16 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Vestir al espíritu de una expresión

Ángel Jácquez es una diseñadora de modas torreonense que proyecta la costura de sus ideas

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, jueves 22 de agosto 2019, actualizada 9:21 am

Enlace copiado

Entre máquinas de coser, hilos y telas, la diseñadora Ángel Jácquez recibe en su taller ubicado en un local de la avenida Matamoros. Está lista para darle voz al boceto de su arte, esa idea que traza en silencio y que después da vida a un vestuario habitante de escenarios.

Nacida en Torreón, en 1975, su familia la llevó a Durango desde muy pequeña. Allá creció entre juegos, en el taller de costura que era propiedad de su madre y su hermana. Siempre tuvo de compañero al dibujo, aunque afirma que, en un principio, no le llamaba la atención andar entre telas.

"Siempre me gustó todo lo que era el color, la forma, las texturas. Yo soy maestra de educación preescolar, jamás me imaginé dedicarme al diseño de modas. Cuando me di cuenta de que la educación preescolar no era lo mío, busqué en otras cosas, pero nada me atrapaba. Duré mucho tiempo intentando encontrar algo que realmente me gustara".

Jácquez comenzó a trabajar como diseñadora de modas sin ostentar una educación que la acreditara. A los 21 años inauguró su primer taller. Echó hilo a su máquina y se respaldó en sus nociones. Su impulso le confirmó su talento y supo entonces que, si quería perfeccionarse en el oficio, tenía que estudiar.

Así tomó carretera y retornó al terruño lagunero que la vio nacer. En Torreón cursó la carrera de diseño y marketing de modas en el Instituto de Estudios Superiores de Moda (IESMODI). Pero el hartazgo le llegó al año y medio, pues el programa no satisfacía su hambre creativa.

En paralelo, tomó clases de fotografía y modelaje. Abandonó la escuela en Torreón y dirigió su mirada a Durango. Nuevamente abrió su taller y, tras 356 días, vestida en deseos de superación, viajó rumbo a Ciudad de México.

ARTE TEATRAL

En la capital del país asistió de oyente a la clase de diseño de modas en Casa Francia. También tomó cursos de arte dramático en el Cenart.

Recuerda que uno de sus primeros trabajos lo tuvo con una empresa que le confeccionaba vestuario a Televisa. En esa compañía conoció a un colega francés que había laborado como clown para el Cirque du Soleil, quien la invitó generar vestuario para un proyecto méxico-canadiense llamado Ángeles de la Calle.

"Esta compañía, a parte de hacer teatro callejero, su trabajo principal era reclutar gente en México, prepararlos y mandarlos a la escuela que tiene el Cirque du Soleil en Francia".

Para Jácquez, Ángeles de la Calle fue un campo fértil para su aprendizaje. Además de darle proyección en Francia.

"Recuerdo una ocasión de una gira en Francia. Yo me quedé en México porque en ese tiempo empezamos con un proyecto de botargas. Dos días antes me habla el director y me dijo: 'Ángel, necesito que me hagas dos vestuarios más, son para dos chavas que van a hacer danza aérea y necesito que sea algo muy espectacular, muy llamativo. Son gemelas'. Me manda las medidas, me dice la idea de lo que él quería que se hiciera. Pasé esos dos días, casi día y noche trabajando en los vestuarios. Aparte tenías que tomar en cuenta los movimientos de una danza aérea que tiene que llevar mucha flexibilidad".

Ángel terminó los vestuarios y los envió a tierras galas. Estos contenía unas alas que, al momento en que las gemelas bailasen en el aire, se abrirían. Días después recibió una llamada de felicitación por parte de una directiva de la compañía Ángeles de la Calle en Francia, su trabajo había gustado.

También trabajó con la actriz y productora Claudia Bollaín y Goitia en algunas de sus obras. Así como en las puestas en escena de Viral. A pesar del oscuro silencio, dirigida por Arnulfo Reveles; Las aventuras de Argentum, dirigida por Karina Carrasco; El viaje de Ulises, dirigida por Laura Borrego; entre otras.

EXPRESIÓN INTERNA

La diseñadora explica que el vestuario posee una relación con la personalidad interna, con una expresión que emerge desde las grutas del alma. En esa imagen que el ser humano pretende proyectar hacia los demás.

"Depende mucho del estilo. Éste debe ir más en tu cuestión personal que en la manera física (…) Tenemos muchos prejuicios que de manera visual nos hemos olvidado de la esencia de las cosas. No nos atrevemos a usar colores fuertes porque tenemos el tono de piel moreno y hay ocasiones en que los colores vivos hacen que resalte más tu tono o tu manera de ser".

Para Jácquez, la ropa se podría ver como una expresión artística, siempre y cuando cuente con una técnica y una estética, pues existen ciertas condiciones y características para que llegue a ser una obra de arte.

"Primero tienes que tener bien clara la idea de lo que quieres hacer. Tengo clientes que me dicen: 'Oye, Ángel, voy a las tiendas de telas y no encuentro nada, no hay telas, ¿cómo es que tú sí encuentras?' Porque yo veo la tela y le veo cara de algo, me imagino que es el trabajo como de un escultor".

Ángel Jácquez ya prepara el lanzamiento de su próxima línea de ropa.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...