Apenas cinco de diez al Oscar 2011

Blogs de El Siglo

Apenas cinco de diez al Oscar 2011

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 17 de febrero de 2011

Cuando anunciaron que las nominaciones a mejor película contendiendo por el premio Oscar cambiaría de 5 a 10 pensé que se trataba de una burla, un engaño, una manipulación y un negocio sucio por parte de la Academia. De alguna manera lo es; el año pasado por ejemplo, no faltaron los comentarios de que varias de esas películas entraron en la lista por puro compromiso y que nunca hubieran llegado a ser nominadas de no haber aumentado el número de lugares disponibles. Pues bien, igual que el año pasado, este 2011 nos topamos con la misma situación.

Gracias a la mala organización de las distribuidoras y a la que en mi opinión es una estrategia de cartelera que le falta al respecto al público mexicano, este año he logrado ver apenas cinco de las diez nominadas en la categoría de mejor película para tal premiación. No sólo tuve que apurarme y correr al cine varios días seguidos para poder ver estas películas, sino que además me tengo que conformar con el estreno limitado y “exclusivo” VIP de otras más. Eso sin mencionar que tengo que pasar el coraje de que algunas de las nominadas no tienen aún fecha de estreno en nuestro país, que muchas de las nominadas en ésta y otras categorías son colocadas en cartelera casi como por compromiso, o que llego al cine y falta tiempo y dinero para verlas todas; y por si no faltara más, me tengo que preguntar el por qué de la extraña situación alrededor de una de las películas cuyo estreno, por lo menos en mi ciudad, se retrasó una semana en la mayoría de los cines y posteriormente se limitó a sólo unas pocas salas.

Pero mientras el año pasado tenía nueve de las diez películas bajo la manga a más de una semana previa a la premiación, este año debo conformarme con leer reseñas, creer en las demás premiaciones y comentarles a ustedes las películas que he podido ver.

El origen (EUA-Reino Unido, 2010): Me parece aplaudible que guión e historia sean un concepto original de su director, así como la manera en que la trama, acción y desarrollo atrapa al espectador en esta misión de un grupo de hombres que buscan manipular la mente para su beneficio y negocio, tal como en la vida real, podamos entrar a los sueños o no. Sin embargo,  considerar tan pobremente a la psicología humana, al poder de las decisiones y la debilidad de la mente, no la hacen la candidata favorita, por lo que su nominación no es más que un reconocimiento a un proyecto bien hecho, bien pensado y bien realizado.

Toy Story 3 (EUA, 2010): Cuando la película se estrenó una amiga me dijo algo así como “niños, quítense del camino porque he esperado diez años para ver esto”. Lo cierto es que esta historia va dirigida a aquellos que ya no somos niños, a quienes tuvimos que crecer y dejar la infancia de lado, sólo para recordarnos que todos tenemos un niño dentro y que todo tiene un valor en la vida, el valor que le damos nosotros mismos. Y como ha sido de las pocas películas que ha logrado que mis ojos se enrojezcan y actúe como que tengo una pestaña en el ojo, auguro que se lleve el premio a mejor película animada.

Red Social (EUA, 2010): Sigo a favor de quienes cuestionan el papel de las mujeres, hombres, adolescentes y ética de esta película; sigo creyendo que la crítica a la socialización e interacción de la época moderna que ha demeritado el poder real de la comunicación entre las personas es evidente; y sigo pensando que aunque con grandes fallas de personalidad y lógica esta película retrata de manera genial el valor humano, la traición y la amistad. Pero cuando una de mis películas favoritas del año pasado es la favorita a llevarse el mayor premio de la noche, mi pensamiento es tan sencillo como decir: Qué miedo.

El Cisne Negro (EUA, 2010): Como amante del Ballet, la música y el escenario, esta película me parece simplemente extraordinaria. Como amante del análisis del comportamiento humano, la mente y la psicosis social, la película me parece el ensayo más perfecto que haya visto en los últimos años. La película pudo pasar como una historia de vida de una bailarina intentando escalar en el competitivo mundo de la danza, quien se pierde en el medio, la presión y la influencia de quienes la rodean gracias a su falta de carácter. Pero más allá de los clichés y las situaciones comunes, demuestra que cada escena, palabra y detalle influyen en la historia, la vida y el lado oscuro que todos tenemos dentro.

Temple de Acero (EUA, 2010): Esta película me hizo romper la promesa de no ver remakes este año y ni siquiera valió la pena. Estoy consciente del tipo de cine que realizan los hermanos Coen, el tipo de historia en el que  parece no pasa nada pero que en el fondo la fortaleza y caracterización de cada personaje pretende  dejar un mensaje; el tipo de película lenta con cierto toque de humor negro; el tipo de película que no fue hecha para todos nosotros y que queda nominada como reconocimiento al arduo trabajo y buena realización de los directores que traen lo mejor de cada actor, aunque el conjunto y resultado final no tenga nada de sentido.

Respecto a la otra mitad contendiente [El peleador (EUA, 2010), Los niños están bien (EUA, 2010), El discurso del Rey (Reino Unido-Australia-EUA, 2010), 127 Horas (EUA-Reino Unido, 2010), y Winter’s bone (EUA, 2010)], cruzo mis dedos para poderlas ver en fechas venideras, después de todo aún tengo un par de semanas para que la ganadora sea alguna contendiente que ya haya podido ver, para criticar a los ganadores con el sustento que se merecen.

4,530 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD