12 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Torreón

Mujeres comprometidas con su lucha personal

Diariamente trabajan para alcanzar sus sueños, aunque a veces les cueste más que a los hombres. Son mujeres valientes y decididas que no se vencen ante las adversidades

EL SIGLO DE TORREON-AGENCIAS
TORREÓN, COAH, viernes 08 de marzo 2019, actualizada 7:34 am

Enlace copiado

Son mujeres reales, comprometidas con su lucha personal, con su historia de vida y con una ansia renovada de salir adelante pese a las adversidades.

Están en todo lugar, prestas a trabajar día con día sin fechas especiales y sólo piden respeto, en una sociedad donde todavía, los mayores privilegios se los apropian los hombres.

No obstante, se refugian en sus fortalezas y no dejan caer los brazos en el desánimo y siguen cada día.

PANORAMA

Pese a que según el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), México es el país de Latinoamérica con el mayor porcentaje de mujeres que se encargan del cuidado de sus hijos y esto se calcula en un 70 por ciento, al paso del tiempo, este porcentaje disminuye.

En este contexto, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), señala que el 44.9 por ciento de las mujeres mexicanas en edad de trabajar, están empleadas. Pero es muy abajo, si se considera que el 78.5 por ciento de los espacios son ocupados por los hombres.

Dentro del sector privado, las cifras son igual de desfavorables, pues consignan que laboran cerca de 22 millones de personas, de las cuales 41.2 por ciento son mujeres y 58.8 por ciento hombres, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI.

Por otra parte, la brecha salarial entre hombres y mujeres aún existe y pocas trabajadoras piden aumento.

A nivel nacional, sólo 7% de las mujeres se atreven a exigir un aumento salarial en su empresa, proporción que contrasta con 57% de los hombres, dijo Leonor Quiroz, consejera nacional de la Confederación Patronal del país (Coparmex).

"No fuimos entrenadas para pedir, no fuimos entrenadas para exigir esa igualdad salarial", comentó durante un foro sobre los retos que representa la brecha de género en materia salarial.

Actualmente, la brecha salarial en México entre un hombre y una mujer es de aproximadamente 15%, dijo por su parte Claudia Hardy, socia de Ezentia Leadership Solutions y copresidenta en México de 20% by 2020 Women on Boards.

"Hace 15 años no había tantas mujeres representadas en los altos mandos de las empresas. Creo que hubo un avance, pero se puede hacer mucho más", afirmó.

Quiroz explicó que de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la diferencia salarial entre hombres y mujeres a escala mundial es de 23%. El reto es relevante, agregó, pues de acuerdo con un reporte publicado en 2018 por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), se requerirían 202 años para acortar la brecha y tener igualdad en materia de percepciones.

No hay un día específico para valorarse

/media/top5/otros22194564jpg.jpg

"La verdad sí, sin proponérmelo, me convertí en una guerrera", sin pensarlo contesta María Elizabeth García, quien es sobreviviente de cáncer de mama. Tras su enfermedad, empezó con un grupo (de dos) de whatsapp, con una amiga para darse apoyo, pues atravesaba por la misma situación. En muy poco tiempo ya eran 5 en el grupo y ahora hay 60 mujeres que luchan contra la enfermedad, que las llevó a constituirse como asociación, Las Consentidas de Dios.

Fue hace tres años, justamente en el Mes de la Mujer, los "primeritos de marzo" que María, quien tienen 49 años, recibió la noticia de que tenía cáncer y como regularmente pasa, la palabra cáncer se asocia de inmediato con la muerte y para ella su primer pensamiento fue; "hasta aquí llegué".

La noticia se la dio una amiga que es enfermera y que la acompañó a realizarse una biopsia en febrero del 2016, incluso ella fue quien recogió el resultado y la invitó a su casa. Ahí le dijo que las cosas no andaban bien y ella "se soltó en llanto", pues le explicó que era cáncer agresivo, en tercera etapa.

Cuenta que al estar consciente de que su situación era grave, su pensamiento se fijó en sus hijos que en ese entonces tenían 15, 19 y 23 años. "Se van a quedar solos, ¿qué van a hacer?" Se dijo a sí misma, pues no sólo era su enfermedad, estaba también la de su marido, que le había propiciado una discapacidad.

