19 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Ensayo sobre la cultura

IMPORTANCIA DE LA HISTORIA

JOSÉ LUIS HERRERA ARCE
lunes 19 de agosto 2019, actualizada 8:30 am


Enlace copiado

La aventura de encontrarte con la historia es grande; desde donde quieras jalar el hilo: universal o nacional; te vas a dar cuenta de que no todo está descubierto y existen lagunas; más cuando te refieres a los temas nacionales.

Desgraciadamente, la conquista destruyó muchos documentos y ya antes, los propios aztecas, se habían encargado de hacer desaparecer las historias que no les convenían. Con lo que se ha podido rescatar, sabemos algo de los pueblos antiguos y también imaginamos lo que ha quedado en el olvido.

En nuestro caso, la relación de las culturas son: Los olmecas, como punto de partida, los teotihuacanos como gran cultura que posteriormente desapareció sin saber cómo, sus herederos los toltecas, que en realidad son una muy importante influencia para las que vinieron después: mayas y aztecas, primordialmente, o mixteco zapotecas en Oaxaca.

En otras partes del mundo, le dan importancia a su historia y sirven de tema para elaborar libros biográficos y hasta películas. Basta rascarle un poco para encontrarse con la epopeya. En las series de televisión, en esta temporada, puedes ver una serie sobre los vikingos, y otra de Simón Bolívar de 60 capítulos. Sobre Roma se ha hecho hasta la bastedad y siguen saliendo, sobre los griegos, sobre los reyes ingleses, franceses, en menos cantidad he encontrado sobre los alemanes, hay buenas series sobre los españoles y libros, no se diga. Los egipcios han dejado su huella en el cine mundial; sabes de los viajes de marco polo y de las primeras familias que gobernaron china y Japón. Pero si te refieres a México vas a batallar un poco para encontrar series de televisión o libros de la época pre-colonial, y de la colonial a no ser que alguna leyenda ande perdida por ahí.

¿Por qué el mexicano teme enfrentarse con su historia? Ha de ser que no se la han sabido contar y siente vergüenza de los hechos del pasado. Cómo herederos de los españoles, nos han dicho que fueron muy malos al venirnos a conquistar; entonces, también los aztecas fueron malos por haber conquistado a todo Mesoamérica y los mayas, sus territorios. Teotihuacán también debió de haber sido pueblo de conquistadores, no hay otra forma de explicarse sus grandiosas construcciones. Pero si supiéramos historia, sabríamos que el mundo se ha hecho a base de conquistas y del intento de construir imperios. Mucho antes de Alejandro, ese juego ya se conocía. ¿Cuál es el problema de la conquista española? La mayoría de nosotros venimos de esa sangre; y del lado indígena, con enfrentarse a todas las ruinas que dejaron los viejos pueblos nos damos cuenta de que también sabían hacer lo mismo. No tenemos en mente las proezas de los grandes conquistadores indígenas, porque nadie se ha preocupado por contarnos lo que hicieron. Pakal, la reina roja, algún otro nombre que ande por ahí, desconocemos su vida. No hay que exagerar tanto, de Tlacaélel hay dos biografías, de Moctezuma segundo, el perdedor, también existen, de Cuauhtémoc, también, pero León portilla se queja de no conocer una de Axayácatl; y mucho menos encontrarás de sus hermanos Tizoc y Ahuítzotl. Lo que hace famoso al primero es que después de conquistar a los tlatelolcas vino a perder en contra de los purépechas; tanto las batallas que se ganan como las que se pierden forman parte de las grandes epopeyas. Además, es el constructor de la piedra del sol.

Nos han hecho aborrecer a los indígenas por los sacrificios humanos; también en Europa, se hacían los sacrificios humanos antes del cristianismo. Los vikingos son una muestra. Este detalle no nos ha permitido apreciar, que en otros aspectos, la cultura indígena era tan refinada o más que la europea. Hay que acercarse a los libros de Sahagún y a la de los cronistas.

A los políticos y por lo tanto, a la educación que nos proponen, se centran en lo inmediato y se olvidan del resto de la historia. Nosotros no vamos en la cuarta transformación, si es que llega a realizarse: vivimos el paso del mundo olmeca al tolteca, primera transformación, de la tolteca a la azteca, segunda, de la azteca a la conquista, tercera, de la conquista a la colonia, cuarta, de la colonia al mundo independiente, quinta, del mundo independiente a la reforma, sexta, de la reforma al porfirismo, séptima, del porfirismo a la revolución, de esta al intento de socialismo con Cárdenas, octava, de aquí al alemanismo, novena, por lo menos sería el décimo cambio. Para mi gusto, habría que contar los desatinos de Díaz Ordaz, Echeverría y López Portillo, como una más y no se diga a Salinas que significaron cambios drásticos en nuestra nación.

Encontré el título de un libro: Una selva de reyes, la asombrosa historia de los antiguos mayas. De Linda Schele y David Freidel. Está agotado, por supuesto. Del fondo de cultura económica.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...