14 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Finanzas

Talento no tiene género

Reposteros, vendedores de productos de belleza, enfermeros; lo que importa son las destrezas.

VIRGINIA HERNÁNDEZ/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAHUILA, lunes 08 de abril 2019, actualizada 6:30 pm

Enlace copiado

Más que el género, es el talento y las competencias suaves lo que tiene mayor peso a la hora de buscar empleo, por lo que resulta indistinto si un hombre estudia enfermería o es maestro de preescolar, o bien si una mujer desea ser astronauta o reparar automóviles.

Muchos recordarán que las mujeres en el mundo han luchado por décadas por tener los mismos derechos y oportunidades que tienen los hombres, por lo que han incursionado en campos que por tradición eran exclusivos para el sexo fuerte, como choferes de camiones, soldadoras o mujeres policías.

Sin embargo, en un mundo globalizado, en donde las personas buscan hacer lo que más les gusta, se observa dentro del mercado laboral a hombres que han decidido incursionar en actividades productivas que eran exclusivas de mujeres, como consultor de productos de belleza, enfermeros y maestros de preescolar.

Arleth Leal, director asociado de Red Ring, dijo que el cambio cultural a nivel global está permitiendo tomar nuevos roles dentro de la economía, por lo que es el talento de la persona lo que más influye para ser o no contratado.

CON VOCACIÓN DE SERVICIO

Un caso específico es el que realiza Pedro Alberto Méndez Méndez, un joven chiapaneco de 24 años, quien descubrió desde muy joven su vocación de servicio altruista, ya que fue voluntario en la Cruz Roja y le gustaba ayudar a las personas, por lo que decidió estudiar enfermería.

Pedro es el menor de una familia de 4 hermanos y señaló que el gusto por cuidar a otras personas no es heredado, dado que su papá era maestro, su mamá es ama de casa y sus hermanos estudiaron ingeniería en química, uno es militar y otro es ingeniero en topografía.

Tiene 5 años de haberse graduado como técnico en enfermería en el Conalep de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Por ello, logró venirse a trabajar a hospitales de Gómez Palacio y Lerdo.

Ya estando en La Laguna decidió realizar la nivelación para obtener su licenciatura y desde hace un año se graduó, por lo que ahora labora en un hospital de Torreón como licenciado en enfermería.

Relató que tomó la decisión de estudiar enfermería simplemente por el gusto de ayudar a las personas, ya que consideró que en esta profesión se enseñan valores y actitudes ante la vida.

Confesó que muchos piensan que es lo mismo estudiar medicina que enfermería por estar en el mismo hospital, sin embargo, para él esto no es así. "En el medio hospitalario el doctor no tiene un contacto directo con el paciente, mientras que el ser enfermero se está más al pendiente de sus cuidados".

Dijo que algunos compañeros decidieron estudiar enfermería porque tienen un familiar enfermo, lo cual los alienta a cuidarlos y a costear los gastos médicos al cuidarlos personalmente, pero que este no fue su caso.

POCOS LO ESTUDIAN

Pedro comentó que cuando estudio la carrera de enfermería eran pocos los hombres en el salón. Recordó que, de los 30 estudiantes, 25 eran mujeres y el resto hombres.

Mencionó que una de las ventajas que se tienen para el cuidado de enfermos siendo hombre es que se facilitan las técnicas de movilización de los pacientes, en tanto a las mujeres esto se les dificulta más.

Opinó que las enfermeras se estresan y se desesperan más por querer hacer su labor a la perfección, en cambio, dijo que los hombres están más relajados y tranquilos tal vez por no tener las mismas responsabilidades en casa, con hijos o con la pareja.

HAY ESTEREOTIPOS

Compartió que, pese a que son profesionistas en la salud, continúan los estereotipos de los pacientes de negarse a que un enfermero los atienda, ya que están acostumbrados a que sean las enfermeras quienes lo hagan.

Mencionó que al principio hay el rechazo, pero poco a poco la persona se convence que se tiene la capacidad y la disposición para atenderlos, por lo que el paciente lo acepta.

Opinó que "hay esa estigmatización de que eres hombre no me atiendas. "Siento que es lo mismo el ser un hombre o mujer dentro de esta carrera, teniendo cada uno sus ventajas en la labor que realizan".

Para Pedro esto no es un grave problema, dado que dice que disfruta ayudar a las personas.

Para él lo más difícil que ha enfrentado en esta profesión es el ver morir a una persona en su turno. Dijo que recién se graduó de técnico en enfermería lo dejaron solo a cargo de varios pacientes mientras otras enfermeras se iban a desayunar.