María Elizabeth cuenta que en el proceso de su enfermedad, la vida le estaba dando otra prueba: un divorcio, pues ya vivía en un matrimonio tóxico, en donde incluso hubo violencia y con todo lo que estaba ocurriendo la relación empeoró, pero ella tenía que enfocarse en la batalla que estaba enfrentando. Desde luego, el tomar esa decisión, al principio también la "tumbó" emocionalmente, pero se sobrepuso.

Recuerda que durante los tres años, tuvo el apoyo de su familia, de amigos, de sus compañeras de lucha, pero principalmente de sus hijos, a quienes por cierto no les permitió que la acompañaran a sus citas o a los tratamientos con quimioterapia, pues dice que no habría soportado exponerlos a que la vieran en la "antesala de la muerte", pues no se sabe si los pacientes saldrán de ahí, si la quimioterapia va a funcionar y luego padecer los efectos del tratamiento, pasar horas o días con dolor de cuerpo, vómito, debilidad del cuerpo, sentir un cansancio terrible.

Dice que nunca perdió la fe en Dios y fue lo que le ayudó a no permitirle al cáncer que acabara con su vida. Agrega que "ahora se encuentra del otro lado" pues ya está en remisión, lo que significa que venció el cáncer y ahora deberá llevar un tratamiento con pastillas.

Con una actitud muy positiva dice que volvió a nacer, que con la difícil prueba que pasó tuvo un encuentro consigo y tomó la decisión de eliminar de su vida sentimientos de odio, resentimiento, porque no la dejaban avanzar.

"Si tú estás bien emocionalmente, todo a tu alrededor va a estar bien. Yo me siento muy agradecida y hay mucha gente que me dice que soy admirable, un ejemplo a seguir, por todo lo que pasé y que ahora tengo una nueva oportunidad".

Sobre el Día Internacional de Mujer María Elizabeth comenta que para ella no hay un día especifico para darse cuenta cuánto vale como mujer, para quererse, eso lo practica a diario y está muy convencida que si se parte de ese punto, todos lo que se proponga se hará realidad. (M. VÁZQUEZ)

Sientan el amor hacia si mismas, porque es lo que nos abre las puertas para hacer todo lo que se propongan”. — MARÍA ELIZABETH, Paciente de cáncer

'A establecer una meta y seguirla con decisión'

/media/top5/otros22198155jpg.jpg

Se llama Brenda Elizabeth Quiñones Reyes. Es taxista de la línea Zodiaco, que representa Simón Lamas. Tiene 32 años y su historia se remonta a Ciudad Juárez, donde conducía un camión de transporte de personal para la empresa maquiladora donde sirvió algunos años. Emigró a Torreón huyendo de una pareja celosa en extremo que la marcó por sus acciones de violencia física y sicológica. Hoy esa persona purga una pena por homicidio.

"Pero ya no más", se dijo a sí misma y vino a Torreón inicialmente a cuidar a su padre en su período de enfermedad, hasta que no pudo seguir y falleció. Fue entonces cuando Brenda decidió establecerse aquí, sin saber qué hacer y por dónde empezar a reconstruirse.

Sus tres hijos, de 15, 13 y 12 años, actualmente en secundaria, fueron las " lucecitas" que le pasaron por su mente y le dieron claridad y fuerza para comenzar a buscar trabajo y por buena casualidad, un primo que es taxista, le sugirió trabajar en una radio base. Así empezó hace dos años en esta etapa.

Hoy, es dueña de un vehículo de modelo reciente que paga a plazos. Reluciente de limpio y bien cuidado, lo presume como muestra de que " si trabajas y no te dejas rebasar por los miedos, puedes superar las situaciones por más difíciles que sean. "El siguiente paso es buscar ser positiva y solitas se te acercan las personas que también van en el mismo sentido y te respaldan".

'HAY QUE HONRARNOS COMO MUJERES VALIOSAS'

Brenda irradia jovialiad y fuerza. Asegura que el tipo de trabajo que desempeña ha potenciado para bien, su modo de ver la vida.

"Porque antes que todo hay que honrarnos como mujeres valiosas. Respetar nuestro trabajo y nunca despreciar a los hombres, a las personas en general. Yo digo que ser mujer taxista es ser una persona luchona, valiente y además, conoces a muchas personas que enriquecen tu día a día, es como una gran cadena que crece y crece".

Y como asegura que "me gusta respetar a las personas en todo lo que representan, empezando desde mi patrón Simón Lamas, todos mis compañeros me apoyan y me han ayudado muchísimo en estos dos años. Yo empecé sin conocer ninguna calle, ni avenida ni bulevar de Torreón y sobreviví".

