10 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Lovers, fóbicos y Aristóteles

Metáfora Ciudadana

LUIS ALBERTO VÁZQUEZ ÁLVAREZ
sábado 27 de abril 2019, actualizada 9:12 am


Enlace copiado

Considerado el más grande filósofo de la antigüedad y padre de la ética, Aristóteles especificó como esencia de la vida "la felicidad"; misma que se encuentra siempre en poseer virtud. Esta se entiende como "predisposición para hacer el bien; motivación interna que nos lleva no solo a hacer lo que es correcto, sino a amar lo que es correcto". Toda virtud debe convertirse en hábito de elección que conduce a optar por el equilibrio entre dos extremos viciosos; llamado por él, el "justo medio". Toda virtud debe convertirse en costumbre; no basta con haber elegido bien una vez, sino obrar correcto permanentemente hasta generar una tradición, La prudencia que es la virtud de quien ha elegido siempre correctamente.

"Justo medio" se logra colocando un comportamiento entre dos posiciones extremas: de lo "máximo" hasta lo "mínimo", dibujando un trazo continuo entre ambos y correlacionándolos con determinadas situaciones de la vida diaria; es aquello que dista lo mismo entre ambos extremos; "lo que no es demasiado ni tampoco escaso"; ahí donde todos lo consideran un acierto y recibe alabanzas. Aristóteles establece múltiples ejemplos: frente al miedo, se puede reaccionar menos o más; la cobardía y la temeridad. Pero ninguna está adecuadamente posesionada frente a las situaciones de peligro. La cobardía es un vicio moral, pero la temeridad también lo es; ahí emerge la valentía, la cual es el modo adecuado de tratar el miedo. Otro ejemplo: "generosidad", virtud equidistante entre prodigalidad (despilfarro) y mezquindad (avaricia). La virtud ética más elevada es la justicia, que implica equilibrio en las relaciones humanas.

Estamos viviendo un mundo terriblemente dividido por los extremos; los de un lado festejan todo lo que creen bueno, aunque ello extermine a la humanidad; sus detractores profesan todo a la inversa y también buscan destruir. Cada uno interpreta mensajes, incluso papales, de acuerdo a sus intereses ideológicos. Lovers y fóbicos son idénticamente irracionales, con "escasa sal en la mollera"; lastimeramente, cada secta acepta absolutamente todo lo que su líder, religión o ideología pregona; lo dogmatizan a ciegas, jamás cuestionan; niegan tajantemente lo contrario y buscan destruir como sea, lo que sea. Se siente dueños de la nación expulsando de ella a los contrarios.

Por este camino no hay aportes al humano crecimiento sino a la aniquilación total, nadie acepta el justo medio; todo es blanco o negro; error infinito y razón incuestionable; los fanatizados se convierte en horda criminal y suicida; nada los detiene; el olor del contrario los enfurece y exacerba; pregonan la violencia (virtual y más tarde física) como único camino, conformando "Escuadrones youtuberos de la muerte intelectual". Tanto unos como otros crean, recrean y retransmiten "bots" con alegría, generalmente execrable, millones de memes o videos que les llegan concordes a su posición y se enfurecen cuando reciben uno contrario; están hasta dispuestos a sacrificar amistades añejas por no coincidir con su credo. Transmiten despiadadas mentiras, aunque con ellas destruyan tranquilidad mental, reputaciones y/o economías.

El actual mandatario norteamericano potencia confrontaciones: blancos contra migrantes y defensores de derechos humanos, sueña guerras contra todos: Corea, Rusia, China, Irán, Palestina, Siria, Venezuela, Cuba y hasta México. Ha eliminado tratados que limitaban armamentos y defensa del medio ambiente, él sólo está beneficiando sus negocios; sus "fans" no alcanzan a visualizar que todas sus acciones gubernativas son para enriquecerlo, no es "First America" sino "Only Trump". El resto del mundo viviendo tragedias asoladoras: Ucrania enfrentando a Rusia. India contra Pakistán; Israel destruyendo a vecinos y aniquilando los palestinos; Irán contra Arabia Saudita, y en Sudamérica, una guerra sorda de los satélites gringos contra una Venezuela sumida en la miseria producto de un dictador sordo y ciego confrontando un títere sediento de poder.

México no supera el borde del abismo, ahora un presidente que no suma, solo ofrecer dádivas y promesas, con dichos imprudentes, negando hechos contundentes y creando más controversias, dando a sus detractores argumentos en su contra. Una casta zángana que sueña conservar los privilegios que siempre ha dominado, en lo económico, social, comunicativo y sintiéndose solo ella capaz; queriendo hacer olvidar lo dañina que ha sido.

Hoy lo normal es solazarse, desahogar sus pútridos complejos pensando: "voy a decir/escribir esto para hacer enojar a los otros". Ambos objetivos se logran; aquellos caen en la trampa; están esperando el ataque para responder con mayor furor y así entrar en controversias cada vez más profundas y menos salvables. Ahí es justo donde falla la prudencia; Si yo conozco que cierto amigo mío es amante de X concepto, ¿para qué le envío un meme fóbico? Ya sé que se va a molestar... Lo más terrible es que cuando un grupo crea miles de mensajes, la respuesta es decenas de miles; cada cual más destructivo que los anteriores; nadie va a cejar.

Según el texto aristotélico (hace 2,368 años), no toda acción permite llegar al término medio; en la maldad, el odio y la mentira siempre se yerra; eso es justo lo que hoy sucede en este mundo de absurdos; por ese camino vamos a la aniquilación total; el desenfreno armamentístico nos está llevando a una guerra de proporciones globales. A menos que ocurriese una catástrofe mundial instantánea que creara conciencia de conservación humana (y digo instantánea por qué el calentamiento global, real y pernicioso no lo ha logrado) o que llegue del espacio exterior una amenaza atónita que nos aproxime como especie, difícilmente la humanidad entera dejará de "velar sus armas" para aceptar la dignidad humana como prioridad y vivir con tal empatía que nos permita supervivir.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...