15 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Personaje. Cultura

Camilleri, padre de Montalbano y maestro de la novela negra

EFE-EL SIGLO DE TORREÓN
ROMA, ITALIA, sábado 20 de julio 2019, actualizada 12:11 pm

Enlace copiado

Con decenas de libros, el escritor italiano Andrea Camilleri recreó todo un universo protagonizado por el sagaz comisario Montalbano, con el que se alzó como referente de la novela policial y conquistó a millones de lectores de todo el mundo.

Camilleri (Porto Empedocle, Sicilia, 1925), fallecido el pasado 17 de julio a la edad de 93 años en el hospital romano del Santo Spirito, es el personaje de la semana de quien se comparten algunos datos biográficos, reconociéndolo como uno de los autores de mayor éxito en Italia y todo un maestro de la novela de detectives a nivel mundial.

Lo es desde que en 1994 publicara La forma dell'acqua y diera así origen a la saga del comisario Montalbano, que debe su nombre a la admiración que este veterano escritor italiano profesaba por el héroe del escritor español Manuel Vázquez Montalbán, Pepe Carvalho.

Su universo literario, en la ciudad imaginaria de Vigata, transcurre a través de una treintena de obras en las que Salvo Montalbano busca la verdad entre las brumas del crimen, la mafia y la política, siempre haciendo gala de su afinada intuición.

El personaje va envejeciendo con el paso de los años, del mismo modo que su propio creador, pero eso no le impide conquistar las listas de ventas con cada entrega, y de hecho Camilleri se despidió en el número 1 en Italia con Il cuoco dell'Alcyon (Sellerio).

Fumador insaciable, Camilleri se casó en 1947 con Rosetta Dello Siesto, con quien tuvo tres hijas, y no siempre se dedicó a la escritura de libros, sino que hasta los setenta años sobre todo dirigió obras teatrales y fue guionista en radio y televisión.

En la RAI en blanco y negro participó en producciones policíacas, como la serie sobre el teniente Sheridan en la década de 1960, y mientras escribió varias obras sin gran relevancia para el público, hasta el punto de que costeaba su publicación de su propio bolsillo.

El éxito le llega a Camilleri cuando el común de los mortales se jubila: Con 70 años triunfa con La stagione della caccia (1992), inspirado en la Sicilia rural decimonónica, y con su estilo irónico conquista definitivamente al público desde 1994 con Montalbano.

Creció en la Italia fascista hasta los dieciocho años, vivió en su Sicilia natal la liberación del país por los estadounidenses en la II Guerra Mundial y posteriormente se afilió al Partido Comunista italiano.

Nunca evitó hablar de política, plasmadas en Come la penso (2013), su autobiografía a base de ensayos y recuerdos, y en los últimos años ha alertado de la irrupción del "virus mutante" del fascismo inoculado a través de la xenofobia y la intransigencia.

Tal es así que incluso ha arremetido contra el que quizá sea el político más poderoso de la Italia actual, el ministro del Interior y líder de la ultraderechista Liga Matteo Salvini, al asegurar que tiene "una mentalidad fascista", en una reciente entrevista.

Corpulento, de rostro hosco, profunda voz ronca y afectado por una ceguera que prácticamente le impedía ver y le obligaba a escribir dictando, aspiraba a acabar sus días como un rapsodia, como un cuentahistorias de toda la vida.

"Si pudiera me gustaría acabar mi carrera sentado en una plaza contando historias y, al final de mi cuento, pasar entre el público con la boina en la mano", solía decir.

Su compromiso con los lectores fue total y hasta sus últimos momentos, hasta el punto de que el próximo julio debía acudir por primera vez al teatro de las Termas de Caracalla de Roma para interpretar L'Autodiffessa di Caino e ilustrar las causas y consecuencias del primer fratricidio de la historia del hombre.

Una producción que llega tras otro de sus celebrados encuentros con el público, Conversazione su Tiresia, sobre el adivino ciego más famoso de la mitología griega.

Entre los reconocimientos que orlan su extensa trayectoria están el de Gran Oficial de la Orden del Mérito de la República italiana, además de numerosos premios como el IX Premio Pepe Carvalho de género negro en Barcelona, España.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...