Trabaja todos los días desde las 6 de la mañana y alrededor de las 11 hace una pausa para ir a darles de comer a sus hijos que van a la escuela por las tardes. Le sigue a las 12:30 para una nueva jornada de viajes y termina labores, cerca de las 19:30 horas. Lo que sigue es cenar con sus hijos y atenderlos en sus actividades escolares, convivir en familia que ahora tiene un nuevo integrante, su pareja, que le ha dado un sentido más amplio a su vida.

Cuando Brenda no realiza viajes, se la pasa en la Base de la tienda Al Super-Nazas. El perfil de las personas que transporta son familias, mujeres que acuden a realizar sus compras de la semana y hasta empleados de la tienda. "No tengo miedo por cuestiones de inseguridad porque no corro riesgos y me gusta platicar con los viajeros". En Torreón hay como 20 mujeres taxistas y conoce a algunas de ellas. Dice que ama su trabajo y aprovechará cada momento de su vida para avanzar. Su recomendación para las mujeres que en algún momento se han enfrentado a situaciones difíciles es "que luchen por su vida, porque uno no depende de un hombre, sólo de Dios y de una misma. Vamos a establecer una meta y seguirla con decisión con fuerza". (Y. RÍOS)

Luchen por su vida, porque uno no depende de un hombre, sólo de Dios y de una misma. Vamos a establecer una meta y seguirla". — BRENDA QUIÑONES REYES, Taxista

'Trabajen, sean decididas y no pierdan tiempo'

/media/top5/otros22198160jpg.jpg

Mayela Ruelas González tiene 69 años de edad, es orgullosamente propietaria del local "Antojitos Mayela", ubicado en el corazón del Mercado Juárez. Narra su historia y no se regatea el mérito. La califica como una experiencia de éxito pues su negocio es uno de los más consolidados en el tradicional mercado.

Empieza a trabajar desde las 6 de la mañana y se va alrededor de las 20:00 horas diariamente. La comida se prepara al día.

Su receta de vida consiste en sentirse una mujer exitosa, orgullosa de lo que es y lo que vale, trabajar con la convicción de que habrá buenos resultados y dice que por eso le ha ido tan bien. Y todo se le vende.

Se define como una mujer feliz: "Porque este es mi segundo viejo: mi negocio, y me da todo".

Considera que también le ha favorecido tratar bien a la gente, es la combinación ideal para que disfruten la comida.

"Las muchas ganas de trabajar, siempre, es otro elemento para que a uno le vaya bien. Yo antes me levantaba más temprano y fue la necesidad lo que me impulsó a mantenerme activa. Tengo esta venta de comida y cuando hay que vender flores, pues vendo flores y lo que les puedo recomendar a las mujeres que son solas es que trabajen, que sean decididas y no pierdan tiempo. Es muy bonito trabajar y seguir adelante, sin quejarse, porque para qué hacerlo, con eso no se soluciona nada".

A diario, desde temprana hora, decenas de personas acuden a disfrutar de los desayunos acompañados con humeante café y tortillas calientitas a "Antojitos Mayela". No ha transcurrido la mañana cuando un grupo de cocineras, empieza a preparar la sopa de arroz, asado, carne con chile, todo bajo la supervisión de Doña Maye. Las ollas con caldo de res, de pollo y sin faltar las charolas con grandes chiles rellenos bien lampreados son el marco ideal para que comparta su logro que ahora combina con la venta de frutas en otro espacio.

"El comercio es lo mío, desde que tenía 8 años yo ya vendía los dulces conocidos como muelas, naranjas partidas, allá en mi barrio de la Nueva Aurora ".

Es madre soltera, tiene dos hijos, "un licenciado y una enfermera, además de mis nietos. Yo aquí llegué al mercado a los 14 años y a los 16 ya tenía mi propio negocio. Cómo le hice, pues trabajando, yo soy madre soltera y tuve que sacar a mis hijos adelante y es una bendición que Dios me haya puesto aquí en este negocio porque me fui para arriba, les di estudios a mis hijos y ahora a mis nietos y aquí estaré hasta que Dios me deje trabajar "

Insiste en que la clave para todo ser humano, "especialmente refiriéndome a las mujeres, es trabajar y hacerlo con gusto, salir adelante con nuestros propios medios porque si usted no trabaja no tiene nada. Pero si trabaja, sale adelante con todo y la familia, sale porque sale ".