Indicó que el bebé estaba hospitalizado y que pese a los esfuerzos que hizo solo, no logró salvarlo. Dijo que este recuerdo siempre lo tiene presente en su mente hasta el día de hoy, por lo que siempre busca hacer todo lo que este a su alcance para salvar a cualquier paciente.

Por ello, también recordó que algo que lo llenó de gran satisfacción fue salvar a un adulto mayor de un infarto, pese a que de nuevo estaba solo en el turno.

Dijo que ahora lo que aspira es a especializarse en terapia intensiva, debido a que es un área de reacción y se requieren aprender de muchos medicamentos.

Comentó que es un trabajo de gran responsabilidad y que va a necesitar estudiar 2 años en el Hospital Universitario para lograr este título, por lo que evalúa cuando iniciará esta meta profesional.

A LA HORA DE ELEGIR

Ser hombre o mujer ya no importa tanto a la hora de contratar personal, sino más bien el talento y las competencias suaves son hoy en día factores determinantes dentro del mercado laboral.

Arleth Leal, directora asociada de Red Ring, dijo que hoy en día se recluta a una persona en base a su talento y no a su género, por lo que resulta indistinto que sea un hombre o mujer quien realiza tareas de enfermería, maestro de preescolar o repostero.

Indicó que los roles dentro de la actividad económica global están cambiando, en donde anteriormente se veía con asombro que las mujeres realizaban tareas tradicionalmente de hombres hace algunos años, como ser ingeniero aeroespacial o técnico en soldadura.

Sin embargo, apuntó que existen casos en donde el cambio de roles es a la inversa, es decir, en donde los hombres realizan tareas que por tradición las concentraban las mujeres, como estilistas, diseñadores de moda, costureros, enfermeros y venta de cosméticos.

Opinó la directiva que el cambio cultural a nivel global está permitiendo tomar nuevos roles dentro de la economía, pero en donde el talento es lo que determina o no ser contratado.

Dijo que más que hablar de un género específico para cierto puesto, los reclutadores de personal se están fijando más en las competencias blandas y el talento que se tiene para determinado puesto.

"Hoy lo que más importante son las habilidades que se tengan y la pasión por desempeñar cierta actividad".

Expresó Arleth Leal que hoy en día los hombres también buscan que su actividad sea aceptada y después reconocida para ciertos puestos de trabajo.

SIN CIFRAS

Hasta el momento no existen cifras sobre el número de hombres que realizan nuevos roles dentro del mercado laboral, sólo de mujeres que realizan tareas propias de hombres.

Expresó que dentro de un mercado más globalizado ya no importa mucho el género para determinar si se tienen limitaciones laborales, y una muestra de ello son los millennials, en donde ellos sólo hacen lo que más les gusta, sin importar si es un empleo tradicional para hombres o mujeres.

Expresó que en México hay más apertura sobre la aceptación a los nuevos roles laborales, sin importar su género.

Otro de los casos que se han encontrado es el de Julio César Villegas Martínez, líder formador Natura 2, quien cuenta con una red de 130 consultores de productos de belleza y de 3 líderes.

Por tradición muchos piensan que un consultor de belleza es una mujer, sin embargo, los estereotipos ya no aplican dentro de esta área al incrementarse el número de hombres que venden y consumen productos del cuidado de la piel y de belleza en el mundo.

Julio César es un líder reconocido a nivel nacional y su incursión como consultor de productos de belleza de esta marca internacional se dio de manera fortuita, debido a problemas en su salud.

Indicó que hace 4 años trabajaba como maestro interino, sin embargo, por una enfermedad tuvo que renunciar, por lo que se quedó sin ingresos fijos para vivir.

Comentó que en aquel tiempo ya era consultor de Natura debido a que su hermana Araceli lo invitó a probar suerte.

Mencionó que "antes pensaba que no era bueno para vender ni para cobrar, pero reconoció que ese talento lo tenía escondido".

Recordó que cuando estaba hospitalizado la hija de una de las enfermeras que lo atendió era su alumna, por lo que recibió un mejor trato. A cambio por sus atenciones le regalo un producto Natura a la enfermera.

Esto, dijo, dio pie a que le pidieran que les vendiera producto, por lo que, de boca en boca, las doctoras y otros empleados le comenzaron a pedir más producto, teniendo ahora 30 clientes y una red de 130 consultores.

"Lo interesante es que te relacionas con la gente y que ellos te agradecen por haber entrado a la red."

