19 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nacional

Periodistas, a la deriva: ONU-DH

Plantean dos caminos: seguir fortaleciendo los mecanismos o crear nuevos

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, domingo 05 de mayo 2019, actualizada 10:19 am

Enlace copiado

Ricardo Neves, de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para la Protección de los Derechos Humanos, dijo que no se tiene una "fórmula mágica" en la protección de periodistas y de actores de derechos humanos, ni se puede importar un modelo cuando, en México, las agresiones provienen de funcionarios o de actores coludidos.

Al participar en el panel celebrado en el Congreso del Estado, sobre la Formulación de Iniciativa de Ley de Protección a Personas Defensores de los Derechos Humanos y Periodistas, comentó que la Secretaría de Gobernación hace un diagnóstico de los mecanismos. La atención a víctimas, dijo, es insuficiente, por lo que se tienen dos caminos a seguir: fortalecer los mecanismos que se tienen o crear uno nuevo autónomo, bajo la expectativa que se requiere de mayores apoyos humanos y económicos, puesto que en la actualidad son limitados.

Ricardo Neves observó que el organismo federal de protección cuenta con una estructura limitada, cuyos recursos que recibe se canalizan en pago de salarios de personal, choferes, lo que implica que se reduce el dinero necesario para garantizar las medidas de apoyos.

Apuntó que en cada entidad federativa se tiene que monitorear la situación social, política y económica que priva de tener información real que refleje por qué se violentan los derechos humanos y se pone en riesgo a los periodistas, para así adoptar las políticas públicas necesarias, tanto preventivas como de protección.

En su intervención, el Comisionado Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas del Estado de Veracruz, Israel Hernández Sosa, señaló que desde el 2006, el número de comunicadores de su entidad que han sido asesinados asciende a 26, dos de ellos escenificados fuera de su territorio.

Comentó que de un presupuesto de 20 millones de pesos que reciben, el 70% se consume en pago de salarios y renta de oficinas, lo que mina su eficiencia, en virtud de su reducción de posibilidades para generar acciones preventivas.

Hernández Sosa observó que los organismos locales que atienden los asuntos de inseguridad y violencia contra periodistas, deben tener en cuenta los contextos de cada región, puesto que los hechos son distintos y las medidas aplicar no son iguales.

En su exposición, Mario Andrés Hurtado Cardozo, del Centro de Investigación y Capacitación Cívica A.C., puntualizó que dado que en México la mitad de las agresiones contra periodistas y actores de los Derechos Humanos provienen de funcionarios, priva la desconfianza en la formación de los organismos de protección.

Se requiere construir esa confianza mediante la reconstrucción del tejido social, a fin de que la sociedad civil tenga mayor actividad en la evaluación de las acciones implementadas, apunto.

Dio a conocer que las medidas a implementar no sólo deben suscribirse a la integridad física de periodistas y defensores de los derechos, sino también de garantizar que los casos de ataques o intimidaciones no queden en la impunidad.

Presenta queja reportero

Por abuso de autoridad en su agravio, un periodista presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Quintana Roo (CEDHQROO), en contra de policías de Cancún, quienes, sin motivo, lo esposaron, lo subieron a una patrulla e intentaron llevárselo detenido.

Eric Galindo, reportero de la fuente policiaca para el periódico Novedades de Quintana Roo, recibió el aviso de que se estaban registrando disparos con arma de fuego en una colonia popular de esta ciudad.

Rápidamente abordó su motocicleta y salió hacia la Región 101 para cubrir los hechos. En entrevista narró que llegó al sitio a la par de la policía, descendió de la moto y comenzó a tomar fotos y videos. Los agentes municipales todavía no acordonaban la zona.

"Apenas iban a sacar la cinta para acordonar. Cuando comienzo a tomar un video, se me viene encima un policía y me dice 'no, no, no puedes estar grabando, retírate, retírate'.

"Yo me identifiqué, le dije que era prensa y le pedí que se tranquilizara. Él me puso la mano en el celular, no sé si para bloquearme y que no grabara o me quería tirar el celular. Le pedí que no me tocara, que no me golpeara, porque yo no le estaba insultando, ni nada. Entonces le dijo a otro policía 'dale bote, dale bote', y siento que me jala uno por atrás, de la mano izquierda, me pone los ganchos (las esposas) y entonces dejo de grabar", relató.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...