Doña Mayela agradece "a nuestro señor Jesucristo porque me dio fuerzas, ganas de trabajar para salir adelante. Y a mi madre porque me ayudó mucho a cuidar a mis hijos, sin esos apoyos no hubiera podido avanzar por más esfuerzo que haya realizado. Por eso agradezco a Dios todo este camino recorrido y reconozco mi propio esfuerzo en los resultados". (Y. RÍOS)

La clave es trabajar y hacerlo con gusto, salir adelante con nuestros propios medios porque si usted no trabaja no tiene nada. Si trabaja, sale adelante con todo y la familia, sale porque sale". — Mayela Ruelas González, Locataria

'No tienes por qué detener tu marcha'

/media/top5/959327jpeg.jpeg

María Luisa González Achem fue la primera candidata del PRI a la presidencia municipal de Lerdo. Aunque la ciudad ya había sido gobernada anteriormente por mujeres, el tricolor aún no había dado este paso.

La actual alcaldesa de Lerdo considera que ser una mujer líder en un mundo dominado por los varones es muy difícil, más aún cuando se aprovecha la condición de género para imponer violencia, sin embargo, llama a las aspirantes a ocupar cargos públicos o directivos en empresas, a que no se detengan.

"Ha sido muy difícil, hemos recibido muchos ataques, muchas traiciones, violencia política, hostigamiento laboral, principalmente de los que querían ser candidatos, yo espero que baje un poco ahora que ya hay candidatos en todos los partidos", expresa, esto en relación a la efervescencia electoral que prevalece actualmente en la Ciudad Jardín, donde se renovarán las alcaldías.

En su caso, había manifestado su intención de reelegirse, pero el PRI determinó que se apoyaría a otro candidato, con lo que ella ha expresado que no tiene conflicto, y envía un mensaje a las mujeres que han sido señaladas por temas políticos, sin importar su desempeño laboral: "Yo les digo que no se detengan, tan valioso es un hombre como una mujer, que no detengan sus aspiraciones legítimas, que son muy válidas, y tan capaz es el género femenino como el masculino, aquí se trata de tener convicciones, de tener anhelos, de tener esperanzas, de tener un proyecto de trabajo, de desarrollarlo en beneficio de la ciudadanía", dice.

María Luisa González Achem es ingeniera industrial en producción, tiene una maestría en evaluación de proyectos de inversión y su especialidad son las matemáticas, materias en las que predominan los varones. Tiene diplomados en computación, con especialización en inglés, en desarrollo humano y nivelación pedagógica en matemáticas.

Fuera de la presidencia municipal, maneja una asociación civil que baja recursos para mujeres emprendedoras.

González Achem dice que desde que ingresó a la presidencia municipal ha tratado de cumplir con el trabajo que le confiaron los lerdenses y asegura que entiende completamente que el escenario en el que se desenvuelve es complicado y que prácticamente cualquier tema puede ser motivo de ataque.

Dice que quienes le han atacado eran personas que deseaban "subirse a la fama" y que lo lograron, aprovechándose de los temas de género.

"Es la primera vez en la historia del partido que hay una presidenta municipal, en otros ya se había presentado pero en el PRI no, entonces había mucho miedo a la reelección, que hizo atacar y atacar, tanto a los de adentro como a los de afuera, para que no lo lográramos", explica.

La edil dice que no ha sido fácil compaginar la vida política con la familiar, pero al ser sus hijos mayores y con familias propias, le han apoyado en su labor, mientras que ella aprovecha los momentos de descaso para estar con ellos. Refiere que hoy en día las mamás trabajadoras han escalado posiciones sin dejar en casa a los niños, sino que incluso hay diputadas que se han presentado en el Congreso con sus bebés, lo que celebra.

"Me da gusto que exista esa apertura, que haya estos avances, yo como mujer lo celebro porque a los hijos los tienes que cuidar pero no tienes porqué detener tu marcha hacia las ilusiones, los anhelos que tú misma tienes", dice.

González Achem señala que la mujer presenta una mayor sensibilidad a las problemáticas, aunque algunos quisieran tergiversar este tema, viéndolo como una debilidad, cuando en realidad es una cualidad que debería prevalecer en los servidores públicos.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, la alcaldesa llama a las mujeres a empoderarse, a perder el miedo y hacer las cosas de la mejor manera posible, sin aprovecharse del género.

