21 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y Rumores

EL AGENTE 007
miércoles 05 de junio 2019, actualizada 7:27 am

Enlace copiado

Al parecer ya se empieza a cambiar la máxima del antiguo priismo que dictaba que en los dos primeros años en un estado quien mandaba era el anterior gobernador, ya que, según parece, los últimos cambios efectuados por el ‘góber’ Miguel Riquelme en el gabinete de la provincia coahuilense, y los que se darán en los próximos días, representan el último eslabón de su ya deteriorada relación con el exgobernador Rubén Moreira. Los que le tejen al mundo de la política aseguran que esto se debe a que el actual gobernador no quiso hacerse responsable ante la Auditoría Superior de la Federación de los pecadillos que cometió don Rubén tapando la megadeuda de Coahuila que nos heredó su hermano, el ‘góber’ bailarín Humberto Moreira. Nuestros subagentes, disfrazados de macetas decorativas en el palacio rosa, nos comentan que en los próximos días se destapará uno que otro tema espinoso contra el exmandatario y actual diputado federal. Se dice que son dardos envenenados provenientes de la capirucha del smog, donde a la disputa interna del PRI y sus broncas en el Congreso con su colega René Juárez ahora se le abonan sus nuevas diferencias con el ‘góber’ Riquelme, quien ha tenido que leerle la cartilla a uno que otro funcionario de la administración para recordarles que ahora quien manda es él y no don Rubén.

Según el más reciente reporte de nuestros subagentes, el último cambio fue el de Jorge Torres, del secretariado ejecutivo del sistema estatal de seguridad pública, otra de esas malas herencias de la pasada administración estatal, muy cercano al tan cuestionado exsecretario de gobierno Víctor Zamora, quien hizo y deshizo en los cuerpos de seguridad como también en la compra de equipos, armamento y tecnología, que, por cierto, es hora que no se sabe dónde quedaron los tan polémicos equipos de espionaje que tanto cacareó Moreira II bajo el argumento de que eran fundamentales para mejorar la seguridad pública.

***

A quien le hicieron pasar tremenda mañana bochornosa en días pasados fue al exgerente del Simas Torreón, Xavier Herrera, quien ahora despacha desde la subsecretaría de egresos del Gobierno del Estado. Resulta que en un acto de precampaña... perdón, reparto de agua potable y purificada en las colonias colindantes con la Línea Verde, adonde fue invitado por la bancada del Revolucionario Institucional en el Cabildo de Torreón, para mostrar que a los sedientos habitantes de esas colonias no les estaba llegando ni gota de agua, nuestros subagentes, disfrazados de medidores de lujo, nos reportan que el exgerente de la paramunicipal se puso de mil colores y con un semblante descompuesto cuando, acompañado de un nutrido grupo de reporteros citados previamente para dar fe del desabasto, la estridente síndica Dulce Pereda comenzó a abrir las llaves de las viviendas, de las que ¡oh, sorpresa!, salían chorros de agua con gran presión, dejando en entredicho la supuesta escasez que tanto han pregonado en últimos días los honorables miembros de la fracción priista, a quienes han acusado sus colegas panistas de politizar el tema, por lo que don Xavier tuvo que poner cara de “trágame, Tierra” y tratar de evadir las cámaras y micrófonos de la incómoda prensa, mirando a su séquito con expresión de “si saben que hay agua, ¿pa’ qué me invitan?”. Lo bueno fue que de tanto pedir al cielo el gran Tláloc se apiadó de él, esto en alusión al dicho “después de la tormenta viene la calma”, porque después de abrir decenas de llaves de las que sí salía agua, lograron dar con una de la que solo salía aire, por lo que el funcionario estatal suspiró y finalmente pudo dar sus declaraciones. Algunos malpensados sugieren que al parecer los administradores del Simas le abrieron toda la llave a las colonias que visitarían los priistas para dañarles el show... digo, el recorrido, esto luego de que al regidor Alfredo Mafud, el priista más panista del Cabildo, se le saliera decir qué colonias visitarían los ediles.

Afortunadamente, si por allá llueve, en el otro lado no escampa, dirían los mismos jefazos del Simas Torreón, que a los dos días tuvieron que recibir en sus oficinas la visita de don Xavier, quien acudió al llamado del actual gerente general de la empresa, Juan José Gómez, quien desesperado tuvo que pedir una ayudadita al subsecretario de egresos para ver cómo podrían no solo sacar a flote la endeudada empresa, sino cómo podían solucionar el desabasto de agua por el que atraviesa gran parte de la ciudad, y luego de la debida sesión de fotos para que la prensa viera lo bien que se llevan Estado y Municipio, se anunció que se perforarán cuatro nuevos pozos: dos con un pequeño empujoncito económico del Estado, y otros dos a cargo del propio Simas.

