Medios de comunicación

Blogs de El Siglo

Medios de comunicación

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 19 de enero de 2012

Los medios de comunicación han sido considerados fuente de enajenación gracias a la enorme influencia que tienen en la vida de las personas, combinado con el contenido vacío y digerido que limita y/o no enseña al espectador.

Pero como en todo, el lado negativo de los medios de comunicación no es la única faceta que éstos desempeñan en su labor de transmisión de información; el cine ha explorado, de diferentes maneras, el papel, tanto positivo como adictivo, malo o bueno, que tienen los medios de comunicación como la prensa escrita, la televisión, la radio, etcétera.

La culpa, si es que la hay, no es del medio en sí, sino de las personas que los manejan. Por ejemplo, “El Precio de la Verdad” (EUA-Canadá, 2003) es una película que retrata la historia de un hombre que comenzó a tener éxito escribiendo para un periódico gracias a historias amarillistas y escandalosas que despertaba el interés de los lectores; el truco del periodista era, en pos de la privacidad y el respeto, no revelar sus fuentes de información; la realidad era que cada uno de los datos y sucesos que describía en sus artículos eran inventados.

La película está basada en hechos reales, cuando, a mediados de los noventa, Shattered Glass, después de escribir varios artículos para la revista “The New Republic”, fuera descubierto y la veracidad de sus artículos fue investigada a detalle hasta determinar si su trabajo tenía justificación o no.

Se dice que sólo se puede creer la mitad de lo que se lee en un periódico o de lo que se escucha en un noticiero. Más allá del trabajo del editor y la labor de periodismo de quienes trabajan en los medios de comunicación, se encuentra la ética de quienes laboran detrás de una publicación o un programa, así como el ojo crítico de quienes consumen las historias a las que se acercan.

Pero, para tomarse las cosas menos dramáticamente por fortuna existe la comedia, la sátira y la crítica social con base en la ironía a la que puede apelar el cine. En este ambiente se encuentran Network (EUA, 1976) o Ruleta Rusa (EUA, 2007). Ambas películas tratan del manejo que la televisión y los ejecutivos de las televisoras realizan en el proceso de manipulación de masas; presentadas de manera crítica y en forma de ficción; en ellas se refleja la realidad sin caer dentro del drama de todos los días.

Network sigue la vida de un conductor de televisión que, tras varios años frente a las cámaras, entra en crisis por su falta de empatía con la audiencia, lo que provoca que directivos y productores consideren despedirlo y dar un giro más fresco a la programación. Ruleta Rusa, por su parte sigue los pasos de una mujer que trabaja a la par con los ejecutivos de la televisión que, dentro del mundo competitivo de los ratings, decide comenzar un reality show en el que los concursantes jueguen ruleta rusa en vivo. La primera se adentra en los procesos y decisiones de quienes se encuentran detrás de cámara, así como su relación con el elenco que se muestra en pantalla, mientras la segunda ahonda en la capacidad de ambición y proceso de selección de los personajes que llegan a la pantalla de los televisores de millones de personas.

La radio, de igual manera, ha sido motivo de historias de cine. Los piratas del rock (Reino Unido-Alemania-Francia, 2009) o A Prairie Home Companion (EUA, 2006) son, ambas, historias que en lugar de ser densos dramas, se limitan a contar de manera amena las peripecias de un grupo de personajes partícipes de cadenas de radio. La primera cuenta la historia de una emisora de radio pirata que emitía, desde un barco anclado a las afueras de Inglaterra, música rock durante todo el día en la década de los años sesenta. La segunda cuenta la historia, en tiempo real, del mundo delante y tras bambalinas que se suscita durante el último programa radiofónico emitido en vivo desde un teatro que está a punto de ser demolido. Ambas películas demuestran la lucha por la libertad de expresión, pero en especial, la gran diversidad y riqueza que la radio representa en la cultura popular y la historia social.

La comunicación como tal puede jugar diferentes papeles, no siempre negativos, no siempre positivos, pero constantemente ligados a la manera en que se maneja la información. Rumores (EUA, 2000) por ejemplo, demuestra de manera clara el poder del rumor, utilizado en este caso tanto para destruir como para ayudar, tal como se refleja en el transcurso de la película.

Y así como estos se encuentran muchos ejemplos más, EdTv (EUA, 1999) o El Show de Truman (EUA, 1998) reflejan el impacto que las cámaras de video tienen en la vida de aquellos a quienes los lentes de las cámaras apuntan. Los Secretos del poder (EUA-Reino Unido-Francia, 2009) es un relato sobre un escándalo político y el papel de un periodista dentro del desarrollo y el manejo de la noticia; o Buenas noches, buena suerte (EUA-Francia-Reino Unido-Japón, 2005) que ha reflejado el papel de los periodistas en la radio y su influencia en la política; incluso Red Social (EUA, 2010) decidió adentrarse en los sucesos que llevaron a la creación de cierta red de Internet, entre muchas, muchas otras películas más que hablan sobre la comunicación, los medios masivos, las sociedades, las masas, y los individuos en general y en particular.

8,262 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD