Ángel Caído

Blogs de El Siglo

Ángel Caído

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 17 de noviembre de 2011

Ángel Caído (México, 2010) es uno de esos proyectos con demasiado corazón, muchas buenas intenciones pero resultados pobres y un evidente estilo amateur. Arturo Anaya, quien escribe y dirige esta película se adentra en el área de la ciencia ficción y la fantasía, pero, mientras intenta construir una historia con características épicas, olvida las reglas, la estética, la estructura, las limitaciones y demás dimensiones que la cinematografía representa.

La película cuenta la vida de Liut, un joven distraído, descendiente de criaturas celestiales que ha llegado al mundo en medio de la lucha entre estos seres y los demonios desterrados del infierno. Para entender su existencia y su razón en la tierra, Liut deberá no sólo entrenarse, sino también perseguir pistas que su padre ha dejado para él en la Universidad y así detener a los enemigos de los ángeles.

La historia cae plana al igual que los personajes, no existe un desarrollo en ninguno de ellos. Una revisión más al guión y se hubiera evitado romper una de las reglas básicas que dicta que llenar de información explícita al espectador en los primeros minutos de la película es equívoco. Un poco más de dedicación, consultas y lluvia de ideas hubieran servido para intentar resolver el problema al que muchas películas que se desenvuelven en mundos fantásticos se enfrentan: explicar las reglas del juego, el problema y la meta, tanto del héroe como del villano, de manera clara. ¿Cómo resolverlo? ¿Un epílogo, voz en off? ¿Y qué hace Ángel Caído? Retrasa el ritmo de la historia al seguir a un niño con preguntas sin contestar, en la idea de pensar que lo más importante es crear empatía con él.

Las actuaciones y la dirección también son deficientes. Siendo quien dirige la misma persona que escribe la historia es, por lo regular, un factor en beneficio del proyecto; en este caso, es todo lo contrario. En la idea de abarcar más, de no saber de qué prescindir, se pierde el punto de vista objetivo al que se deben apegar los realizadores. Es difícil conectar con los actores, es difícil conectar con el relato, es difícil conectar con la dinámica y el movimiento de la película, es difícil conectar con un proyecto que por su innovación e intención, por su ambición y propuesta se está, de antemano ya, conectado con él.

Escenas sin ninguna razón ni lógica, diálogos que caen en la obviedad y, por momentos, una sobreexplotación de efectos especiales, es el resultado de intentar en demasía las cosas, de buscar hacer de más con un proyecto que no da para tanto. Mejor sería conocer las limitaciones propias de la historia y dedicarse a desarrollarla lo mejor posible dentro de los parámetros en los que se propone la película.

En el área de los efectos visuales, Ángel Caído logra convertirlos en uno de los puntos positivos con que cuenta, no siempre por sus resultados, sino por las oportunidades y caminos que se abren con esta propuesta. Con un presupuesto limitado la producción se dio a la tarea, con la intención también de traer a la luz esta historia, de recurrir a jóvenes creadores, estudiantes, con el fin de apoyarse en ellos para lograr el mejor desarrollo y los mejores frutos en este departamento. Así, el arte, la imagen, los efectos, llegan a tener una calidad momentánea que desmerece cuando son usados en momentos en los que la película no lo justifica.

Ángel Caído: Sephyro, es la primera de una trilogía fantástica que aunque propositiva en la intención de explorar un género casi olvidado dentro del cine mexicano, falla en capturar y cautivar al espectador.

La intención de la productora es continuar con la saga, llevar a la pantalla grande la segunda y tercera entregas para concluir con la historia. En espera de que los realizadores aprendan de sus errores, que el proyecto se vuelva más realista y menos ambicioso, pero en especial, que las personas se animen por un cine diferente y lo apoyen en lo más posible (si no en el cine, por lo menos con el libro y/o el comic que acompañan a este proyecto), lo que queda es agradecer el intento y valorar lo que significa Ángel Caído.

5,224 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD