09 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Nacional

Tras 3 caídas, crucifican al Jesús de Iztapalapa

Se contó con la participación de un elenco formado por cinco mil 200 personas

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, sábado 20 de abril 2019, actualizada 10:21 am

Enlace copiado

Poco antes de las 15:00 horas, el sonido de las trompetas emitido por los representantes de los romanos dio inicio a la segunda parte del recorrido de la 176 representación del Viacrucis de Semana Santa.

La calle Aztecas en la alcaldía de Iztapalapa, al oriente de la Ciudad de México, estaba plagada de sombrillas y gente con celular a mano alzada para captar el momento justo en el que Antonio Reyes, quien interpretó a Jesús este año, pasara por la calle.

Pocos minutos después de las 15:00 horas, en la calle Ayuntamiento, ocurrió la primera caída de Jesús, cuando el romano Ciro se burla de él, ante un tumulto de fieles iztapalapenses y foráneos que desde temprano esperaban conmemorar la representación.

Con el paso de los caballos, algunos niños elevaban gritos de alegría, pero otros entraban en llanto por el susto, el ruido y el gentío.

Entre el olor a manzanilla que algunas parroquias habían repartido y las heces de los caballos, Jesús vivió su segunda caída y encuentro con Darinka, interpretando a María la Virgen.

Luego, en esa misma calle pero esquina con Lerdo, los asistentes miraron con atención la tercera caída y su encuentro con Samuel de Belibeth, mientras el contingente era protegido por un amplio cinturón de seguridad.

Aunque la gente miraba la procesión conmovida, algunos aprovecharon para sostener un pequeño enfrentamiento; se arrojaron botellas de agua y basura, pero los policías lograron disuadirlos.

Poco antes de las 17:00 horas, ante la mirada de miles de personas, concluyó esta 176 edición de una tradición que empezó en 1833 para pedir por la salud de los iztapalapenses que por esos años enfrentaron una epidemia de cólera y que prometieron que si mejoraba la salud del pueblo realizarían la Representación cada año. De manera formal la primera fue en 1843.

El secretario del Consejo Directivo del Comité Organizador de Semana Santa en Iztapalapa, Jaime Cabello, explicó que 174 personas en esta puesta en escena tuvieron un parlamento, sumadas a otras 550 entre romanos, voluntarios y nazarenos. Así, en total, el jueves y el viernes, cuando participa la totalidad del elenco, actuaron unas cinco mil 200 personas.

La representación comenzó el Domingo de Ramos con diversos pasajes bíblicos para continuar el lunes con la resurrección de Lázaro y la multiplicación de los panes.

El jueves se presentó la representación de la última cena, el primer concilio, cuando Judas ofrece a Jesús, y la aparición; el viernes se representó el juicio y la crucifixión; el sábado se recrea la resurrección.

Seguridad

Las autoridades han informado que el evento transcurrió de manera pacifica.

*Se contó con la participación de al menos tres mil 500 elementos de seguridad.

*La policía disuadió a un pequeño grupo de personas que estaban arrojando botellas y basura.

*Como parte del operativo de seguridad un helicóptero monitoreó el evento.

Un millón de personas en Viacrucis de Iztapalapa

La alcaldía de Iztapalapa reportó una afluencia de un millón de personas a la 176 representación de la Pasión de Cristo.

La Secretaría de Salud capitalina reportó 34 mil 819 revisiones médicas durante la Pasión de Cristo en Iztapalapa.

De acuerdo con la dependencia, en las 10 unidades de los servicios de salud pública se han realizado revisiones médicas, detecciones, curaciones y vacunas.

Es en la zona de Ayuntamiento donde se han reportado el mayor número de curaciones.

Ocho barrios y un solo corazón evocan la Pasión de Cristo en Iztapalapa, cientos de cruces y miles de nazarenos y romanos se conjuntan en un solo corazón para recordar este viernes la Pasión de Jesucristo, como solo la alcaldía de Iztapalapa lo sabe hacer desde 1843.

La celebración de la Semana Santa en Iztapalapa no solo se limita a la representación 176 de la Pasión de Cristo, ya que esta actividad es sólo el preámbulo de toda la tradición que las diferentes parroquias y capillas guardan en los diferentes barrios.

Así, los barrios de San Lucas, San Pablo, San Pedro, San José, Asunción, Santa Bárbara, San Ignacio y San Miguel se enlazan en un mosaico de colores en el que romanos, nazarenos, vírgenes, sacerdotes judíos y doncellas aparecen para desfilar en procesión.

El sonido de las trompetas enmarca las diferentes procesiones que parten de las respectivas parroquias, que marchan "por la libertad de Jesús", la cual fue antecedida por el recorrido de "los nazarenos" y a la cual siguieron también las celebraciones del Viacrucis.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...