23 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas Social

La columna del perro

M.V.Z. Miguel Dávila Dávila
MOQUILLOMOQUILLO, lunes 04 de marzo 2019, actualizada 9:58 am


MOQUILLO

Esta enfermedad es causada por un virus.

Síntomas

La incubación del virus dura de una a tres semanas. Entonces, invade todo el cuerpo del perro produciendo una fiebre alta y una temperatura corporal que varía constantemente desde 38 hasta 41 grados. Esta fiebre por lo general dura 24 horas y frecuentemente no es comprobada. Durante este tiempo, el virus ataca todos los tejidos de todo el organismo causando hemorragias pequeñas especialmente en las membranas mucosas.

Dependiendo de la resistencia general del organismo del perro y especialmente de sus normas de alimentación y ambiente, las bacterias se instalan en los tejidos dañados y se manifiestan varios grupos de signos típicos. Cuando esto ocurre, la temperatura del cuerpo se eleva hasta los 40 grados, a esta temperatura la conocemos por su fluctuación (típica del moquillo).

Cuando las bacterias llegan a las mucosas externas de los ojos y de los orificios nasales, las señales típicas son el lagrimeo y la descarga nasal. Esta descarga de color verde amarillento y el perro está triste y no se alimenta aunque puede beber agua en exceso.

Cuando las bacterias se extienden hasta las amígdalas y los bronquios, se desarrolla una bronquitis manifestada por una tos seca. Frecuentemente, éste es uno de los primeros avisos de esta enfermedad.

En algunos casos, se desarrolla una bronconeumonía debido a la multiplicación de las bacterias en el tejido de los pulmones, que quedó dañado con la invasión viral original.

La tos seca de duración corta empeora, así como también la descarga muco-purulenta que sale por la nariz, la cual a veces contiene un poco de sangre. El esfuerzo más leve hace que el perro respire jadeante y que cada día esté más débil y se rehuse a comer.

Cuando las bacterias atacan las membranas del estómago y de los intestinos, se produce una gastroenteritis, frecuentemente aguada. Vomita sin cesar un moco verdoso color café y tiene diarrea color chocolate. La boca está ulcerada y el aliento es muy fuerte. Cuando organismos microscópicos invaden el sistema nervioso central, se daña el cerebro y la médula espinal, por lo tanto, se manifiestan síntomas nerviosos, tales como "tics", incoordinación al caminar, parálisis del tren posterior y generalmente ésta aumenta hasta ser una parálisis completa, algunas veces hay un salpullido típico del moquillo en el vientre por la parte interna de los músculos, así como también pústulas de color amarillento. Algunas veces se presenta también endurecimiento de los cojinetes plantares (plantas de las patas) "hard pad".

Tratamiento

En lo personal, es una de las enfermedades más difíciles y desconcertantes con las que me he enfrentado. El tratamiento va encaminado a contrarrestar los síntomas y a elevar el sistema de defensas que tiene cada organismo, el fracaso en el tratamiento de la enfermedad es muy alto y para enfrentar el sufrimiento excesivo del perro y el contagio hacia otros perros, en muchos casos, se recomienda la eutanasia.

Prevención

Es preferible recomendar un esquema de vacunaciones y revacunaciones para evitar el contagio de esta terrible enfermedad, ya que por desgracia una sola vacuna no garantiza el cien por ciento de la protección.

Y ahora, para terminar, una gota de filosofía: La tristeza del alma puede matarte mucho mas rápido que una bacteria.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...