guzmán terminó esta semana en la ciudad de Nueva York con el resultado esperado: 10 declaraciones de culpabilidad para el capo del Cártel de Sinaloa, el mayor trofeo de la historia para Estados Unidos en su guerra contra las drogas.

El premio esconde una falacia. Si bien es cierto que la condena (y, dentro de tres meses, sentencia) de Guzmán es un logro en el plan de descabezar las estructuras de poder de las organizaciones narcotraficantes, el flujo de droga no se ha frenado, al contrario. ¿Cómo teniendo a El Chapo en la cárcel cada vez hay más droga en las calles de Estados Unidos?

"La guerra contra las drogas es un completo fracaso. El veredicto contra El Chapo no cambiará nada", auguró uno de los abogados de Guzmán, Eduardo Balarezo, después de escuchar 10 veces la palabra "culpable" sobre su cliente.

"¿Va a frenarse el flujo de cocaína después de este juicio? ¡Claro que no!", se sumaba Jeffrey Lichtman, otro de los integrantes del equipo de la defensa.

Los estudios respaldan su tesis. De acuerdo con cifras oficiales, las muertes por sobredosis de cocaína en Estados Unidos aumentaron en más de 34% -14 mil estadounidenses- en 2017, último año del que se tienen cifras. Se estima que casi 5 millones de personas consumen regularmente cocaína en el país, un 2% de la población, cifras que se han mantenido invariables durante al menos una década.

La demanda doméstica de drogas sigue escalando en Estados Unidos. La mayoría de las oficinas regionales de la Agencia Antidrogas (DEA) aseguran que la cocaína es muy accesible en su área de control; en cinco de ellas la disponibilidad ha aumentado en los últimos tiempos.

"Nada de lo aprendido en el juicio va a hacer nada para reducir el problema de las drogas ilícitas en Estados Unidos" asegura Ethan Nadelmann, expresidente y fundador de la Drug Policy Alliance, organización que trabaja para acabar la guerra contra las drogas, en declaraciones.

Para el experto, el juicio ha sido "interesante" en los detalles que se han hecho públicos durante el proceso de tres meses maratonianos, pero de nada ha servido para avanzar en la lucha contra la drogadicción ni para frenar el flujo de drogas hacia Estados Unidos.

El gobierno estadounidense y el juez de la causa, Brian Cogan, se encargaron de antemano de que no se hablara de los flujos inversos: de armas y dinero ilícito hacia el sur, cerrando el círculo virtuoso del crimen organizado y perpetuando una situación que las estrategias actuales no han conseguido aplastar.

"Hay algunos que dicen que la guerra contra las drogas no merece la pena combatirse. Esta gente está equivocada". El fiscal de distrito de Nueva York, Richard Donoghue, en el frenesí del veredicto, no pudo hacer más que felicitarse tras décadas de trabajo para acabar con El Chapo, recurriendo a los lugares comunes en estas ocasiones: hay que acabar con la gente que "inunda" e "infesta" las calles de Chicago, Los Ángeles o Nueva York de "veneno".

La afectación real de poner a Guzmán en una cárcel de máxima seguridad para el resto de su vida en relación con la lucha contra las drogas es más dudosa.

En su más reciente informe anual, la Agencia Antidrogas de EUA (DEA) confesaba que el Cártel de Sinaloa mantenía en 2018 "la mayor y más expansiva huella internacional" de entre todas las organizaciones criminales mexicanas y que seguía creciendo en Estados Unidos. Ello, pese a que hacía un año que El Chapo estaba encarcelado en una cárcel de Manhattan con ninguna opción de comunicación con el exterior.

Descabezar cárteles no parece ser una solución. "Tenemos que ver por qué hay esta necesidad de drogas en EUA. Eso es lo que debería estar sucediendo, esa es la guerra contra las drogas que deberíamos estar luchando2, dijo el abogado Lichtman tras perder el caso.

Para Nadelmann, la sentencia de Guzmán sólo será un detalle en todo este ámbito, casi una anécdota de la narrativa y la historia del narcotráfico. "La guerra contra las drogas está abocada al fracaso porque está basada en una visión equivocada de que la policía, los fiscales y los militares deben jugar un rol predominante para regular lo que es esencialmente un mercado global de producto", explicó.

El experto ve el problema del narcotráfico como un asunto casi comercial transfronterizo en el que la política de "medidas prohibicionistas" obliga a "perseguir y destruir las más poderosas y flagrantes organizaciones narcotraficantes", sin tener en cuenta que, quizá, el problema radica en otra parte.

Mientras la demanda no se suprima desde la Unión Americana, la oferta proveniente principalmente de los cárteles de México seguirá existiendo. A fin de cuentas, como explica Nadelmann, los capos narcotraficantes "son, fundamentalmente, creaciones del acercamiento fallido del prohibicionismo en el control de las drogas".

La caída definitiva de Guzmán no implica ningún gran cambio en el mundo del narcotráfico, más allá de un cambio de nombres. Seguirán el paso de droga, la violencia, los asesinatos, el lavado de dinero, las armas…

El propio Chapo lo dijo claro en la famosa entrevista que dio al actor Sean Penn para la revista Rolling Stone. "El día que yo no exista, esto no va a mermar, lo que es nada, el tráfico de drogas. Eso es falso", sentenció en la grabación.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...