Adolescencia en la cinematografía

Blogs de El Siglo

Adolescencia en la cinematografía

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 03 de mayo de 2012

El cine puede convertirse en un medio para ejemplificar prácticamente cualquier temática.  Películas hay sobre deportes, política, estudios, primeros trabajos, últimos trabajos, enfermedades, eventos históricos, entre muchos otros aspectos más.

La juventud, siendo uno de estos temas, que es por su parte variada, diversa, cambiante y en constante movimiento, se ha abordado desde diversas perspectivas, mismas que obedecen a algunos de los factores que se encuentran relacionados con la sociedad y la adolescencia misma: época, mentalidad e ideología, reglas sociales, comunicación, relaciones familiares y más.

Es común catalogar a filmes sobre aventuras y romances adolescentes como las típicas películas de este rubro, pero la juventud es más que fiestas o crisis adolescentes derivadas de los exámenes, las citas y la escuela. La reflexión creada a partir de guiones y actuaciones revitaliza la educación y el conocimiento, así como el acercamiento que se le puede dar a esta etapa de la vida; para ello, el trasfondo, el mensaje y las temáticas deben explorarse en los trabajos cinematográficos, las formas de hacerlo son innumerables.

El cine cuenta con diferentes géneros, por mucho determinados gracias a la manera en que se abordan los temas a  tratar. Por ello que el pensamiento y las experiencias de la adolescencia también sean representados en tipos de películas que van desde la comedia (como en Take me home tonight [EUA-Alemania, 2011]), al suspenso y el terror (como el caso de All the boys love Mandy Lane [EUA, 2006]).

Chicas pesadas (EUA-Canadá, 2004), por ejemplo, representa la vida de las jóvenes adolescentes en la difícil competencia de crecer y desenvolverse en entornos competitivos y de estereotipos. Si bien la película es una comedia, los temas que en ella se exploran como la amistad, la determinación, el rumor, la pertenencia, las reglas a seguir y la manera de romperlas, son puntos que se demuestran en situaciones, personajes e historia dentro de la película en donde una joven que llega a una escuela nueva hace amistad con las estudiantes más populares, quienes pronto la influyen hacia un comportamiento frívolo y egoísta.

Otro ejemplo es Las Vírgenes suicidas (EUA, 1999), película que retrata la vida de cinco hermanas lidiando con la presión social y familiar tras el intento de suicidio de la menor de ellas; la serie de situaciones consiguientes las llevan a estados de confusión, presión y, finalmente, la desesperación. Ésta, como muchas otras películas y documentales, ha investigado y estudiado el comportamiento adolescente frente a inquietudes propias de la edad, inquietudes sobre la realidad, el futuro, la sociedad, la amistad o la sexualidad, por mencionar algunas.

El entendimiento es tan complejo como la mentalidad de las personas en su proceso de crecimiento, el paso entre la infancia, la adolescencia y la vida adulta. El proceso de adaptación por el que todas las personas pasan representa por mucho una reflexión y análisis de la vida con el entorno cultural, social y familiar.

En ese contexto se entiende la diversidad de oferta cinematográfica al respecto, desde American Graffiti (EUA, 1973), película que retrata las aventuras de cuatro amigos, una noche cualquiera de los años setenta, con autos, fiestas, parejas y aventuras, el día previo al viaje hacia la universidad; hasta El club de los cinco (EUA, 1985), que plasma cinco diferentes personalidades adolescentes, inquietas por experiencias nuevas, inquietas por comprender, compartir y organizar sus pensamientos, por escuchar a los otros al mismo tiempo de ser escuchados.

Así, el cine permite ese canal de comunicación entre dos o más individuos, permite recordar, entender y reflexionar sobre el tema del desarrollo humano. Tanto cineastas deben estar al tanto de las inquietudes adolescentes, conocerlas a fondo con el fin de reflejar de la mejor manera la voz de los jóvenes, como es parte importante que las personas, grandes y chicos, tomen parte en estos procesos, viendo películas, discutiendo películas, compartiendo películas.

6,284 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD