02 de abril de 2020. notifications
menu desktop_windows
Torreón

Ana Karen persevera y logra su sueño

EDITH GONZÁLEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
MATAMOROS, COAH, jueves 23 de mayo 2019, actualizada 7:37 am

Enlace copiado

El día que escuchó una conversación entre su padre y su madre en la que decían que no podrían pagar su universidad, Ana Karen Garza Flores, pasó la noche llorando.

Ambos sabían que el sueño de la joven matamorense era entrar al Tecnológico de Monterrey, pero sus posibilidades económicas estaban lejos de poder pagar esta escuela y aunque pudieron solventar sus estudios en instituciones privadas, pensaron que en esta ocasión el dinero no les alcanzaría.

Aún así su padre decidió irse a Estados Unidos a trabajar como jornalero para que tanto ella como su hermano, culminaran sus estudios universitarios, si no en ésta, en otra institución.

Pero Ana Karen no acepta un "no" por respuesta. Desde niña, uno de sus amigos le dijo que, en 2015, el Tecnológico de Monterrey sería la mejor escuela del mundo y desde entonces estaba decidida.

Buscó entrar con una beca del 70 por ciento a la secundaria, pero no pudo pagar el resto.

Luego, al terminar la preparatoria buscó una del 80 por ciento para ingresar a la carrera, pero le faltaron algunos puntos para alcanzarla.

"Me acuerdo que ese día me hicieron llorar. Me dijeron que si no podía pagar una beca del 70 por ciento, cómo podía entrar yo aquí si la carrera era mucho más cara y que cómo le iba a hacer".

Sin embargo, al salir, un trabajador del Tecnológico le habló de una beca del 100 por ciento y es la que ofrece el programa "Líderes del Mañana" en el que la institución condona los pagos a jóvenes talentosos de escasos recursos.

Su objetivo era claro y al enterarse de esto, metió manos a la obra.

La joven le informó a sus amigas y compañeras sobre este proyecto y las animó para ingresar, pero se negaron. Cuando ella salió seleccionada, pasó dos semanas en soledad pues lejos de apoyarla, la acusaron de tomar dinero de la ceremonia de graduación que estaba organizando, para ingresar al Tecnológico pues no creían que el programa fuera cien por ciento gratuito.

Para Ana Karen esta fue una amarga experiencia, sin embargo su ánimo no decayó porque con su perseverancia alcanzó uno de sus sueños.

Todos los días ella se traslada en autobús, desde la colonia El Galeme, de Matamoros, hasta el Tecnológico de Monterrey, que se encuentra en Torreón para estudiar la carrera de Arquitectura. Está por ingresar al noveno semestre, de los 10 que debe cursar.

Su padre continúa en los campos de Estados Unidos ganando lo necesario para que ella y su hermano tengan las herramientas necesarias que les ayuden a terminar sus estudios, lo que ella agradece con el alma.

El trabajo de campo no le es ajeno pues en vacaciones también se va a las cosechas para ganar dinero, algo de lo que no se avergüenza, sino por el contrario, la hace sentirse orgullosa. Ahora está próxima a salir de intercambio a Colombia, donde cursará un semestre, aunque ella pretendía ir a Italia y como esta joven estudiante no conoce el "no" como respuesta, dice que en ese país estudiará una especialidad. Después comenzará el ejercicio de su carrera y a la par buscará apoyar a migrantes en Estados Unidos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...