21 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Gómez Palacio y Lerdo

Enfoque

Estabilidad Política

RAÚL MUÑOZ DE LEÓN
domingo 21 de julio 2019, actualizada 12:00 pm


Enlace copiado

Pocos sistemas políticos como el mexicano.

Mientras en otros países de Europa, de Asia, de América Latina, se presentan turbulencias políticas que producen desorden, caos, incertidumbre y finalmente inestabilidad, lo que genera estancamiento y retroceso social, político y económico, en México, hay que decirlo, se tiene estabilidad que causa asombro y admiración de otros sistemas.

Lo que a continuación se expresa, no es una defensa del antiguo régimen, en el que dominaba un partido único, hegemónico; sino sólo consignar un hecho que la realidad demuestra, y que guste o no, está ahí.

Veamos: En nuestro país desde 1934, año en que inicia el régimen del presidente Lázaro Cárdenas, hasta el que se halla ejerciendo Andrés Manuel López Obrador, período presidencial que comenzó en 2018 y debe terminar el último día de noviembre de 2024; se ha mantenido la paz social, a pesar de las diferencias, contradicciones y enfrentamientos que ha habido entre los distintos sectores sociales y los diversos actores políticos, sean individuos o partidos.

Es verdad que se han dado acontecimientos que pusieron a prueba, y a veces amenazado al “sui géneris” sistema político mexicano:

1.- En julio de 1928 es asesinado por un fanático religioso el general Álvaro Obregón, que ya era presidente electo para un nuevo período que abarcaría de 1928 a 1932. El sistema lo resintió, pues aparentemente habría vacío de poder, lo que podría provocar inestabilidad; pero el General Calles, presidente en funciones, maniobró con audacia, astucia e inteligencia nombrando a un presidente interino, uno provisional y otro sustituto para cubrir el período que le correspondería a Obregón, en esta segunda gestión, producto de la reelección.

2.- Don Lázaro inaugura los períodos sexenales, pues anteriormente eran de cuatro años; pero la ampliación a seis, no se debió a él, sino a su antecesor, el Gral. Abelardo L. Rodríguez; así que el sistema no se afectó por este cambio constitucional. 3.- Durante el mandato presidencial de Adolfo LópezMateos (1958-1964), los movimientos de tres grandes y fuertes organizaciones sindicales, pusieron en jaque al sistema político mexicano. Efectivamente, los trabajadores ferrocarrileros, los profesores y los médicos de las instituciones públicas de salud, movilizaron a sus contingentes, exigiendo del gobierno libertad, derechos y mejores prestaciones económicas, amenazándolo con tomar medidas extremas si no satisfacía sus demandas y pretensiones. Hábil como era, político y diplomático, cualidades que lo caracterizaban, López Mateos sorteó con éxito estas contingencias adversas, manteniendo la estabilidad política del sistema.

4.- El acontecimiento más difícil y complejo fue el movimiento estudiantil de 1968 que, conforme avanzó, salió de las aulas tecnológicas y centros universitarios para convertirse en un movimiento social de carácter nacional de grandes alcances y severas consecuencias., en el que se involucraron todos los sectores de la sociedad.

Presidente de la República era Gustavo Díaz Ordaz a quien se le responsabilizó de la masacre de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas en Tlaltelolco, ocurrida el 2 de octubre de ese trágico 68. Díaz Ordaz soportó las críticas internas y resistió las presiones internacionales que pedían su caída. Se mantuvo firme y asumió la responsabilidad histórica que le tocaba por los trágicos acontecimientos, logrando mantener a flote el sistema y se sometió al juicio de la historia. Fue un acontecimiento que cimbró las bases de la estructura política, pero resistió el embate y se mantuvo firme.

5.- En junio 1971 con Luis Echeverría en la presidencia de la República, ocurre el famoso “halconazo”, también conocido como la “matanza del jueves de corpus”; lo de halconazo hace referencia al grupo paramilitar “los Halcones”, creado por el coronel Manuel Díaz Escobar, que reprimió una manifestación estudiantil en contra de Echeverría y en apoyo a los universitarios de Monterrey, costando la vida de 120 estudiantes; produjo crisis en la estabilidad política del país, pero solamente costó la caída de Alfonso Martínez Domínguez como jefe del entonces Distrito Federal, al aparecer como responsable de ese trágico hecho, al grado de que la gente comenzó a llamarlo peyorativamente “Halconazo”, saliendo librado Echeverría y seguir firme la estructura orgánica de la política mexicana.

6.- El sistema se vio seriamente amenazado con dos acontecimientos importantes y trascendentes en 1994, siendo presidente de la República Salinas de Gortari.

Iniciando dicho año, en enero, se produce el levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en Chiapas, con el subcomandante Marcos a la cabeza. Parecía que el movimiento se extendería a todo el país y que produciría una verdadera revolución, pues las huestes zapatistas llegaron incluso a la Ciudad de México; sin embargo, el movimiento se diluyó hasta ser desactivado definitivamente, sin que haya provocado daño considerable al sistema.

7.- En marzo del mismo año 1994, es arteramente asesinado Luis Donaldo Colosio, candidato del Partido Revolucionario Institucional a presidente de la República.

Ocurrido en Lomas Taurinas de Tijuana, Baja California, el magnicidio fue considerado por la “vox populi” como crimen de Estado al sospechar que detrás de tan detestable hecho estaba la mano del presidente, manifestándose de varios modos que el asesinato de Colosio fue fraguado desde el poder.

Colosio fue sustituido como candidato del PRI por Ernesto Zedillo quien triunfó holgadamente en las elecciones y cumplió su período de 1994-2000 con relativa tranquilidad.

8.- En el 2000 se da la alternancia cuando Vicente Fox, postulado por el derechista Partido Acción Nacional resulta vencedor en la elección de tal año y llega a la presidencia, desplazando por primera vez al hegemónico PRI, después de 71 años de monopolizar el poder.

9.- El triunfo del rústico, dicharachero, lenguaraz candidato panista, auguró para muchos un cambio esencial en las reglas y características del sistema mexicano, pero nada trascendente sucedió, se mantuvo el “status quo” y las cosas siguieran prácticamente igual. Lo único que logró fue allanar el triunfo electoral para el siguiente sexenio de otro panista, Felipe Calderón Hinojosa, cuyos seis años de gobierno transcurrieron sin pena ni gloria.

10.- El PRI recupera el poder con Enrique Peña Nieto, cuya gestión se caracterizó por los errores, actos de corrupción, aumento de la inseguridad y la violencia, bandazos y “metidas de pata” que hartó a la población, facilitando relativamente la victoria contundente en las urnas de Andrés Manuel López Obrador y su partido Morena.

11.- El triunfo mismo del Partido Movimiento de Regeneración Nacional es producto del sistema político mexicano, asumiendo el poder en un clima de estabilidad política. AMLO jugó con las reglas electorales del sistema y se sometió a la decisión de sus instituciones. Veremos al término de su mandato, cual es el resultado de la Cuarta Transformación. Por eso reiteramos: pocos como el sistema político mexicano y la estabilidad que ha propiciado.

r_munozdeleon@yahoo.com.mx
TAGS
Temas del día
  • Metrobús
  • Celso Piña
  • Taxistas
  • RELACIONADAS
    COMENTA ESTA NOTICIA
    Cargando comentarios...
    Cargando más noticias...
    Cargando tendencia...