21 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Social

Contraluz

MARÍA DEL CARMEN MAQUEO GARZA
domingo 08 de septiembre 2019, actualizada 10:45 am


Enlace copiado

TU DERECHO, MI DERECHO

Mediante un pequeño ejercicio de autocrítica, he concluido que debería de escribir un libro intitulado: "Memorias de supermercado". Cualquier sitio público atrapa mi atención, como un gran foro en el cual los humanos interactuamos tal cual somos, sin embargo, lo que observo en el supermercado resulta todavía más representativo de nosotros como sociedad. A la tienda van los pobladores de una localidad, cada uno con sus propias características, a volcar en esos largos pasillos su particular quintaesencia, que les vuelve seres únicos sobre el planeta.

Llamaremos a nuestro personaje "Chica X". El primer contacto que tuve con ella fue en el estacionamiento de la tienda. Estoy estrenando un vehículo semi-seminuevo, por cierto, muy bien cuidado, de modo que me estaciono lejos de las puertas de acceso, tratando de evitar un rayón. Semi-seminuevo, pues me lo pasó un familiar, quien a su vez lo adquirió en una agencia como seminuevo, lo que da pie al juego de palabras.

Mi afán de cuidar la pintura de la carrocería implica atravesar todo el estacionamiento. Delante de mí iba una vagoneta Avanza color arena. Para cuando llegué a la puerta de la tienda, se había estacionado en un cajón azul, muy próximo a la entrada. Traía placas que indican que su propietario tiene discapacidad, hasta ahí todo bien. Del vehículo descendió una mujer en sus treintas, bien arreglada, en tacones altos. Supuse que llegaba para recoger de la tienda a su madre o a su abuela; no imaginé que las cosas pudieran ser de otra manera. Acto seguido, Chica X avanzó a grandes zancadas para tomar un carrito de supermercado. Luego de traspasar el umbral de entrada, giró a la izquierda hacia frutas y verduras, y así, una detrás de la otra, comenzamos a recorrer departamentos y pasillos, desde arroz y aceite vegetal, hasta salchichonería. Por más que esperaba verla "renquear" -como decimos por acá--, eso nunca ocurrió. Volvimos a coincidir en las cajas, y -con franqueza-- ella seguía luciendo tan sana y entera como en un principio, la discapacidad no se hizo evidente en absoluto.

Vinieron a mi mente una serie de ideas, como bólidos que pasan dejando un leve rastro, que, si no aprehendemos de inmediato, se habrán ido para siempre. Quiero creer que Chica X tiene un familiar con discapacidad, y por ello la camioneta tiene placas con el logo correspondiente. Vaya, porque ahora recuerdo el caso de un jovenazo que utilizaba placas de discapacidad en un convertible deportivo, en el que, si por azares del destino alguien de mi edad subiera, no vuelve a salir ni con abrelatas. Pero no, no quiero pensar mal, ella debe de tener un familiar que, en un momento dado, requiere estacionarse en los cajones que garantizan el fácil acceso a un edificio. Surge una nueva duda: entonces, si ella sabe lo que sufre su propio familiar con discapacidad, ¿cómo es que le falta la sensibilidad como para dejar libres dichos cajones, para quien verdaderamente los necesita?...

Me resistía a aceptarlo de entrada, pero tuve que reconocer algo que nos caracteriza a los mexicanos. La Chica X utiliza un espacio que en ese momento no necesita. Lo hace amparada por un símbolo que se lo permite. No habrá poder humano que la quite de ahí. Ella hace uso de un privilegio que en ese momento no le corresponde. Supongo que actúa así, porque no tiene la conciencia ciudadana para hacerlo de otra manera. Quien cuenta con un familiar con discapacidad, conoce las dificultades que implica tener que caminar mayores distancias. En dicho caso, si hoy Chica X no trae a ese familiar con discapacidad, evitaría hacer uso de un cajón que en ese momento no necesita. Amén del logo del vehículo.

Visto en términos prácticos, el problema es muy simple: prevalece mi derecho a la comodidad sobre tu legítimo derecho por motivos de salud. Lo mío está antes que lo de los demás, independientemente del peso específico de uno y otro. No actúo con base en un principio de conciencia, sino valiéndome de un artilugio para mi personal confort.

Ahora bien, ¿vamos a colocar un policía en cada cajón de estacionamiento para garantizar que se actúe de manera debida? ¿Que quien se estaciona sepa hacerlo bien, para que no raye mi semi-seminuevo? ¿Que quien trae logo que indica discapacidad haga buen uso de este? La solución no radica en vigilar y sancionar, sino en crear conciencia. Ser empáticos con las necesidades de los demás, sacrificar un ápice de comodidad en aras de facilitar la vida de quienes -de suyo--, la tienen bastante más difícil.

El cambio que requiere México se dará a través de un proceso educativo de raíz, en el hogar, mediante el ejemplo. Que los principios de casa sean sólidos, para salir a enfrentar un mundo de paradojas, en donde la indolencia se viste de poder.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...