16 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Perseguidos por la muerte

Metáfora ciudadana

LUIS ALBERTO VÁZQUEZ ÁLVAREZ
sábado 02 de noviembre 2019, actualizada 8:11 am


Enlace copiado

Morirse, extinguirse, expirar, perecer, fenecer, apagarse, acabarse, enfriarse, petatearse, consumirse, caducar, aniquilación, defunción, último suspiro, sueño o viaje eterno, bajar al sepulcro, cerrar el telón, quedar en el campo, pasar a mejor vida, quedar frito, irse por delante, curarse hasta de vivir, pagar con el pellejo, irse al otro barrio, colgar los tenis, entregar el equipo, ya valió, chupar faros, ponerse tieso, se lo llevó la calaca, se lo chupó la bruja, mirar las flores desde las raíces, estirar la pata o azotar la res.

En el México sincrónico la muerte se reinaugura, los europeos consideran abominable la inmolación, el sacrificio humano como ritual y sacrificio a los dioses, pero justificaban y hasta bendecían las hogueras de la Inquisición en las que se calcinaba a los herejes. Desde entonces existe una marcada expresión de ironía y juego con la muerte. Los mexicanos nos la comemos como una calaverita de azúcar y le elaboramos altares multicolores, ataviados de infinidad de figuras, flores y símbolos que representan una larga trayectoria de la vida social de nuestro pueblo.

Carlos Fuentes, en su obra "La muerte de Artemio Cruz", nos lleva en un recorrido asincrónico por el México posrevolucionario. Este personaje era un viejo rebelde antiporfirista que fue perdiendo sus ideales sociales en la medida en que el poder político se unía al económico y se olvidaban las clases humildes que lo habían impulsado a la lucha armada para reivindicar sus derechos. Ahora ya era un cacique más, como aquellos que había combatido en su romántica juventud revolucionaria. Audaz, oportunista, corrupto y despreciado explotador de los pobres y débiles, representa la paradoja del luchador social que se convierte en oligarca. Valiéndose de todo tipo de métodos para ascender en la política, soborna, chantajea en sus grandes negocios, arruina a sus rivales y ejecuta genuflexiones al presidente para ser parte de la autocracia priista. "La muerte de Artemio Cruz" es una radiografía de ese México que empieza a "petatearse". ¿Quiénes le acompañarán pronto al otro barrio?

El xoloitzcuintle persiguiendo partidos políticos: la drástica reducción del financiamiento gubernamental los afecta hondamente. Ya no tienen capacidad para compra de votos ni para sostener sus gordas burocracias. Partidos comodines que solo critican para ver si los llaman para callarlos. Movimiento Ciudadano y Verde, prostitutas rentables al mejor postor según intereses en cada elección también colgarán sus tenis. Morena se está destruyendo a sí mismo, solo para una elección presidencial le alcanzará, su ADN prianiperredista lo hundirá; nació con única ideología del oportunismo, no es de izquierda; ni se imagina que es eso, como tampoco lo saben sus ignorantes detractores. El partido de Calderón "chupará faros" en las urnas.

Cempoalxóchitls para la farsa de la soberanía nacional: que por decenios se nos presumió y jamás existió. Culiacán abrió la puerta a conocer la verdad: las agencias americanas trabajan, investigan, matan y controlan en México muchos campos, entre ellos el "supuesto combate" al narcotráfico, que los mismos gringos no quieren que se acabe. ¿Qué harían con sus millones de drogadictos enloquecidos por no consumir?

Cruz de cenizas al "chayote"; aunque la resistencia es tremenda, la lucha por el sobrevivir es intensa y generadora de mentiras y falacias que engendran mucha violencia. Hasta cientos de miles de millones de pesos racionados por los Gobiernos anteriores, para jamás ser criticados al aceitar mentes y voces, que ahora resuenan fuertemente por falta de manjares.

Copal para la ética judicial, desaparecida mucho tiempo atrás, ahora está más fría que el hielo, jueces y magistrados venales que se venden a delincuentes por unos pesos y los liberan ante el asombro, estupor y furor de los ciudadanos. Líderes sindicales corruptos huidos y enquistados en el Gobierno actual; muchos más tratando de adaptarse a nuevas legalidades, pero sin soltar las cuotas gremiales.

Veladoras para el Metrobús Torreón, inacabable molestia para transitar por el bulevar Revolución, recursos infinitos que nadie sabe cuánto se ha gastado y cuánto falta; cambios en lo ornamental y fallas terribles en lo esencial como volver a levantar la carpeta asfáltica que soportará autobuses que aún no sabe de qué tamaño, peso y costo serán. En su altar habrá retratos de deuda Coahuila (según el gobernador, nunca ha existido), y al paseo Morelos. Laguneros duranguenses, ¡qué salvadota se han dado!

Pan de muerto es el sistema de pensiones cada vez más exiguas, donde las familias que viven de ellas gastan sus mínimos ingresos en insuficientes alimentos y utilizan créditos caros para sobrevivir.

Camino de sal al Mictlán a la legitimidad electoral, comicios antes fraudulentos, hoy dirigidos por un INE que se preocupa más por los sueldos de sus ejecutivos que por ofrecer educación cívica, defiende los intereses de los partidos para que estos apoyen en los suyos. Sus execrables Oples locales (el IEC coahuilense, el peor de todos) generan una democracia coja, cuentan votos, pero no cobijan derechos sociales. Olvidan intencionalmente (más que por ignorancia) el contenido constitucional: "Democracia… un sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo".

Papel picado como el respeto a las instituciones; primero a las fuerzas armadas por los grupos delictivos, muchos jóvenes y en gran parte de la ciudadanía ya no creen en ellas. Nula veracidad comunicativa: antes los medios tradicionales difundían muchas mentiras, pero estas eran relativamente efectivas, hoy las redes sociales transmiten infinidad de falsedades y millones de cibernautas se las tragan y, lo peor, las retransmiten como certezas comprobadas, generando más odio y violencia.

El rostro más extrañado del altar de muertos es el espejo dialogal, esa sincera y honesta manifestación de opiniones entre los actores sociales que podría evitar las catástrofes comunitarias. "Se ha ido", "se ha apagado" por las falacias de fóbicos y lovers.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...