Ciudadano Kane

Blogs de El Siglo

Ciudadano Kane

PUBLICIDAD

Escrito por Diana Miriam Alcántara Meléndez 12 de julio de 2012

Ciudadano Kane (EUA, 1941) cuenta la historia del magnate de negocios editoriales Charles Foster Kane mediante una serie de investigaciones por reporteros que indagan el pasado del personaje con el fin de descubrir el significado de sus últimas palabras. A lo largo de la historia se recopila información de la vida de Kane, sus más grandes logros, sus acciones, su vida y sus relaciones, así como su propio derrumbe emocional y laboral.

La película se forja como una de las más grandes películas de la historia gracias tanto a su aporte en la narrativa como en el trabajo técnico. No sólo se trata de uno de los trabajos más emblemáticos y personales de Orson Welles; se trata de una película que realiza un aporte cinematográfico a la industria a la par que retoma la naturaleza de la misma: contar historias a través de fotogramas en movimiento.

Sus dos líneas de acción se complementan, retroalimentan y entrelazan una con otra. La primera es llevada por el personaje de Thompson, un reportero que en su labor de investigación, en su afán por descubrir el significado de la palabra “Rosebud”, interroga a una serie de personajes que interactúan con Kane a lo largo de su vida. La segunda línea se refiere a la propia historia de vida de Foster Kane, en especial en lo referente a sus decisiones, mismas que acercan al espectador para entender y conocer al personaje a fondo. Ambas líneas narrativas ofrecen una perspectiva diferente de un mismo hombre, una mirada externa a través de los compañeros y amigos del protagonista, así como una mirada interior a través de los ojos de éste.

Mientras la película se desarrolla, la trama se entreteje de acuerdo con las motivaciones de los personajes; por una parte la historia continúa en movimiento gracias a las investigaciones desarrolladas por Thompson y, por otra, porque el pasado de Kane sigue dando tela de donde cortar, su vida no queda clara ni completa tras la primera o la segunda entrevista, tal como analógicamente se presentará al final de la película. La vida de este personaje es un rompecabezas que hay que unir pieza por pieza a fin de completar un todo; es decir, el espectador da un paso hacia el entendimiento del relato a la par que se hace en el filme.

Ambas líneas de acción cierran su propio ciclo. Kane en su propia muerte y Thompson en su conclusión respecto a que el pasado del objeto de su investigación no es suficiente para determinar el significado la palabra que éste pronuncia en su lecho de muerte. Al final el espectador ha recabado información suficiente para construir su propia interpretación de los hechos y ser testigo del símbolo que mejor representa un acercamiento al entendimiento para conocer el significado de la palabra “Rosebud”, misterio establecido en los primeros minutos del largometraje.

La historia entonces no se cuenta de manera lineal, sino que se trata de una serie de entrevistas, lectura de documentos, flasbacks y sucesos contados a través de diferentes perspectivas; algo que convierte a la película en un relato rico en contenido. Esa falta de orden cronológico reitera los hechos sucedidos, plasmados, además de simbolismos y analogías, como se ve, por ejemplo, en la relación entre Charles Kane y Emily Monroe. Cuando la pareja se encuentra recién casada, su relación es más íntima; en una escena ambos personajes comen juntos, uno sentado al lado del otro. Poco a poco el distanciamiento entre estos personajes se evidencia y se hace presente en una escena en donde los personajes toman sus alimentos distanciados, sentados ahora uno al extremo del otro alrededor de una mesa de largas proporciones.

Un relato más profundo y complejo que la mayoría de las narrativas tradicionales, una complejidad que se enriquece a sí misma en lugar de enredarse en su propia trama. Por este tipo de técnicas, de innovaciones y de propuesta cinematográfica, Ciudadano Kane se ha convertido en un referente de la industria y de su evolución.

5,854 lecturas.

lee más

PUBLICIDAD