Julio César dijo que la marca cuenta con más de 15 categorías del producto y para él la estrategia más sencilla al ofrecerlo es mencionar sus ventajas, como el usar alcohol orgánico para su elaboración, no experimentan con animales y que ayudan a conservar el planeta.

SON MÁS HOMBRES

La estimación hecha es que del 100 por ciento de las personas que acuden a las convenciones, un 35 por ciento son hombres dedicados a ofrecer la red y vender productos del cuidado de la piel y belleza.

En el caso del Julio César sus clientes son profesionistas, como doctores, maestros, entre otros, tanto hombres como mujeres compran cremas, maquillaje, perfumes, entre otros.

Dijo que nunca ha sido un problema para él ser hombre dentro de esta actividad, por lo que al día de hoy es líder destacado a nivel nacional.

"En cada convención somos cada vez más hombres los que asisten". Actualmente tiene 6 consultores hombres.

Indicó que, aunque está estudiando una maestría en educación, esta el 99.9 por ciento dedicado a Natura.

Para él lo que más le gusta de su empleo es que se da una oportunidad de crecimiento a los mismos consultores, por lo que todos pueden desarrollarse profesionalmente. "El alma de Natura son los consultores."

Dijo que una de las ventajas que tiene es que maneja productos de calidad, hechos con flores, frutos o semillas del Amazonas, por lo que se busca hacer consciencia a los clientes de estos hechos para crear empatía con la marca, incrementar la venta y sumar a más personas a la red.

"Los hombres lo vemos como un negocio".

Me inspiró Chepina Peralta

"El género se hace un lado y la gente lo que busca es el talento y que la persona haga cosas novedosas", comentó Hugo Fernández, joven diseñador de pasteles de la Ciudad de México.

Hugo cuenta con su marca propia de matizadores, diamantinas y pinturas metalizadas para la repostería, relató que lleva 28 años dentro de las manualidades, de todo tipo, como flores de migajón, vitrales y repostería, entre otros.

Indicó que su afición no es heredada, ya que es el único en la familia que le fascina la repostería.

Luego de recordar que su mayor inspiración fue la chef Chepina Peralta, apuntó que se inscribió a un curso de bombones y fue la manera en que decidió que esto era lo que más le gusta hacer: decorar pasteles para hornear y decorar.

A partir de ese momento estudio gastronomía, pero dijo que en aquel tiempo todo era más técnico, no tan creativo como ahora.

"Me gustaba hacer flores y pasteles de diseño, enfocándome a lo creativo."

Opinó que el boom por este giro se detonó hace 10 años en México, tiempo en el cual se vio que no solo era un mercado de mujeres, sino que también los hombres podrían desarrollar su creatividad y cumplir sus sueños.

"El género se hace un lado y la gente lo que busca es el talento y que se hagan cosas novedosas para cumplir un sueño".

Opinó que lo que importa es que la gente se quite los mitos de género y los ayuden en casa, sin importar si es un hombre o una mujer. "Es tiempo de quitar las barreras y se quiten el color rosa o el azul.

Me inspiró Chepina Peralta

“El género se hace un lado y la gente lo que busca es el talento y que la persona haga cosas novedosas”, comentó Hugo Fernández, joven diseñador de pasteles de la Ciudad de México.

Hugo cuenta con su marca propia de matizadores, diamantinas y pinturas metalizadas para la repostería, relató que lleva 28 años dentro de las manualidades, de todo tipo, como flores de migajón, vitrales y repostería, entre otros.

Indicó que su afición no es heredada, ya que es el único en la familia que le fascina la repostería.

Luego de recordar que su mayor inspiración fue la chef Chepina Peralta, apuntó que se inscribió a un curso de bombones y fue la manera en que decidió que esto era lo que más le gusta hacer: decorar pasteles para hornear y decorar.

A partir de ese momento estudio gastronomía, pero dijo que en aquel tiempo todo era más técnico, no tan creativo como ahora.

“Me gustaba hacer flores y pasteles de diseño, enfocándome a lo creativo.”

Opinó que el boom por este giro se detonó hace 10 años en México, tiempo en el cual se vio que no solo era un mercado de mujeres, sino que también los hombres podrían desarrollar su creatividad y cumplir sus sueños.

“El género se hace un lado y la gente lo que busca es el talento y que se hagan cosas novedosas para cumplir un sueño”.

Opinó que lo que importa es que la gente se quite los mitos de género y los ayuden en casa, sin importar si es un hombre o una mujer. “Es tiempo de quitar las barreras y se quiten el color rosa o el azul.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...