El legado Potter

Blogs de El Siglo

El legado Potter

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 14 de julio de 2011

Harry Potter es más que un fenómeno social y cultural; el personaje, su antagonista, sus condiscípulos y maestros, su mundo mágico y todo lo que ello significa, han creado una marca en la historia, dejando profunda huella en la memoria y en la formación cultural de las personas que lo han seguido por varios años.

Siete libros después y ocho películas más tarde, su autora, J. K. Rowling, puede sentirse orgullosa y satisfecha del resultado. Más allá de la mercadotecnia, como los parques de diversiones o muñecos coleccionables (estrategia de marketing no sólo de la autora sino de los productores que han tomado esta historia bajo su protección), el universo mágico que se forjó ha llevado a niños y adolescentes a retomar el gusto por la lectura, ha despertado la imaginación y creatividad en jóvenes y adultos, y ha sido acompañante y amigo de muchos alrededor del mundo.

Harry comienza su aventura a los once años de edad, progresando un año escolar por cada tomo de la obra. De esta manera el lector crece junto con el personaje principal, con sus aventuras, amores y desamores, amigos y enemigos. El último libro fue publicado en 2007, diez años después de mandar a imprenta el primer tomo de esta saga; respecto a las películas, la primera entrega llegó a las salas de cine en 2001 y, de igual manera, termina su viaje exactamente diez años después, este julio de 2011. Su autora tomó largos años en terminar su primera novela, surgida de una idea, según su biografía, en 1990, al esperar un tren demorado; por supuesto, la publicación del último libro o el estreno de la última película para nada significan el fin de este universo.

Desde convenciones, clubs ficticios bajo los nombres de personajes o “casas” de la escuela de magia de Hogwarts, competencias basadas en los juegos inventados por la autora, entre muchos otros fenómenos más, es como se vive este vasto concepto y realidad mágica. Producto de esta popularidad es que existan trajes y disfraces, dulces, juguetes, libros adicionales, discos de música y videojuegos; pero más allá de los productos de consumo, están los recuerdos, las experiencias, las lecciones aprendidas y los buenos tiempos.  Quedará una generación (o muchas) de jóvenes y no tan jóvenes que de alguna manera se han visto influidos por la magia de Harry Potter.

Como en todo, existen seguidores de corazón que saben el diálogo de las películas a memoria o el árbol genealógico de cada personaje de las novelas, saben el significado de las palabras creadas y los hechizos aprendidos por los jóvenes estudiantes, de la misma manera que existen aquellos que no gustan de esta literatura, no se animan con la magia y la fantasía creadas o critican el mensaje de la historia, llegándola a tachar también de aburrida y sin sentido.

La autora ha dicho que, por su parte, el último libro marca como tal el fin de la historia de Harry y sus amigos, sin intención de escribir más libros con los personajes como adultos. Pero, tras la expectativa de saber qué viene después del estreno de la última película de la entrega, el que clama por más nunca quedará saciado. Para ella la última página se ha leído y el libro final se ha cerrado. Su creación de un espacio en internet cuyo contenido incluye audio-libros, mapas virtuales e información extra que enriquezca la experiencia, responde al interés de atender las preguntas y excitación constante de sus fans, así como agradecer el apoyo y cariño que se profesa por sus aportaciones.

Pero tanto los actores que personificaron a estos magos, como los lectores que crecieron con los textos, el público y los participantes han madurado, pero no olvidado. La buena lectura siempre se disfruta, las buenas películas siempre son bienvenidas, lo bien aprendido nunca se olvida.

Sin duda, Harry Potter ha dejado una huella en millones de personas alrededor del mundo, sus seguidores siempre podrán decir “alohomora” (hechizo utilizado para abrir puertas cerradas) cuando olviden sus llaves, siempre podrán redescubrir y reimaginar la fantasía, pero en especial, siempre podrán ser parte de un universo mágico, de recordar que son presente en esta historia que se contará a futuro, de agradecer una era llena de buenos momentos y mucha diversión.

 

“Salud Príncipe Mestizo, guía de invaluables magos, autor de hechizos increíbles, único mago que supo engañar al Señor Tenebroso
Salud Hermione y Ron, compañeros inseparables, leales, solidarios y confidentes de Harry.
Salud Ginny Weasley, paciente enamorada, luz de la vida  del joven aprendiz de mago.
Salud Dumbledore, Maestro de maestros de los mejores magos, pilar de Hogwarts, humilde hasta el sacrificio para hacer triunfar la causa en la que creía.
Y Salud Maestro Innombrable, sin cuya obstinada obsesión por el poder y la vida eterna no hubiéramos podido aprender de los males que  acechan nuestras vidas, del paralelismo entre su mundo y el mundo de los mortales humanos, y de la necesidad de construir una cultura solidaria que genere bienestar para la humanidad entera.
Nos veremos en la eternidad.”
JDAL

5,190 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD