22 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

Marina de Tavira habla de su proceso de trabajo con Cuarón

Se enfrentó a la vida misma en Roma

EFE
ESPAÑA, viernes 22 de febrero 2019, actualizada 8:53 am

Enlace copiado

Sin guión, por deseo expreso e intencionado de Alfonso Cuarón, rodar Roma fue "enfrentar la situación como en la vida misma, con sorpresas, caos y pequeñas trampas que no esperabas", asegura Marina de Tavira, nominada al Oscar a mejor actriz secundaria.

Llegará a la gala de este domingo en Los Ángeles tan contenta como sorprendida y agradecida, por ser "una actriz mexicana que está con esas actrices tan reconocidas", asegura sobre sus compañeras de nominación, nada menos que Amy Adams (Vice), Emma Stone y Rachel Weisz (ambas por The Favourite) y Regina King (If Beale Street Could Talk).

Será un profundo orgullo para ella competir con esas actrices y hacerlo además con "una película en español, que habla de México" y que ha sido "un regalo de la vida, largo, exhaustivo pero inolvidable".

Desde su primera proyección pública en el Festival de Venecia -donde se llevaría el León de Oro a la mejor película- la recepción de Roma ha sido "maravillosa" y le ha permitido a De Tavira (Ciudad de México, 1974), conocer a "gente increíble".

Pero las sorpresas empezaron desde el primer día de rodaje, cuando De Tavira y sus noveles compañeros de reparto supieron que Cuarón no tenía ninguna intención de dejarles leer el guión.

Cada día, al llegar al set, les contaba lo que se iba a rodar en esa jornada, así que empezaban a actuar solo conociendo las situaciones y sin ensayos previos, lo que tuvo "unas consecuencias increíbles" para el filme, una frescura y naturalidad imposibles de lograr de otro modo.

Era, recuerda De Tavira, como ir "resolviendo las situaciones como en la vida real", según se presentaban.

"Con todos los que yo trabajé eran actores noveles, sin formación actoral. Yo llevo muchos años haciendo teatro con una técnica muy particular y tuve que ajustarme la primera semana a esa forma de aproximarse a la actuación más espontánea, no tan pensada y analizada", explica.

Se trataba "de entregarse a lo que el director proponía", lo que le ayudó "a descubrir nuevos registros", dice De Tavira de la forma de trabajar de Cuarón, un realizador "que respeta mucho el proceso actoral y que creó este método en el que todos navegábamos juntos".

"Es un director muy generoso para compartir su perspectiva del personaje, es muy detallista, lo ve todo, incluso los pensamientos que se te cruzan por la mente", asegura entre risas, antes de agregar: "no puedes engañar, ni a ti mismo ni a él".

Un trabajo del que se siente muy orgullosa y que opta en esta 91 edición de los premios de la Academia de Hollywood a diez Oscar - película, dirección, actriz, actriz de reparto, película de habla no inglesa, guión original, fotografía, diseño de producción, edición de sonido y mezcla de sonido.

Estas nominaciones "hablan de una amplitud de criterio de la academia, que ha dado este lugar a Roma, una película en español y mixteco, que viene de México".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...