María Luisa González Achem dijo que, al terminar su encargo regresará a trabajar en su asociación civil sin mayor problema. (F. PÉREZ-CANEDO

Tan valioso es un hombre como una mujer, que no detengan sus aspiraciones legítimas, que son muy válidas". — MARÍA LUISA GONZÁLEZ ACHEM, Alcaldesa de Lerdo

'No hay reto que una mujer no pueda superar'

/media/top5/otros22194580jpg.jpg

Para la presidenta municipal de Gómez Palacio, Leticia Herrera Ale, no ha resultado fácil ser mujer y sobresalir en el mundo de la política, como tampoco, reconoce, lo ha sido para ninguna de sus contemporáneas.

Esta ciudad, que alcanzó ese rango hace 113 años, tuvo en Herrera Ale a su primera alcaldesa en el año 2001, lo cual dejó un precedente importante y es ejemplo de que las mujeres pueden desempeñar cualquier actividad que se propongan, pues además de la capacidad, hay esa sensibilidad para identificar las necesidades de la gente, elementos indispensables en el quehacer de gobernar.

Volviendo la vista atrás, dice, está agradecida con Dios de haber tenido la dicha de nacer en el seno de una familia bien constituida "llena de amor y un mundo de oportunidades ante mí", integrada por sus padres, Carlos Herrera Araluce y Vilma Ale de Herrera, y sus hermanos Ernesto y Carlos.

Reconoce, sin embargo, que tuvo un padre enérgico y de carácter dominante, además de crecer junto a dos hermanos varones.

Estas han sido las bases para desarrollar una carrera política de gran trascendencia, la que inició en 2001 cuando llegó a ocupar la presidencia municipal, cargo que ocupó los tres años, hasta 2004; posteriormente, fue diputada federal para el periodo 2006-2009 y diputada local de la LXV Legislatura del Estado de Durango, de 2010 a 2012.

También fue senadora por el Estado de Durango, durante la LXII Legislatura a partir de 2012 y hasta 2015, y por segunda ocasión y hasta la fecha es alcaldesa de Gómez Palacio para el periodo 2016-2019 que concluirá el último día de agosto próximo.

A lo largo de toda su trayectoria, Leticia Herrera Ale ha tenido una gran aceptación de la ciudadanía, pues en todos los cargos de elección popular por los que ha competido, ha recibido la aprobación sin perder una sola casilla durante los procesos electorales.

Además, se ha mantenido fiel a sus convicciones políticas, ya que en todo momento ha sido militante del Partido Revolucionario Institucional, al cual le ha dado todo su apoyo como hasta ahora, con el respaldo a quien habrá de competir para sucederla en el cargo de la presidencia municipal para el periodo 2019-2022.

Y es que al término de su gestión, Leticia Herrera tomará una pausa en la que promoverá actividades de la Fundación Chilchota, aunque no se retirará de la política, con la intención de retomar su carrera en los próximos dos años.

En combinación con su carrera política, Leticia Herrera Ale fue esposa y como madre, ha educado y acompañado el crecimiento de sus hijas "quienes hoy me han dado la satisfacción de verlas realizadas y la alegría de ser abuela".

La alcaldesa refiere que desde hace tiempo, la mujer ha venido escalando posiciones en los diferentes ámbitos de la sociedad, empresarial, cultural, ciencia, el deporte y en lo político.

Además, ha derribado tabúes, puesto que con esfuerzo, dedicación y su capacidad ha ganado espacios que antes eran exclusivos para los hombres.

"No solamente hemos demostrado que sí podemos, sino que incluso lo hacemos mejor en muchos de los casos", señala.

Refiere que "los años como alcaldesa y como legisladora, me han hecho entender que la experiencia se gana con esfuerzos; como mujer, sacrificando tiempo con la familia y haciendo frente a descalificaciones y resistencia".

De esa batalla, dice, tiene memorables y significativos logros, pero también grandes dificultades, como todos los obstáculos y "piedras en el camino" que, como ella misma describe, le puso el exgobernador de Durango, Jorge Herrera Caldera para impedir que compitiera como candidata al gobierno del estado.

