19 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Deportes

Afición disfruta una nueva goleada

En el Estadio Corona

EL SIGLO DE TORREÓN / TORREÓN
TORREÓN, COAH, jueves 28 de febrero 2019, actualizada 8:41 am

Enlace copiado

Tarde diferente en el estadio Corona, de corte internacional, con el regreso de la "Concachampions", luego de tres años de espera, con los Guerreros buscando ese trofeo que hace falta en sus vistosas vitrinas.

Era la crónica de una muerte anunciada, para el equipo visitante, por lo que la afición que llegaba tranquila a la explanada del estadio, simplemente se preguntaba ¿Cuántos vamos a meter hoy? luego de que la serie estaba liquidada. Esta vez no hubo tumultos ni largas filas de automóviles, muchos cajones de estacionamiento libres, incluso escasearon los puestos de lonches, se respiraba tranquilidad en las inmediaciones del estadio, aunque al final resultó ser una entrada más que aceptable, por parte de los aficionados.

Calentaban futbolistas que regularmente no son titulares en la Liga MX, con Carlitos Acevedo para custodiar la portería, además de recibir oportunidad Brayan Garnica, Jesús Angulo, Marlos Moreno y Deinner Quiñones, quienes demostraron que tienen lo suficiente para ser tomados en cuenta por su entrenador. Los aficionados esperaban otra goleada y fueron complacidos.

Fue suficiente medio tiempo para Julio Furch, quien abandonó la cancha para darle entrada al lagunero Eduardo Aguirre, con ímpetu juvenil buscó la portería en cada oportunidad que tuvo de plantarse de frente a la portería, encontrando su recompensa y su momento soñado, unos minutos después, cuando ya los aficionados se divertían cantando los "olé". La pelota viajó en diagonal hacia el área visitante, para encontrar la cabeza del "Mudo", quien "habló" con un testarazo seco, venciendo al guardameta para desatar el cuarto grito de gol, incorporándose para besar en su camiseta, el escudo del club que lo ha visto crecer.

Marlos Moreno y Deinner hicieron estragos en la defensiva visitante, con esa habilidad que les caracteriza, logrando poner en todavía mayores aprietos a los catrachos, quienes cometieron todavía un penalti que Diego de Buen canjeó por gol, para llegar a la media decena.

Felices, los aficionados se gozaron el resto del partido, al que el árbitro canadiense no otorgó tiempo de compensación, consciente de que no había necesidad de mayor desgaste. Los Guerreros dieron un paso más hacia su objetivo, cuya siguiente escala es la magnífica "Ciudad que nunca duerme".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...