21 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Su salud bucal

DRA. LILIANA ACUÑA CEPEDA
domingo 08 de septiembre 2019, actualizada 10:43 am

Enlace copiado

DEPRESIÓN EN ODONTOLOGÍA

El término "depresión" se usa en el lenguaje corriente para referirse a un estado pasajero de infelicidad tristeza o, como se llama en inglés blues", que todos hemos experimentado alguna vez como parte de nuestra vida normal. La misma palabra se utiliza también para referirse a un estado clínico que puede presentar similitudes con estos cambios de estado de espíritu, pero que también corresponde a un conjunto más amplio de síntomas y signos que a veces limitan gravemente la capacidad de un individuo para sus funciones. a línea de separación entre la depresión clínica y los cambios pasajeros de humor; los pacientes con depresión grave muchas veces son incapaces de trabajar y de efectuar las labores diarias, y de conservar buenas relaciones con sus amigos y parientes. Lo cierto es que sufren como parte de su problema y, en ocasiones, parecen desarrollar cambios físicos secundarios, como pérdida de peso, mayor propensión a enfermedades, y funciones alteradas de diversos sistemas corporales. Desde un punto de vista funcional tiene gran valor práctico considerar la depresión clínica como enfermedad, y tratar a los pacientes con este problema. Grados variables de depresión muchas veces acompañan a las enfermedades crónicas, es muy frecuente en individuos con dolor bucal crónico y otros trastornos sensoriales de la boca, sea cual sea la causa de la anormalidad de las sensaciones, por tanto, el dentista o el médico que tratan pacientes con enfermedad bucal crónica muchas veces se hallan en realidad delante de un paciente deprimido. Los pacientes deprimidos también se preocupan demasiado acerca de varias funciones corporales (incluyendo funciones y aspecto de la boca), y un dentista ha de pensar que hay pacientes deprimidos entre los que repetidamente buscan las formas más complicadas de tratamiento y le piden las más complejas de tratamiento dental. En general, el tratamiento de las enfermedades bucales en un paciente deprimido dará poco resultado, tanto si el problema de la boca es una caries dental, como si es enfermedad periodontal, disfunción mioaponeurórica de la articulación Temporo Mandibular, úlceras bucales recurrentes, dolor bucofacial crónico, odontología cosmética, o dentaduras poco satisfactorias. Es muy importante que el dentista pueda reconocer al paciente deprimido y obtenga para él un tratamiento adecuado, si quiere tener buen resultado al ocuparse del trastorno bucal.

Es posible que el paciente deprimido también se esfuerce mucho en negar o enmascarar su depresión; hay que buscar cuidadosamente los síntomas depresivos ocultos.

La capacidad para reconocer la presencia de síntomas depresivos no debe confundirse, y no les asuste tampoco el termino depresión como si fuera algo imposible de sufrir o algo que no se puede platicar, al contrario, a todas aquellas personas que sufren de depresión es muy importante apoyarlas, entenderlas, las personas que tienen la gracia de nunca haber sufrido de depresión deben de entender a aquellas que si lo han sufrido.

La depresión puede ser una respuesta lógica a la muerte de una persona querida, a alguna pérdida importante, a enfermedad o a una invalidez crónica, a cambios económicos desfavorables, a estrés continuo, alguna situación externa de fuerte tensión, como duelo a algo perdido no solo la muerte, un divorcio, pérdida financiera o falta de trabajo muchísimas son las causas que pueden ocasionarla. Saber si en realidad sufre o no una enfermedad mental, se halla todavía en manos del psiquiatra, quien debe ser consultado, siempre que sea posible, cuando el dentista descubra depresión importante en su paciente. En muchas ocasiones atenderlos se torna muy dificultoso.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...