Tendencias en el cine

Blogs de El Siglo

Tendencias en el cine

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 07 de julio de 2011

Así como en la moda, en el cine también existen tendencias, es decir, una inclinación hacia determinado tema o idea que se repite constante durante cierto periodo; y así como en la moda, el cine también termina por reencontrarse con prototipos y completar ciclos cuyo punto final sólo representa el inicio de un nuevo movimiento.

Por ejemplo, para los estudiosos del cine cada década está identificada con cierto tipo de películas, de ahí que se hable del llamado "star system" de los años cincuenta, época marcada por la tendencia (y estrategia) de las grandes productoras de contratar grandes nombres de actores y sobreponer su presencia sobre cualquier otra cosa al promocionar una película. Los años setenta son conocidos por el gran auge de películas de gángsters, y los ochenta por la vasta producción de cine de terror y de ciencia ficción.

Por supuesto, el tipo de historias que se escriben siempre va ligado a la realidad social y generacional de la época, los acontecimientos históricos que se estén viviendo y la mentalidad de las viejas y nuevas generaciones. Además, es importante mencionar que también se debe considerar el movimiento intelectual y cultural del momento; por ejemplo, si se habla de un periodo de oscurantismo o romanticismo en las artes, el impacto cae sobre todas la disciplinas a considerar, ya sea la música, la pintura o, como es el caso, el cine.

Éste, como medio audiovisual, se encuentra fuertemente ligado no sólo a las otras artes, sino también a las demás disciplinas audiovisuales, en especial, a la televisión. En últimos años, por ejemplo, la gran tendencia para adaptar comics a la pantalla grande (misma que ha llevado a las salas de cine un gran número de héroes y superhéroes), lleva de la mano muchas de las propuestas vistas también en la televisión. Una influye en la otra de manera recíproca, es decir, en la actualidad mientras el cine avanza un paso hacia delante en el cine de héroes de comic, la televisión toma su turno para la adaptación a la pantalla chica de éstos personajes, sólo para encontrarse con que le toca tomar el siguiente paso hacia la reinvención, un fenómeno que creará su propio eco en las producciones cinematográficas.

El momento de que cinéfilos y productores consideren que la fórmula de héroes ha sido ya explotada es claro si se toma en cuenta el número de producciones recientes relacionadas con temas de ciencia ficción (El Origen [EUA-Reino Unido, 2010] o Súper 8 [EUA, 2011], por mencionar algunas). Entre adaptaciones vampíricas y de seres fantásticos y/o sobrenaturales que se observan actualmente tanto en cine como en televisión, llega con fuerza y llama la atención esta nueva ola de ciencia ficción, que abre un nuevo camino en la búsqueda de propuestas diferentes. Un nuevo camino, más no el único.

Lo importante de las tendencias tanto en el ambiente cultural como intelectual no es el establecer una moda sin bases y por puro interés, sin sentido, es más bien, absorber el conocimiento, meditar y reflexionar sobre el tema, proponer nuevas soluciones tomando siempre como base un método científico basado en la teoría y la praxis.

Todo ello justifica los constantes estudios de mercado y análisis de información que expertos realizan para las grandes empresas, incluidas las de cine, televisión y música; mientras tras ensayo y error se busca sorprender al espectador, es justo decir que en ello se encuentran ocultas las nuevas tendencias que surgirán impetuosas para reproducirse atentas a la complacencia de gustos.

Hay quien dice que todas las historias ya han sido contadas y que, por tanto, el cine no tiene más por ofrecer. Hay quien afirma que toda película, cualquiera que sea, es sin duda la representación de la lucha entre el bien y el mal, variaciones sobre el dilema eterno de la humanidad, y que por tanto no existe ningún otro tema a explorar. Incluso el director y productor James Cameron mencionó (a razón de la película Avatar), que aunque existen historias que ya han sido contadas, lo importante es saber cómo volver a contarlas, para recrear vivencias y crear novedosos ejercicios de imaginación colectiva, de tal de forma que su impacto cultural y artístico sea mayor. De ahí, concluyo, el cine mira al futuro en pos de una nueva visión del mundo, una mayor reflexión y una mejora constante en su forma de ofrecer conocimiento y entretenimiento de calidad.

11,771 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD