17 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Recuerdos del ayer

“EL MEMBRILLO’’ CUÉLLAR

Sergio Luis Rosas
TORREÓN, COAH. , miércoles 16 de octubre 2019, actualizada 9:13 am


Enlace copiado

Juan Manuel Cuéllar Medina, mejor conocido como “El Membrillo’’ Cuéllar, ex jugador del desaparecido equipo Laguna, falleció la madrugada del pasado viernes en esta ciudad. Perteneció a la generación de los años sesentas de jugadores surgidos de las Reservas de la Ola Verde, a la que pertenecen Joaquín “El Pato” Villarreal, Carlos “La Banana” Ortiz, Sabas “El Gabacho” González, Jesús López y Francisco “El Oso” Ramírez.

“El Membrillo” Cuéllar empezó a jugar futbol a temprana edad en la Placita Madero de esta ciudad, que fue un importante semillero de futbolistas profesionales, entre los que podemos mencionar a Esteban “El Cachuchas” Méndez, Pedro Manuel Guerrero Salas, mejor conocido como “El Perón” Guerrero, José Luis “El Balín” Picasso, Rafael Méndez Hidrogo, Alfredo “El Gato” Cervantes, José Mercedes Rojas, Roberto “El Pichirilo” Rodríguez y Humberto “El Tocho” Vega.

La Laguna ha sido una cantera importante de futbolistas profesionales, nacidos orgullosamente en esta Comarca, desde la aparición del equipo Laguna en Segunda División en 1955 y después en 1960 con el Campesinos Cataluña, después Torreón Cataluña y finalmente Diablos Blancos de Torreón. Ambos equipos a lo largo de su historia tuvieron una importante base de jugadores laguneros.

Juan Manuel estudió su Primaria en la Escuela Constituyentes de 1917 y formó parte del equipo Nacional que dirigía el Profr. Sergio Barrón Delgadillo, siendo sus compañeros de juego en ese entonces Joaquín “El Pato” Villarreal, quien después fue su compañero en el Laguna, y Jesús “La Chita” López, jugador de los desaparecidos Diablos Blancos del Torreón.

El debut profesional del “Membrillo” Cuéllar fue en la temporada 1966-1967 contra el equipo Tampico cuando el Laguna jugaba en Segunda División, habiéndolo debutado el entrenador argentino Juan Ángel “Pito” Pérez. En Primera División le dio oportunidad de jugar con la Ola Verde el técnico Miguel Marín contra Atlante en el Estadio Azteca en la temporada 1968-1969, entrando de cambio en el segundo tiempo por el brasileño Manoel Tavares “Necco”.

La muerte del “Membrillo” Cuéllar causó gran consternación en el medio futbolístico de La Laguna, ex compañeros de equipo y aficionados se dieron cita en la agencia funeraria del Periférico Raúl López Sánchez y carretera a Santa Fe, acompañándolo hasta su última morada el capitán Pedro Salinas Montelongo, Celedonio Mora, Carlos “La Banana” Ortiz, Rubén “El Charro” Avitia, José Valerio Franco, Ángel Chavarría, Rogelio Ruiz Vaquera, Valentín Guerrero y Valdemar García Cansino, entre otros. Se unieron al duelo ex jugadores del desaparecido equipo Torreón, entre ellos Francisco Javier “El Capi” Lima, René Vizcaíno, Juan Manuel “El Chamaco” Valadez y su hermano Salvador, Jesús “El Torreón” Castro, Eduardo “Lalo” Mendoza y Pedro “El Perón’’ Guerrero del Torreón-Cataluña.

“El Perón” Guerrero recordó que tenía 17 años de edad y “El Membrillo” Cuéllar contaba con nueve años y lo acompañaba cuando el equipo Torreón-Cataluña salía a jugar de visitante a las plazas de Segunda División, entre ellas la Ciudad de México, en especial recuerda cuando Pumas logró el ascenso a Primera División al golear cinco goles a uno al Torreón-Cataluña el martes nueve de enero de 1962 en el Estadio de Ciudad Universitaria.

Añadió que “El Membrillo” Cuéllar viajó con el desaparecido equipo a las plazas de Texcoco, Veracruz, Orizaba, Poza Rica, La Piedad, Zamora, Ciudad Madero, Tampico y Monterrey sin ningún problema, pues don Ángel Sobrino, propietario del equipo permitió que los acompañara durante tres años. “El Membrillo” se colocaba atrás de la portería para recoger los balones. Eran unos viajes largos y cansados, salían el viernes de Torreón y regresaban el lunes.

El apodo de “El Membrillo” se lo impuso Vicente Solís, vecino de ambos, quien al verlos juntos decía ahí va “El Perón” refiriéndose a Pedro Guerrero y “El Membrillo” a Juan Manuel, quien creció entre los jugadores del desaparecido equipo Torreón-Cataluña. A instancias de Esteban “El Cachucha” Méndez llegó a las Reservas del Laguna, con el cual debutó profesionalmente.

“El Perón” Guerrero recordó que “El Membrillo” Cuéllar era un jugador habilidoso con la picardía natural para jugar de extremo, era la época en que los extremos, derecho o izquierdo, desempeñaban un papel muy importante en la estrategia de los entrenadores. Su estilo de juego era muy parecido al de Rafael “El Pelé” Padilla. “Podía haber llegado más alto Juan Manuel, pero su carácter no le ayudaba, era un poco rebelde. En el Laguna estuvo tres años, a su retiro profesional trabajó en conocida empresa de ayudante de almacén, años después en una Imprenta, en la cual aprendió y dominó el oficio de Impresor, decidiendo finalmente establecer su propio negocio de Litografía”, comentó Pedro Guerrero.

Consideró que en aquel tiempo había más oportunidad de llegar a las Reservas de los desaparecidos equipos Laguna y Torreón, en donde podían hacer realidad su sueño de ser futbolistas profesionales. En la época dorada del deporte lagunero surgieron grandes futbolistas, peloteros, basquetbolistas, boxeadores y luchadores.

Agregó que siempre estuvo muy cerca de “El Membrillo” Cuéllar, se llevaban muy bien, cuando Juan Manuel tenía algún problema acudía a él para solicitarle consejo. De igual manera acudían sus hijos a platicar con él. “El Perón” Guerrero concluyó su libro “Sueños y ambiciones”, en el cual hace una remembranza de sus compañeros de juego de la Placita Madero.

Juan Manuel “El Membrillo” Cuéllar falleció a la edad de 71 años, víctima de una enfermedad que padecía desde hace año y medio, de la cual no pudo sobreponerse. Le sobreviven su esposa Diana Elizabeth Castañeda Rodríguez, sus hijos Lorena, Laura, Juan Manuel, Alberto, Luis Roberto y Danna Cuéllar Castañeda.

Su gran amigo Pedro “El Perón” Guerrero lo definió como una buena persona, honesto y formal, nunca le hizo daño a nadie. Pedro lo despidió con estas palabras: “Dios nos da la vida, Dios nos da la muerte, todo lo hace Dios”.

¡Hasta el próximo miércoles!

Sergio Luis Rosas

sluisrosas@hotmail.com
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...