***

Tras llegar a varios acuerdos con la Conagua en la capirucha del smog, los campesinos que tenían tomada la sede de la Conagua por fin dieron el brazo a torcer, y liberaron las oficinas de esta dependencia en Torreón, claro, no sin antes lograr que la negociación les costara el puesto a tres funcionarios federales en La Laguna. Aunque al principio el grupo de inconformes pidió que se dieran de baja a seis directivos, solo quedó en tres, los cuales se suman a los más de veinte despedidos que a principio de año realizó como parte de su plan de austeridad la Cuarta Transformación del presidente Andrés Manuel López Obrador. Otro de los acuerdos fue el que se realicen auditorías constantes y serias, no como las de antes, que no más eran para la foto, a los módulos de riego. Nuestros subagentes, disfrazados de anafres a las afueras de las oficinas federales, nos reportan que en el caso de los funcionarios cesados los nombres fueron a cambio de un hueso por parte de los que encabezaban la comitiva, de la cual muchos ni usuarios de módulos son; como el líder de la CNC de Gómez Palacio, Hipólito Pasillas, y Maximiliano Olvera de El Barzón Coahuila-Durango. Y en este ‘boom’ de despidos federales el que se sigue salvando es el todavía jefazo de Conagua en Torreón, don Óscar Gutiérrez Santana, quien prefiere seguir con perfil bajo para no hacer notar que no hace nada, ya que, como recordará, mi estimado lector, su cabeza también estaba en juego para que fuera dado de baja en la consigna de los campesinos, pero se supo mover y prefirió dar a otros en “sacrificio” con tal de seguir respirando de la sagrada nómina, aunque otros malpensados aseguran que don Óscar la ha sabido librar por haber sido siempre fiel a los más revolucionarios e institucionales intereses de los líderes del PRI estatal en varios sexenios, lo que le permitió sobrevivir a las administraciones panistas, priistas y ahora morenistas.

***

Según parece, la que por fin pudo respirar y dormir tranquila después de las elecciones del pasado domingo fue la candidata de Morena, Marina Vitela, quien logró quedarse con la alcaldía de Gómez Palacio por un pequeño margen, y no como todos pensaban, que arrasaría en las urnas gracias al efecto AMLO. Luego de la cruda de la jornada electoral, nuestros subagentes, disfrazados de cartel descolorido, nos comentan que donde hubo mucho llanto y berrinche fue en la sede del PRI, donde el mariachi contratado tuvo que cambiar su repertorio y entonar las de José Alfredo para que la candidata Anavel Fernández llorara a gusto. Dicen que al día siguiente, en el conteo de los platos rotos del tricolor, se hizo presente doña “eluviera”, que si hubiera salido la estructura completa, que si hubiéramos repartido más dinero… perdón, apoyos, que si esto, que si lo otro, la cosa es que la alternancia en la hermana república de Gómez llegó, y de paso empezó a enterrar el mito de que a la sombra de la familia Herrera el triunfo está garantizado, porque si bien el abstencionismo fue el verdadero ganador, ya que menos del treinta por ciento de los gomezpalatinos salió a votar, en el estado perdieron sus dos principales ciudades: Durango capital y Gómez Palacio.

Mientras tanto, en Lerdo aplicarán el ‘voto por voto y casilla por casilla’, postergando unas 14 horas más la entrega de la constancia de mayoría al ganador, lo que sin duda causará más de cien pulsaciones cardiacas por minuto a don Homero Martínez Cabrera, candidato del tricolor a la alcaldía de la Ciudad Jardín, quien desde el domingo pasado y tras haberse proclamado como ganador ya se visualizó firmando oficios en el despacho presidencial. Don Ulises Adame, candidato de Morena, quien lleva suspirando por la silla de Lerdo casi la mitad de los años que AMLO aguardó pacientemente para ganar la presidencia de la república, perdió (según el PREP) por poquito más de 300 votos, lo que sin duda abona más a la frustración que no llega a los niveles de la militancia panista en Lerdo, que en esta ocasión sacó casi lo mismo que el partido preferido de la presidenta municipal, María Luisa González Achem, que fue Movimiento Ciudadano, y donde pudo colar al hijazo de su vidaza, Samir Rivera, en la planilla, por lo que la regiduría ya la tiene asegurada, con lo que doña María Luisa por fin ya pudo alzar los brazos al cielo y tener un respiro... Al menos estos meses.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...