Al respecto, refiere que "quizás tomará tiempo, pero no hay reto que una mujer, por su propia naturaleza no pueda superar". (M. HOLGUÍN)

No solamente hemos demostrado que sí podemos, sino que incluso lo hacemos mejor en muchos de los casos". — LETICIA HERRERA ALE, Alcaldesa de Gómez Palacio

'La competencia sigue siendo desigual'

/media/top5/otros22194575jpg.jpg

En el pasado no se pensaba que las mujeres pudieran llegar a tener derecho ni al voto para elegir a sus gobernantes y en la actualidad, muchas de ellas ocupan ya puestos de gran relevancia y realizan actividades que quizá no se hubieran llegado a imaginar dentro de la vida política.

El papel de la mujer en este ámbito en la actualidad es muy importante, en ellas se deposita mayor confianza y alcanzan niveles de empatía y popularidad muy altos entre la ciudadanía, por lo cual cada vez más mujeres ocupan estos cargos.

El municipio de San Pedro de las Colonias es gobernado por una mujer, Patricia Oralia Grado Falcón, quien llegó a la alcaldía el pasado mes de diciembre al lograr la mayoría en la votación.

Y pese a que no es el primer cargo público o en gobierno que ostenta la doctora Paty, como todos la conocen, el camino para llegar a este lugar no fue fácil.

"Mi vida profesional ha sido muy difícil porque he estado en cargos altos como subsecretaria de estado en varias ocasiones, directora general en Sedesol federal y la competencia para llegar de las mujeres sigue siendo desigual. También hay situaciones como los salarios que me he dado cuenta que en los mismos puestos seguimos ganando menos", relató.

Sin embargo, se considera una mujer muy perseverante porque la lucha es difícil y más que llegar el hecho de escalar y mantenerse, por lo que se requiere tener el carácter y la determinación para no dejar de lado los sueños y las metas que se tienen en la vida.

Ella es médico de profesión y considera que el motor que la impulsa a trabajar y salir adelante es el servicio. Siempre soñó con ayudar a sus semejantes y deseó que su desarrollo profesional se guiará en el apoyo a la gente, sobre todo a quienes más lo necesitan.

"Por eso soy médico, yo creo que para empezar la medicina me ha dado ese impulso para seguir trabajando en el servicio de los demás y a mi en lo particular si hiciera un análisis de mi vida, yo creo que siempre ha sido el servicio lo que me mueve", agregó.

Considera que dentro de la medicina ya hay un camino más avanzado que en la política, por lo que al menos suele ser más común ver mujeres médicos, pero también piensa que en los diferentes rubros se tuvo que avanzar con mucho esfuerzo y demostrando valor y capacidad en cada una de las profesiones y cargos que las mujeres a lo largo de la historia conquistaron.

En materia de política, Paty Grado insiste en que es todavía muy complicado pero no solo para las mujeres que ocupan los cargos sino para todos los actores involucrados en general, incluyendo a la misma ciudadanía.

"Yo siento que no hallan qué hacer con nosotras como alcaldesas, a veces nos dicen alcaldes otras veces alcaldesas, a veces nos nombran como presidentes y otras más como presidentas, pero creo que toda esa confusión va más allá de un simple término, sino que realmente la gente sí se siente así y no se acostumbra a vernos como mujeres en estos cargos", comentó la presidenta municipal de San Pedro.

Por otra parte, dijo que prácticamente esta es una figura nueva y que les toca todavía a los políticos y toda la sociedad en general ubicarse en ese contexto para entender bien las posiciones.

"Es complicado porque cuando recibes la crítica, no sabes si están criticando a la mujer, a la persona o al funcionario, aunque yo esperaría que al funcionario, porque es de la manera que tienes que responder y la responsabilidad es igual seas hombre y seas mujer, pero también se debe calificar igual el trabajo cualquiera que sea el caso", dijo.

Otra problemática que considera importante erradicar, es que en ocasiones hay poca solidaridad, comprensión y apoyo entre las mujeres y que los varones tienden a ser más solidarios entre sí, aunque también se logran avances significativos en cuestión de solidaridad.

Finalmente, dijo que siente que en algunas ocasiones por el hecho de ser mujeres la crítica o los señalamientos son más duros que en los casos de otros funcionarios, incluso se comenta entre alcaldesas y esto es lo que puede llegar a complicar su labor, aunque reiteró que es una mujer muy perseverante y fuerte que no se rendirá ante ningún reto. (C. LANDEROS)

Mi vida profesional ha sido muy difícil, he tenido cargos altos, escalar ha sido complicado y la competencia sigue siendo desigual". — PATRICIA GRADO FALCÓN, Alcaldesa de San Pedro

Yazmín se decidió por 'equilibrar la balanza'

/media/top5/otros22194574jpg.jpg

Yazmín Rivas Ortiz es especialista en la detección del cáncer dentro del plano ginecológico. Ha dedicado su carrera a combatir dicha enfermedad, tanto en el ejercicio diario de su profesión como en la docencia.

