19 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Ensayo sobre la cultura

Consideraciones sobre el hombre

JOSÉ LUIS HERRERA
lunes 13 de mayo 2019, actualizada 9:05 am


Enlace copiado

A diferencia de las otras especies, el hombre es racional y tiene forma de expresarlo. No solamente piensa, sino que tiene conciencia de que es. El soy lo enfrenta, al mismo tiempo, al no ser, ya que también sabe que antes no era y que después no será; ello le puede llevar a la siguiente pregunta: ¿Para qué soy?

Con la capacidad de raciocinio, la especie humana desarrolla otras potencialidades como la observación. Al hacerlo se da cuenta de que la naturaleza está a su alrededor y depende de ella para poder subsistir. La observación lo hace cuestionarse y cuando las respuestas no son tan obvias, otra potencialidad más, la de la imaginación, suple al raciocinio para darle respuestas. Comienza a construir un mundo paralelo al de la realidad. Da inicio con la mitología que le explica cómo funciona la naturaleza a un nivel de ficción; de esta forma puede entablar una relación con el mito por medio de los rituales que si cree que le funcionan los seguirá manteniendo. Junto con la capacidad de razonar y de imaginar, también tiene la de sentir y en este sentimiento se incluye el de seguridad. El mito y el ritual le dan seguridades a nivel individual y a nivel social, comenzando con los núcleos más pequeños como el de la familia.

A través del tiempo, la razón va exigiendo caminos más seguros para saber que es la realidad. Se lanza a la búsqueda de nuevas metodologías. Al principio, se balbucea la filosofía indagando cual es el principio fundamental de las cosas. A partir de Aristóteles, se dejará guiar por la lógica, el método deductivo, y con Descartes, entrará en la búsqueda de métodos más seguros relacionados con el mundo de las matemáticas.

El sentimiento no se agota con la búsqueda de la seguridad. Se manifiestan otras potencialidades como la del amor que sería establecer lazos de dependencia emocionales con las otras personas comenzando con los elementos familiares. Pero también se va a manifestar el del odio, la soberbia, la codicia, el ansia de poder, y otras manifestaciones que se desprenden del hecho de sentir. La mayoría de estas actitudes no son racionales; mas sí se vuelven vitales en la vida del hombre y de la sociedad.

La racionalidad y la sensibilidad se unen para poder expresar las ideas y comunicarlas por medio de los lenguajes: que son un conjunto de símbolos y signos dentro de una estructura. El hombre tiene la capacidad de simbolizara varios niveles: no sólo en vías de la comunicación sino también para conseguir un placer estético. Este es el sentido del arte; otro modo de conocer la realidad, eminentemente subjetivo, característica que también tenemos que reconocer en el mito y en el ritual.

Las cuevas de Altamira son un claro ejemplo de las funciones del arte no solamente para expresar lo bello sino como antecedente para atrapar la pieza de caza que le dará de comer a la tribu. Con el dibujo se podía pretender atrapar el espíritu del animal. El deseo de simbolizar abarca todas las manifestaciones del hombre: no solo la música, la pintura, la escultura, la arquitectura, la literatura oral y posteriormente la escrita; sino que se simboliza también el propio hombre, la naturaleza, el universo y por medio de estas capacidades se comienzas a establecer las diferencias sociales humanas que no son nada lógicas.

Mito y rito se convierten en religión y conviven con la filosofía. Estos métodos no bastan, se buscan nuevos que son las ciencias para rematar en la ideología. Todo ello en su conjunto dan como resultado la cultura; una manifestación íntimamente humano. La cultura es lo que define la naturaleza del hombre, lo que irá normando los usos y las costumbres que se van desprendiendo de ella.

Si analizamos bien todas estas manifestaciones anteriores nos daremos cuenta de que hay dos componentes. La parte que explica, y la parte que norma la acción. El mito explica y el ritual rige la acción. En filosofía: la gnoseología explica, y la ética y estética norma la acción. En el arte la preceptiva se desprende de las teorías estéticas. La ciencia explica y la técnica norma la acción. En el campo ideológico hay una teoría que puede surgir en la sociología o en la teoría política, y son los sistemas de gobierno los que producen constituciones que norman la acción.

En un tiempo determinado en un lugar determinado, no se puede comprender el comportamiento social si no nos referimos a sus paradigmas culturales. De ningún modo, estos paradigmas son universales; por ello, los problemas de comunicación entre oriente y occidente, o entre las religiones mismas o los diferentes estados, o ideologías.

El hombre ha buscado la respuesta de lo que es la realidad y aún no da con ella; ni la ciencia. La física lo demuestra: (Newton, Einstein, Física cuántica, física de las cuerdas.)

Nos hace falta la humildad para seguir avanzando. Continuará.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...