22 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Espectáculos

La manada tiene una Catalina más cruel

La estructura es la misma; incluye nuevos personajes

AGENCIAS
CIUDAD DE MÉXICO, domingo 13 de octubre 2019, actualizada 10:01 am

Enlace copiado

Al principio hubo enojo. El público quería ver a una Catalina Creel muy parecida a la que construyó María Rubio en la primera Cuna de lobos. Sin embargo, la apuesta de Giselle González en esta nueva versión dio un giro radical: la líder de la manada es una mujer joven, bella, contenida, elegante, con el sexo como uno de sus ejes y sobre todo, más letal.

"Esta mujer es fría, calculadora, inteligente; es ambiciosa y luego tiene esta envoltura de mujer elegante, glamorosa, sofisticada, que es lo que hace que para mí como actriz sea un personaje interesante para interpretar", dijo Paz Vega.

La estructura de la historia es la misma: Catalina Creel está casada con Carlos Larios y ambos han construido un imperio. En la primera versión era una farmacéutica llamada Lar-Creel, ahora se llama Gothier y es una gran cadena de joyerías marcada por el tráfico ilegal de diamantes.

Cuando Catalina asesina a su esposo, se abre el testamento en el que Carlos establece que la herencia será para el primero de sus dos hijos que se case y tenga un hijo. Si eso no ocurre antes de dos años, la herencia pasará a manos de organizaciones benéficas. Allí se desencadena la verdadera maldad de Catalina.

En esta versión, su hijo Alejandro (Diego Amozurrutia) es bisexual, pero a Catalina no le importa eso, sino que pueda convertirse en padre a toda costa, mientras, hace hasta lo imposible para que José Carlos (Gonzalo García Vivanco) se suma más en sus adicciones. Gonzalo se dijo honrado de actuar en esta historia tan novedosa para su época (1986), en la que ahora él hará a un José Carlos más joven, con adicciones y locuras que tienen que ver con la culpa y el abandono.

"Fue un gran honor interpretar al mismo personaje que hizo Gonzalo Vega. No sé si me parezco, pero él era un galanazo, compararme como actor jamás lo haré".

Si en el pasado la mujer que estaba en medio de los dos hermanos era Leonora Navarro (Diana Bracho), una mujer joven y decidida a trabajar y salir adelante por ella misma, ahora será una fotógrafa un tanto inocente, pero aguerrida y con deseos de salir adelante, interpretada por Paulette Hernández.

Leonora trabaja con Luis Guzmán (Osvaldo de León), un periodista que desde el primer capítulo encara a Catalina preguntando por el tráfico de diamantes en su empresa. Otro personaje nuevo de esta segunda versión es Vicky (Michelle González). "Ella es una pareja de José Carlos, tenían una relación súper casual y después de un tiempo aparece en un momento de mucha tensión", comentó la actriz.

Flavio Medina también es un personaje nuevo en la historia.

Él interpreta a Francisco Larios, hermano de Carlos y esposo de Ámbar Reyes. "Es un lobo disfrazado de oveja, tiene una dependencia muy fuerte y fracturada por su esposa Ámbar", comentó Flavio.

Su esposa, Ámbar (Nailea Norvind) tampoco existía en la primera versión, pero será víctima de manera brutal, de la furia de Catalina, pues la mata. Ámbar, además, sufre de problemas de depresión y nunca pudo tener hijos.

Azela Robinson también sumó un nuevo personaje a esta versión de 2019: Gélica Andrade, que cuida a la familia sobre todas las cosas, conoce a profundidad a Catalina.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...