Rivas inició su profesión como médico general en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Coahuila en Torreón. Al tener claro su objetivo, siguió con su especialidad en Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) número 23 del IMSS en Monterrey, ahí profundizó en ginecología y obstetricia.

No obstante, decidió seguir su camino en el campo de la salud femenina en la Ciudad de México, llegó al Instituto Nacional de Cancerología para lograr su subespecialidad en ginecología oncológica.

Al tratarse de un campo que, hasta hace varios años dominaban los varones, Yazmín Rivas se decidió a "equilibrar la balanza", aunque reconoce que no se trata de una situación "regular" para una mujer.

Cuando estaba en la subespecialidad me tocó algo muy raro, yo era la única mujer en todo el grupo, realmente me trataron muy bien mis compañeros, creo que tiene que ver con el trato que una misma brinda a los demás, pero sí me llama mucho la atención que seguimos siendo menos las mujeres en el plano médico… creo yo que sigue existiendo una desigualdad en cuanto al número de profesionistas, no tanto en la remuneración o la obtención de puestos".

Rivas Ortiz asegura que en su caso no hubo complicaciones "especiales" por el hecho de ser mujer, aunque en el ámbito médico y en otros espacios laborales se siguen registrando hechos de discriminación de algún tipo hacia la mujer.

"En lo personal no me he sentido discriminada, en ese sentido he tenido algo de fortuna y me ha permitido desarrollarme de manera libre, pero desgraciadamente no todas tenemos esa suerte… yo le diría (a las mujeres) que trabajen duro, que tengan dedicación y perseverancia, a veces uno pospone muchas cosas en la vida personal, pero al final vale la pena cuando ves los resultados".

Respecto a los sacrificios personales de la mujer, Rivas reflexiona y afirma que actualmente las mujeres tienen un doble reto cuando se trata de desarrollar sus carreras, pues no solamente se trata de destacar entre sus compañeros y colegas, sino de mantener el balance con su vida personal, su vida social y hasta en el plano sentimental. Pide que antes de juzgar a una mujer profesionista por cuestiones superficiales, se le comprenda en el contexto de la dificultad que ha tenido que superar seguramente.

"Muchas veces nos juzgan, si es uno seria o de carácter fuerte, en realidad tiene que ver con lo que debe superar diariamente, no es lo mismo que en el caso de los hombres, ellos tienen una oportunidad mayor de desarrollarse fuera de su vida profesional, creo que la responsabilidad recae más en una mujer", lamenta.

Yazmín Rivas además ha colaborado a nivel local en diversas organizaciones de bienestar para la mujer, principalmente en "Mujeres Salvando Mujeres" con el tema de la prevención del cáncer; también trabaja en la Clínica de Prevención del Cáncer en Torreón y como docente en la propia Facultad de Medicina de Torreón. Más que buscar destacar por sus logros académicos, afirma que su objetivo es ayudar "con conocimientos médicos a las mujeres que lo necesiten".

Para evitar que México siga siendo un país con tintes de dominación masculina, la especialista propone que sean las mismas mujeres quienes se encarguen del cambio, aprovechando la cultura del "matriarcado" y a través de una modificación en la dinámica de usos y costumbres.

"Todos tenemos una madre, qué mejor que sea ella quien se encargue de hablarles sobre la igualdad, de que tenemos las mismas condiciones en cuanto a derechos y capacidades, ese sería un buen inicio en nuestra sociedad mexicana".

Para el futuro, lejos de conformarse con sus logros académicos, Yazmín Rivas afirma que utilizará su plataforma de la docencia para promover el trabajo equitativo entre los alumnos, afirma que existe una "esperanza" entre las nuevas generaciones, quienes ya no cuentan con los mismos prejuicios que en generaciones anteriores. (R. ITURRIAGA)

Nos juzgan, si es uno seria o de carácter fuerte, en realidad tiene que ver con lo que debe superar diariamente". — YAZMÍN RIVAS ORTIZ, Especialista en ginecología oncológica
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...