07 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

La revuelta en Chile

ALBERTO AZIZ NASSIF
martes 12 de noviembre 2019, actualizada 7:29 am


Enlace copiado

El movimiento chileno ha empezado a derrumbar la joya de la corona neoliberal en América Latina. En unos cuantos días ese modelo pasó de ser un emblema, a una revolución ciudadana-callejera, que hoy no se sabe hasta dónde llegará, ni de qué tamaño serán los cambios que se puedan construir. Una frase-consigna expresa el malestar: "No son los 30 pesos que subió el costo del pasaje del metro, sino los 30 años de políticas económicas y sociales" que han producido una enorme desigualdad. Esa es una primera explicación del por qué la gente ha salido a las calles a protestar de forma masiva; más de un millón de personas es una expresión muy importante.

La socióloga Mariestela Svampa comenta que en Chile se ha dado el fenómeno de "liberación cognitiva", en donde amplios sectores sociales empiezan a romper las barreras de una conciencia del 'no se puede cambiar nada' a entender que se pueden lograr amplias transformaciones sociales. Quizá esa ampliación de las posibilidades sea el motor que ha impulsado el movimiento social chileno. En ese proceso el gobierno de Piñera (un presidente con 13% de aprobación) se ha rezagado y cede desde un rincón, porque ha perdido completamente la iniciativa política. Las primeras reacciones oficiales obedecieron a la torpeza de lo más fácil: reprimir para restablecer el orden. Esa gasolina multiplicó el movimiento y entonces vino la reversa gubernamental, pero ya era tarde porque la dinámica liberadora estaba en marcha. Luego llegó un cambio de gabinete y también quedó rebasado. Ahora se abre un territorio muy amplio para reformas múltiples que apuntan hacia un cambio de modelo. Como castillo de naipes se ha derrumbado el ejemplo chileno de una vía neoliberal exitosa. La experiencia de esta rebelión es muy importante no sólo para Chile, sino para América Latina.

El movimiento chileno ha abierto un interesante proceso de democracia participativa, que se conoce como cabildos abiertos, en donde decenas de grupos sociales se reúnen a conversar y a organizarse para plantear una agenda amplia. En Chile hay exclusión, mucha desigualdad, privatización y la herencia de la Constitución que dejó la dictadura pinochetista. Ya en dos ocasiones (2005 y 2011) ha habido expresiones de movimientos sociales importantes por la educación, que obedece a un modelo privatizado, un gran negocio, que endeuda a las familias. Además, la privatización de otros servicios, el encarecimiento y la desigualdad han calado de forma importante en la sociedad.

A pesar de que la derecha pretende justificar el modelo, la realidad es que hoy ya se plantea la necesidad de una asamblea constituyente que logre cambiar las viejas reglas que todos los gobiernos democráticos después de la transición no lograron mover de forma importante, a pesar de que se hicieron algunos cambios. El movimiento ha develado que en Chile el problema es mucho más profundo. Las demandas apuntan hacia cambios en salud, educación, pensiones. En uno de los cabildos se hizo el siguiente planteamiento: "Los ciudadanos queremos y necesitamos tener un rol más activo en la vida pública, y que nuestra participación no se limite a los procesos electorales, pero no encontramos esos espacios" (www.Comunizar.com.ar).

La revuelta ha visibilizado la distancia política (problema de representación) que hay entre élites políticas y ciudadanos. Un testimonio señala, por ejemplo: "La ley de rebaja laboral llevaba quién sabe cuántos años en el Congreso, fue repentinamente aprobada en un día, tras la revuelta. El proyecto para reducir la dieta parlamentaria, lleva años estancado, como la mayoría de los proyectos de ley, salvo los que benefician directamente a los grandes inversionistas y especuladores. Que son quienes financian las campañas políticas". Otro testimonio dice: "Si bien nadie podía predecir cuándo y cómo iba a explotar todo esto, nadie podía ignorar que iba a explotar, más temprano que tarde" (www.comunizar.com.ar). Quizá el actual movimimiento tenga la fuerza necesaria para dejar atrás las herencias de la dictadura. Esta es una apuesta de la revuelta en Chile…

Twitter: @AzizNassif
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...